FORTEGAVERSO: mayo 2008

viernes, mayo 30, 2008

HOY EN WIKEN: GEN X


Como siempre se agradecen los comentarios en los blog del Mercurio/Wiken.

GENERACIÓN CONSOLA

La velocidad de las cosas, hoy las mejores historias no están ni en el cine, la literatura, el cómic o la televisión. El guión del año 2008 se está redactando para Nintendo, XBox y Playstation, la era del videogame dicta hoy la reglas audiovisuales de mañana.

¿Cuándo cambiaron los videojuegos? Cuando la industria entendió que en lugar de ser una versión con mejores gráficas de lo iniciado en 1972 con la Oddisey de Magnavox, debían de apuntar a convertirse en el cine del siglo XXI. El cine comercial, se entiende. Convertir al videojuego en una experiencia completa, una nueva forma de contar una historia en la que el jugador, más que el tipo tras la consola, es protagonista de lo que tiene en frente. Neal Stephenson en Snow Crash, la novela que sepultó el cyberpunk en 1992 (y que inspiró desde Matrix y Futurama a Second Life y Facebook) hablaba del “metaverso”, una interface tan perfecta que cualquier hijo de vecino podía ser protagonista de la historia o del juego que quisiera inventarse. Ciencia ficción o premonición de lo que sucede hoy en un gran porcentaje de casas con adolescentes o en departamentos de solteros con poder adquisitivo.
Es cosa de hacer un vuelo de reconocimiento. En 1998 la Playstation estaba relegada al dormitorio de los niños. Diez años después la Wii se tomó el living y se convirtió en parte del sistema de entretenimiento, en un electrodoméstico más, en un sello generacional. Es un hecho. Los grupos familiares que se formen de aquí a los próximos años, van a tener el ítem consola en un lugar tan fundamental como fue la televisión para sus padres. Una anécdota curiosa: las palabra Wii se repite hoy en las listas de novios de las grandes tiendas, más que DVD, lavadora o equipo de sonido. El videojuego ya no es nerd, ni geek. Ya no está reservado a los espinilludos, como los protagonistas de la serie The Big Bang Theory. El videojuego ganó la guerra, el respeto y se tomó el nuevo siglo. No es un detalle que revistas de espectáculos y cultura como Variety y Enterteinment Weekly hayan incluido la categoría “VG” entre sus secciones y que hoy el papel del crítico de videojuegos tenga en diarios como The New York Times o el Chicago Tribune, más espacio que el comentarista de cine.
Lo escribió el ya citado Neal Stephenson en el NewYorker de hace un par de meses: el futuro de la narrativa está en las consolas. Y no se refería a las malogradas adaptaciones fílmicas de productos de consolas. O a los cómics que llevan a viñetas los mundos de Metal Geor Solid. O la cada vez más prolífica industria de best seller que mediante “spin off” de algunos de los juegos más populares están haciendo que una inmensa mayoría de quinceañeros que jamás se habían despegado de su consola estén entrando a su librería más cercana. A lo que apuntaba el autor de La Era del Diamante, otra de sus novelas, es al modo en que los videojuegos van a cambiar la estética del relato. De aquí a unos cuantos años, en lugar de decir esto es muy de cómic, o muy punk, la cita va a ser a algún producto desarrollado por los incombustibles nerds multimillonarios de DMA Design. Sólo recordemos lo que sucedió en las críticas de Exterminio 2, la cinta inglesa de zombies. La historia ya no era “muy George Romero”, sino derechamente “muy Resident Evil”.
Otra perla, hace un mes que la frase Grand Theft Auto IV es la más repetida en medios de difusión de cultura pop. Revistas tan dispersas como Newsweek y Wired le dedicaron la portada; reportajes en los diarios más importantes se inclinaron al que por es mucho, el gran fenómeno pop del 2008, más que la nueva Batman o el disco de Hannah Montana. Hiperventilación mediática o signo de los tiempos. Un poco de ambos, pero lo cierto es que basta sentarse diez segundos ante GTA:IV para entender muchas cosas, es increíble como hoy un videojuego tenga más cojones que todo lo que ha hecho Scorsese después de Buenos Muchachos, Tarantino tras Jackie Brown o incluso Michael Mann luego de Fuego contra Fuego.

Etiquetas: , ,

jueves, mayo 29, 2008

948 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



TIME STAND STILL, de y por Rush

Etiquetas:

miércoles, mayo 28, 2008

MOBY DICK, HOY EN "QUE LEO"


  • ¿Qué onda? Es una charla acerca de Moby Dick, libro vs película. Melville vs Huston/Bradbury. Se dá la película, se habla un poco y luego una amena charla acerca de la adaptación. Todo en el marco del seminario Leer al Cine, organizado por Juan Carlos Fau.
  • ¿Quien la dicta? Este humilde blogger
  • ¿Dónde es? Libreía Que Leo. Providencia 2102, Drugstore.
  • ¿Cuándo? Mañana jueves 29 de Mayo, 20:00
  • ¿Es gratis? No, la gracia sale $10.000.
  • ¿Te interesa? Entonces mailea a gl@queleochile.cl o llama al 234 5949
  • ¿Y? Nada, sólo invito a los interesados

Etiquetas: , ,

martes, mayo 27, 2008

949 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



DON´T PANIC, de y por Coldplay

Etiquetas:

13 RAZONES POR LAS QUE EL "AMARTIZAJE" DEL PHOENIX ME TIENE INTRANQUILO

... mal que mal curriculum fílmico de Marte no es del todo amigable, digo yo...
  1. La Guerra de los Mundos
  2. Mars Attack
  3. 24 Horas en Marte
  4. Invasores de Marte
  5. It come from outer space
  6. Zombies de la Estratósfera
  7. El día en que Marte invadió la Tierra
  8. La mujer diabóloca de Marte
  9. Capricornio Uno
  10. Abbot y Costello van a Marte.
  11. Los Tres Chiflados contra Marte
  12. Marte necesita mujeres
  13. El Santo contra la invasión marcianos

Etiquetas: , , ,

CABALLEROS... LOS MINUTEMAN


Y de paso recomendar este magnífico weblog español dedicado a Watchmen. Está pico la zorra.

Etiquetas: , , , ,

SIDNEY POLLACK (1934-2008)

Etiquetas:

lunes, mayo 26, 2008

STEAMPUNK, DE SCOTT WEGENER

Etiquetas:

HIAWATHA CHICAGO MILKWAUKEE RAILROAD

Etiquetas: ,

WHO WATCHES THE DVDs?


Según esa maravilla de weblog que es Entrecomics, de donde plagie hasta la foto:

Según informa The New York Times, a raíz del descenso en la venta de DVDs, Warner Bros planea una curiosa estrategia para la edición en DVD de Watchmen. En primer lugar, la historia de piratas, con el obvio título provisional de Tales of the Black Freighter, sería lanzada al mercado del DVD en forma de cinta de animación sólo cinco días después del estreno de Watchmen, la película de acción real, en el cine. Este DVD incluiría además una especie de documental bajo el título Under the Hood donde se desarrollaría el pasado de los personajes (es decir, sería la adaptación cinematográfica de los apéndices a cada capítulo del cómic).

Además, cuatro meses después de su estreno en el cine, se pondría a la venta el DVD de Watchmen, y posteriormente se lanzaría al mercado la versión “ultimate” conteniendo ambos DVDs.

Por si todo esto fuera poco, el estudio también planea elaborar una docena de episodios en internet en los que se muestre en forma de galería de imágenes todo el cómic mientras un actor lo va narrando.

Etiquetas: , , , ,

domingo, mayo 25, 2008

COLIN CAMPBELL (2 PARTE)


Me gusta acostarme con ella, me gusta su olor, su sonido y su humedad. Y sobre todo me gusta que no se haya acostado con nadie después de que nos separamos.
-Además me carga el tal Artie…
-Arturo, es un buen cabro.
-No sé, me molesta no más. La Julieta comenzó a cambiar cuando se puso a pololear con él. Estoy seguro que se acuestan, espero que al menos se cuiden.
-¿Quieres que hable con él?
-¿Y qué chucha le vas a decir?
-No sé, hablar de hombre a hombre.
-¿Qué es eso de hablar de hombre a hombre? Ese huevón no es tu hijo, a lo más se tira a tu hija. Su papá debería hablar con él.
-Sólo era una idea…
-Lo sé, discúlpame. Y también por el resto, no tengo porqué hablarte tan alto, no tengo derecho a hacerlo. Bueno, tu tampoco a escucharme…
-El peso histórico.
-El peso histórico-, me repitió, torciendo su mejor sonrisa, la mejor de todas. Desde que nos separamos he enumerado las razones que nos llevaron al desengaño, ninguna era muy pesada, fue no más. Pasó. A veces no hay más razones que eso.
-En serio-, le dije, regresando a lo del novio de mi hija, -Artie es un buen tipo. Puede que sea un poco raro para vestirse pero al menos estudia y le va bien…
-¿Por qué lo defiendes tanto, pareces fanático de él?
-Sólo me cae bien-, le dije. Ni en un mundo perfecto le habría contado la historia completa. Volví a agradecer a mi médico.
-Si para ti eso vale…
-¿Es mejor que nada?
-Tiene diecisiete años.
-¿Y?
-La Julieta catorce.
Cayó un silencio.
-Ni siquiera sé donde se mete todas las noches-, prosiguió. -A veces no sale con tu amigo-, acentuó. -La llaman por teléfono y contesta con palabras mapuches. Me aterra que este metida con gente como la que esta incendiando los campos.
-Está de moda hablar en mapuche, Miranda, es como haber sido hippie o punk antes...
-¿Y qué le pasó a los hippies y a los punks, Colin ?
Me quede con la frase, “se extinguieron”, atrapada entre los dientes. Pensé en la vida de las sardinas, nadando tranquilas en mitad del océano hasta que sin querer se meten en la boca de una ballena jorobaba y quedan apresadas en la red de barbas de la boca del cetáceo. La idea se la escuché por primera vez a Colin, poco después de conocerlo. El tenía una teoría. Decía que el estómago de las ballenas estaba poblado de ciudades y colonias de peces tragados y que sus inmensas panzas eran como pequeños mares dentro del mar. Las ballenas eras sus animales favoritos.
-Crecieron-, le respondí tras hallar la palabra más tranquilizadora del vocabulario.
-Y si está metida en huevadas raras-, continuó la mujer que fue mi esposa. -Antes uno anotaba el número de teléfono y sabía donde estaba una persona, ahora con esos nuevos chips, que se yo, no hay como… Puta, Pancho, si hace veinte años me hubieran dicho que por tu celular iban a poder decirte donde y con quien estabas me habría parecido terrible, de dictadura fascista y toda esa mierda contra la que uno pelea cuando está en la universidad. Ahora me aterra que los teléfonos vuelvan a ser invisibles.
Pensé que iba a agregar que yo tenía la culpa, que nunca debí regalarle el aparato que Julieta me pidió para su cumpleaños pasado y todo el resto del tango. Pero no lo hizo.
-Hoy está en la casa sólo porque viniste tú-, subrayó. -¿Te quería pedir algo, verdad?
-Si…
-¿Qué?
-Nada, algo para jugar...
-¿Qué tipo de algo?
-Un nuevo monitor.
-Tiene como cuatro tirados en la pieza.
-Este es mejor…
-Me da lo mismo que vuele-, cortó. - ¿Qué le dijiste?
-Que más adelante…
-¿Y qué te dijo?
-Que bueno.
-Porque eres tú, si yo le contesto que más adelante, me tira la caballería inglesa entera, agarra sus cosas y no vuelve hasta mañana en la tarde. A veces no la soporto…
-¿Qué quieres que haga?
-Ya lo hiciste.


QUITÉ EL SELLO PLASTICO de la cajetilla de Salem etiqueta negra y le ofrecí uno. Artie me dijo que ya no fumaba y pagó su lata de Coca Cola light. El cajero le preguntó si no prefería usar tarjeta, el novio de mi hija negó con la cabeza y le pasó un montón de monedas.
-¿Desde cuando?-, reaccioné. La última vez que lo había visto fumaba casi dos cajetillas diarias.
-Desde la semana pasada-, me contestó tras despedirse del pálido dependiente del local. Las puertas automáticas nos regresaron a la calle. –Más que nada por asco-, continuó explicándome. -Quiero llegar bien a los cuarenta.
Pensé en eso de llegar bien a los cuarenta, en la idea sonaba bien.
La luz del letrero de la estación de servicio caía sobre la esquina con un blanco pálido, casi mortecino. Hacía calor, menos que otros días pero igual pesaba. Primera quincena de Abril y los restos del verano más caluroso de los últimos cincuenta años aun volaban alrededor y sobre Temuco. Lo único que quiero es que llegue rápido el invierno. Con la temperatura descienden casi todas las cosas.
La Avenida Alemania se extendía como una vena de luces correderas, alargándose hacia el centro de la ciudad. En los últimos años Temuco se ha abierto hacia todos sus puntos, ha crecido como pocas capitales de provincia pero sigue siendo el mismo pueblo rural de siempre. Colin y sus compañeros arquitectos siempre lo decían, el urbanismo no lo da el crecimiento.
Agarré un cigarro y me lo puse en la boca. Artie me advirtió que estabamos parados sobre más de cuatro mil litros de combustible muy inflamable. Le dije que tendría cuidado y lo seguí hasta la Toyota, conectada a una bomba automática pocos pasos más adelante. Apreté el cigarrillo con los dientes, mojándolo con saliva, como si fuera un porro de marihuana. Debería preguntarle si tiene un poco.
En la máquina vecina una rubia de grandes tetas estacionaba un Peugeot tan dorado como su pelo. Cuando notó que la estábamos viendo, volteó la cabeza hacia atrás, haciéndose la interesante. Las mujeres menores de treinta son tan obvias como un par de zapatos.
-Sino fuera por el fuego y el humo a esta hora quizás podríamos ver la estrella que nos está mandando señales-, comentó mirando hacia la costa, sobre las colinas incendiadas que aparecían un poco más allá de los últimos barrios de la ciudad. –Por ahí-, agregó indicando con su brazo derecho hacia la costa. Miré, los incendios dibujaban las formas de los cerros circundantes a Temuco. Llevan casi un año quemándose y nadie parece querer pararlos, lo único que interesa es que las llamas no nos alcancen, como si ya no lo hubieran hecho. A veces creo que los temuquenses nos hemos acostumbrado a vivir cercados por el horror.
-¿Crees que los veremos alguna vez en persona?-, me preguntó, mientras entraba al auto y corría el seguro de la puerta del acompañante.
-¿A quiénes?-, le contesté, mientras abordaba.
-A los extraterrestres con los que estamos haciendo contacto.
Encendió el motor y ubicó el teléfono sobre el panel, encima del conector de audio del vehículo.
-No.
-Yo tampoc, pero me gustaría. Quedaría la cagada.
Aceleró la camioneta y la llevó hacia la avenida. Comentó que siempre estuvo seguro de que no estábamos solos. A su edad yo pensaba todo lo contrario.
-Tu ex me odia-, me dijo.
-No es odio, sólo está preocupada por Julieta.
-Y me echa la culpa de todo a mí.
-No te conoce.
-No quiere conocerme, que es distinto. ¿Dónde te dejo?
-Donde siempre-, le respondí mientras encendía el cigarrillo que llevaba apretado desde hace un buen rato en la boca.
-Baja el vidrio, por favor, mi papá odia el olor a cigarrillo.
Lo hice.
-Deberías vivir en Temuco-, continuó.
-Victoria es más tranquilo, además no pago arriendo.
-Si, pero tener que ir y venir…
-Son sólo cuarenta minutos, nadie se muere por cuarenta minutos-, solté una línea de cenizas a la avenida.
-No estoy tan seguro.
Artie, Arturo, tiene diecisiete años y desde hace casi uno es novio de mi hija Julieta. Vive con sus padres y estudia ingeniería en algo electrónico en la Universidad de la Frontera. Quiere dedicarse a hacer videojuegos y es algo así como un genio. Es un buen tipo. Mi ex lo odia, mi hija lo ama, a mi me cae bien. Estoy seguro que se acuesta con Julieta, pero no puedo decirle nada. Y de poder tampoco se lo diría. Es de esas certezas naturales que todos los que tienen una hija deben dejar pasar para no enredarse la cabeza. Tampoco tengo moral para pedirle nada, podría decirse que somos casi amigos, de hecho me conoció antes que a Julieta, cuando se presentó como mi nuevo dealer. Después, bueno, después nos hicimos cómplices de la casualidad y decimos mantener un conveniente silencio. Igual no me gustaría que se casara con mi hija.
-Hoy vi a tu alumna ayudante en el casino de la universidad.
-Marisa.
-Ella, es deliciosa. ¿Te la estás tirando?
Al lado de mi ventana pasó un deportivo descapotable con la música muy fuerte. Traté de reconocer la canción pero no pude.
-No.
-Deberías, ella se podría incluso enamorar de ti.
-No quiero que se enamore de mí.
-Sólo era una sugerencia.
-Tiene novio.
-¿Y, qué tenga dos si quiere? Tu eres su jefe y tienes cuarenta años de experiencia.
Volvimos a acercarnos al descapotable, tampoco pude distinguir la canción. Tiré la colilla del cigarrillo y subí el parabrisas. Pensé en Marisa, lo hago con frecuencia.
Artie buscó algo en los archivos de su teléfono y subió el volumen de los altavoces. Reconocí el tema, recordé el año en que había sido éxito y cuantas estrellas le había puesto cuando critiqué el disco. Tres de cinco, un poco más que regular.
-Los entrevisté en Miami-, le conté indicando hacia donde salía el volumen. –El cantante era un imbécil.
-Murió.
-Si, el año pasado-, suspiré. Me estaba poniendo viejo.
-Toma-, me dijo, pasándome una pequeña bolsa de plástico negro. –Tienes que probarlo.
Agarré el booster y lo puse a contraluz, hacia los brillos de los faros de otros autos que chocaban contra el parabrisas de la Toyota.
-Baja eso, quieres que nos agarren los pacos, los semáforos están llenos de cazadores y con lo público de tu teléfono nos pescarían en un par de minutos.
-No puedo ser invisible.
-Lo sé, pero hay que disimular.
-¿Qué tiene de tan bueno?-, le pregunté.
-Dex.
-¿Metanfeta?
-Dex, suegro, dexidrina.
Luces de ambulancias y camiones de bomberos detenían el tránsito un poco más adelante. Algo ocurría bajo el paso sobrenivel de Avenida Alemania.
-Guárdalo-, me indicó el novio de mi hija. Doblé la bolsa de papel plástico y la metí en el bolsillo trasero de mis pantalones. –Ten cuidado que no se te reviente-, agregó, -mancha y tiene un olor asqueroso.
Frenamos tras un Mitsubishi plateado. Una grúa enorme con un brazo amarillo de tres extremidades levantaba latas humeantes un poco más adelante. En la pista más cercana a la vereda, una fila de microbuses piteaba, eran los más complicados con el taco. Delante de todo una mujer policía dirigía el tráfico con exagerados aleteos.
-La mezcla del dex con el booster-, continuó Artie, –te da una de las interfaces más completas. Se supone que con un buen equipo en verdad vuelas.
La carabinera detuvo el Mitsubishi que iba delante nuestro e hizo pasar otra de las corridas de autos. Luces se movían, otras se quedaban quietas
-Eso si, ni se te ocurra inyectártelo. Directo a la nariz, en gotas a los ojos o trágatelo diluido en un poco de leche. Si te picas con ese hemoware te mueres.
La policía nos hizo pasar. Las luces traseras del Mitsubishi pestañearon y el auto aceleró. Artie entró en primera e hizo lo propio. Junto a mi ventana, el héroe del estreno cineematográfico de mañana corría sobre la carrocería de un bus invitando a ver la película. La crítica fue lo último que edité en la tarde, un absoluto desastre, una estrella, lo más bajo en nuestra escala.
-Buenas tetas-, comentó Artie al pasar junto a la mujer del tránsito.
Una taxi se había ensartado contra un poste del alumbrado público y la pesada caja con los faros cayó sobre los pasajeros del vehículo. No se veían restos de sangre ni de cuerpos.
-Esos quedaron hechos hamburguesa-, comentó Artie en voz baja mientras acelerábamos de a poco para tomar la normalidad de la calle. El Mitsubishi plata ya se había perdido hacia el centro de la ciudad y Avenida Alemania nos recibía con sus plátanos orientales, sus araucarias enanas y los enormes avisos fluorecentes del Jumbo. El corazón de Temuco, cada vez más cerca, se veía fantasmagóricamente rojo, como si la capital de la Araucanía estuviera despertando dentro de los restos de un ataque nuclear.
-Colin escribió anoche-, dije sin despegarme de las torres del centro.
-Lo sé, puse un sentencia en el programa de tu inbox. Me envía un aviso cada vez que te llega un mensaje del fantasma.
-¿Y cómo sabes que es él, nunca usa el mismo nickname?
-Pero siempre añade una cifra de cuatro dígitos junto al alias. En rigor lo que el software hace es alertarme de cualquier mensaje que hayas recibido con ese patrón.
-Podría ser cualquiera.
-Podría ser cualquiera-, repitió, -digamos que es un riesgo informático.
-Eso significa que estás leyendo mis correos.
-No significa nada, tranquilo, nadie está violando tu privacidad electrónica. El programa sólo me avisa de los mensajes, no me los reenvía. En serio-, insistió.
Le creí.

Etiquetas:

950 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



RENT, de y por Pet Shop Boys

Etiquetas:

viernes, mayo 23, 2008

DIALOGOS (13)


-Te estuve llamando toda la tarde, ¿dónde te metiste?
-Fui a ver Indiana 4
-Pensé que habías ido a la función de prensa
-No pude, así que aproveche la tarde del viernes para verla como cualquier mortal.
-Yo la vi anoche.
-¿Y?
-Me cargo. Aburrida, lenta, con cero mística... qué es esa huevada de los marcianos, peruanos como mexicanos, Shia LeBouf, o como se escriba, es insoportable. Que huevada más ridícula y lo peor lejos, esa escena a lo Tarzán, con los monos...
-En rigor es un homenaje al Libro de la Selva, de Kipling, el libro favorito de Spielberg.
-No sé, me cargó. Esperaba que esta película me salvara la vida y me dejo con la sensación de que Lucas y Spielberg me habían metido el dedo en la boca por dos horas.
-Ese es tu problema, mientras sigas entrando al cine esperando que te salven la vida estás perdido. Indy tiene que salvar al mundo, no a ti.
-O sea a ti te gustó
-Harto. Más que El Templo y Cruzada, inmediatamente abajo de Cazadores.
-Estas huevón, Ortega. Indy 4, que tiene un título horrendo, es un compromiso comercial, ajeno a la mística del personaje.
-La mística del personaje siempre ha sido comercial, no me vengas con tonteras. Tampoco con ese argumento de que los peruanos hablan como mexicanos. Indy es escapismo, entretención para las masas, un cuento pulp en códigos contemporáneos. Pedirle profundidad es pedirle a La Guerra de las Galaxias que respete las leyes de la física en el espacio.
-En serio te gustó tanto.
-Me entretuvo como cabro chico y con eso me di pagado, pero además la película es una muy buena historia sobre hacerse viejo y querer seguir jugando. Me mató ese Indiana veterano, más cansado, más debilucho. Y que Karen Allen, la mina de la historia, no tuviera nada de mina, sino que fuera una señora madura que quiere una segunda oportunidad con el amor de su vida. Eso, con perdón, pero es pura emoción. A Indiana no hay que entenderlo ni interpretarlo, hay que disfrutarlo, comprárselo y aceptar las reglas de su mundo. Con eso claro, da lo mismo que la historia fuera floja (que no lo es) o que Cuzco aparezca como la capital de Perú. Indiana como Bond habitan un mundo paralelo al nuestro, uno donde todos podemos ser héroes. Y eso siempre va a ser más valiosio que buscarle segundas lecturas o el que me quiere decir el director.
-Ok, pero la huevada marciana es nadsa que ver
-Por qué nada que ver. Indiana siempre ha trabajado con los grandes mitos de la conspiranoia. Los Nazis, el Arca de la Alianza, el Santo Grial... La astroarqueología la tenía pendiente, es cosa de leer a Von Daniken.
-Estas loco.
-No, sólo me gustó Indy 4 porque la vi como lo que es, una pelicula de entretención para las masas...
-¿Vas a verla de nuevo?
-Por supuesto, tengo corazón de fan

Etiquetas:

PREVIEW: MAÑANA EN LUN

Y recuerda que los números anteriores están disponibles en digital en el sitio de LUN (barra superior)

Etiquetas: ,

FELIZ CUMPLEAÑOS SUPERMAN

El 1 de junio se cumplen 70 años de Superman y para conmemor el "evento" me pidieron de la -por ahora difunta- MIRA, un artículo largo sobre el mito del hombre de acero. Estos son algunos extractos, del texto central y de uno que otro recuadro.


"Si estás allá arriba… sálvame, Superman..."
Homero Simpson

“El día más importante de la historia del mundo moderno es el 1 de junio de 1938. Aquel día, en las páginas de la revista Action Comics, el mundo conoció a Superman”, la frase aparece en Detrás de la Máscara, pequeña novela (en rigor una falsa autobiografía) incluida en formato prosa dentro de Watchmen, la seminal novela gráfica publicada por Alan Moore en 1986, considera como el mejor cómic de superhéroes de todos los tiempos. Y es válido, harto, si se toma en cuenta que Watchmen es básicamente un estatuario homenaje a la figura del vigilante enmascarado como mitología popular esencial del siglo XX. El semiólogo Umberto Eco, en Apocalípticos e Integrados, revelador ensayo acerca de la cultura pop, condimenta aún más la cena al apuntar que Superman no sólo es la representación de los valores culturales de los Estados Unidos (sus colores corresponden con la bandera) sino que simboliza la figura mesiánica por excelencia del siglo pasado: un hijo de dioses, dotado de grandes poderes, que viene a la tierra a hacer el bien. No es gratis entonces, que la portada del libro de Eco, en todas sus ediciones e idiomas, sea una viñeta de la gran “S” dibujada por Curt Swan, el dibujante más icónico en la historia del hombre de acero.
70 años y ninguna cana (excepto en Kingdom Come, ver recuadro), después de Bugs Bunny el personaje más potente del pulpo mediático Warner. Invitado de lujo en canciones pop (“Land of Confusión”, de Genesis), películas (Kill Bill, Mallrats), libros (La Fortaleza de la Soledad, de Jonathan Lethem y la totalidad de la obra de Michael Chabon) y series (Lost). Referencia obligada de figuras del espectáculo (Jerry Seinfeld) y considerado en una encuesta reciente como el icono cultural más importante, junto a Mickey Mouse, de los últimos cien años. Hablar de Superman, no es hablar de historietas, ni de cine, es derechamente hablar de historia y cultura sin adjetivos. Y quien sostenga lo contrario, simplemente habita un mundo muy lejano a este planeta llamado Tierra....

(el resto del texto en la revista, por contrato no puedo reproducirlo aquí completo, hasta fines de junio)

RECUADROS

TOP 5 SUPERMAN EN COMIC
  1. ¿Qué sucedió con el Hombre del Mañana? (1986), de Alan Moore, Curt Swan y George Perez: 20 años en el futuro, un periodista entrevista a Lois Lane para preguntarle acerca del último enfrentamiento de Superman contra sus enemigos.
  2. Batman: El Regreso del Señor de la Noche (1986), de Frank Miller: En un futuro apocalíptico y dictatorial, Superman es la principal arma estratégica de los EE UU. Y como tal se le encarga detener a un anciano y rebelde Batman.
  3. Kingdom Come (1996), de Mark Waid y Alex Ross: Veinte años después de su retiro voluntario, Superman regresa para reformar la Liga de la Justicia. El Apocalipsis y la segunda venida de Jesús en códigos superheroicos.
  4. El Hombre que lo tenía todo (1985), de Alan Moore y Dave Gibbons: Batman se pregunta que regalarle de cumpleaños a su socio, el hombre que lo tiene todo. Y la respuesta viene del lado más oscuro del cosmos.
  5. El Hombre de Acero (1986), de John Byrne: Un nuevo origen para el personaje. Clark Kent no es más tímido, sino un periodista y escritor exitoso. La capa se hizo más larga y los poderes se redujeron para darle más “lógica”.

TOP 5 SUPERMAN EN PANTALLA
  1. Las Aventuras de Superman (1941), serie animada de Max Fleischer: Art decó, expresionismo, neogótico, luces y sombras para el mejor Superman en pantalla de todos los tiempos.
  2. Superman: La Serie Animada (1996), de Bruce Timm y Paul Dini: Dibujos animados de lujo, para una rendición emocionante al mito y todo su peso.
  3. Superman: The Movie (1978), de Richard Donner: La mejor película de superhéroes de la historia, nos hizo creer que el hombre podía volar.
  4. Justice League Unlimited (2004), de Bruce Timm y Paul Dini: Una sola razón, la adaptación a dibujos animados de “El Hombre que lo tenía todo” es para besar la pantalla.
  5. El Gigante de Hierro (1999), de Brad Bird: No es Superman, ni siquiera se le parece, pero es un homenaje tan grande, que es imposible obviarlo de este top 5.

LA SIMBOLOGIA OCULTA
El escudo de Superman es un pentagrama, es decir 5, suma cabalística de la idea (3) con la creación (2). Este 5 –un Dios- encierra una “S” que es en realidad una serpiente –el Diablo-, es decir, un poder superior que aprisiona y domina al mal. Si a eso sumamos los colores primarios del traje: azul y rojo, Superman vendría a ser el gran Dios americano que aplasta al mal.


LA IMPORTANCIA DE LA L
El padre es Jor-eL, su madre es Lara y su nombre es KaL-eL. Aterrizó en SmaLLviLLE y de grande se mudó a MetropoLis, donde trabaja en el DayLy PLanet. Su primer amor fue Lana Lang, su otro amor Lori Lemaris y finalmente se casó con Lois Lane, mientras su gran enemigo es Lex Luthor. 19 “eles” en su vida. Tal abundancia de esta letra en el universo Superman ha sido justificado como una estrategia para no olvidar nombres.

SUPERMAN/JESUS
Ambos vienen del cielo, del paraíso uno, de otro planeta otro. Sus padres son Jahve y Jor-El, uno fue adoptado por José y María y otro por Jonathan y Martha. Vinieron al mundo en una zona rural y a pesar de realizar “milagros” de niños, iniciaron sus vidas públicas pasados los 30 años. Ambos además murieron y resucitaron al tercer día. Amén, Superman.

¿LOIS O WONDER WOMAN?
A pesar de que Lois Lane es su gran amor y finalmente su esposa, no es menor el lazo que lo une con Wonder Woman, la mujer maravilla. La atracción entre ambos siempre ha estado. Tanto el cineasta Kevin Smith como el comediante Jerry Seinfeld han desarrollado monólogos explicando que él único útero capacitado para resistir la fecundación kriptoniana es el de la princesa de las Amazonas. En las continuidades de Kingdom Come, Batman: El Señor de la Noche y el abortado proyecto de Alan Moore, Twilight of the Superheroes, Superman y Wonder Woman no sólo son pareja, sino también padres de una dinastía de superniños.

SUPERMAN ROJO
Miniserie publicada el 2003 por Mak Millar y editada luego en formato novela gráfica. El Top 6 en las mejores historias de “S”. Una revisión a la historia, cambiando un detalle. En lugar de caer en Kansas, Kal-El se estrella en una granja de Ucrania. Superman se convierte en el gran campeón de la URSS, presidente del Soviet y en responsable de cambiar por completo la historia de la humanidad. Un detalle interesante, en el mundo dominado por el comunismo de Superman, sólo hay dos naciones capitalistas: EE UU… y Chile, no, no es talla.

BATMAN, LO OPUESTO
Amigos, adversarios, rivales, pero dos tipos que se respetan el uno al otro, se saben las dos caras de una misma moneda. Uno es demasiado poderoso, el otro poseedor de una inteligencia aún más peligrosa que los superpoderes. ¿En qué se diferencian? El manual de estilo de DC Comics lo grafica muy bien: Superman es básicamente Clark Kent, mientras Superman es su identidad secreta, es decir su disfraz. Batman por lo contrario “es” Batman, mientras su identidad secreta y disfraz es Bruce Wayne.

Etiquetas: , , ,

jueves, mayo 22, 2008

METROPOLITAN LIFE NORTH BUILDING (DISEÑO ORIGINAL)

Etiquetas: ,

miércoles, mayo 21, 2008

951 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



IN THE COURT OF THE CRIMSON KING, de y por King Crimson

Etiquetas:

¿Y SI PRAT HUBIESE SOBREVIVIDO?


Extracto de 1899, novela steampunk breve que acabo de terminar. Y que es parte de una trilogía de novelas cortas fantásticas.

1899
Extracto del capítulo 3

Arturo Prat Chacón, héroe de la guerra, el hombre que convirtió a la bella Lima en un cráter de cenizas de más de un kilómetro de diámetro. El verdugo de más de un millón de almas. Tras la guerra, el fin de su matrimonio lo convirtió en un obsesivo del trabajo. En 1883, aprovechando el rango de almirante que le dio la marina, en un ascenso más político que oficial, se hizo cargo del departamento de investigaciones oceánicas de la escuela naval. Y personalmente gestionó los trabajos de modernización y transformación del Leviatán en un laboratorio móvil.
Construido en 1858 para la marina mercante británica, el Leviatán fue la última gran obra de Kingdom Brunel, quizás el más visionario de los ingenieros de la era del vapor. Con el nombre de Great Eastern, el buque fue el mayor de su tiempo y sólo al arribo de la metahulla sus dimensiones lograron ser superadas. En 1880, la nave fue comprada por la armada nacional para ser usada en pruebas de nuevas tecnologías. Renombrada Leviatán, tal como originalmente propuso el propio Brunel, el vapor fue reacondicionado para su nueva vida. Desmantelaron sus calderas, sus ruedas de paletas y sus mástiles. En su lugar se levantó un puente de observación, múltiples laboratorios, una cubierta para rotocópteros y una turbina doble que movía un sistema integrado de cuatro hélices en la popa. Prat fue comisionado a la nave en octubre de 1884 y a bordo de ella realizó una serie de cruceros que resultaron decisivos para el dominio y el entendimiento de los océanos por parte de nuestros hombres de mar. Suya es la responsabilidad y el mérito de la clasificación e identificación de los cachalotes albinos de la isla Mocha, la captura de una serpiente marina viva en el mar de Japón, el hallazgo de las ruinas de la Atlántida cerca de las Bermudas, el primer avistamiento de los gigantescos tiburones megalodones en el océano Indico y del mayor de los invertebrados, el kraken o calamar colosal antártico. Pero sin lugar a dudas que la expedición que puso a Prat y al Leviatán en los libros, y no precisamente los de historia, fue el viaje polar de 1891.
Hace ya casi nueve años, el "bombardero del Perú" y sus hombres organizaron la conquista del polo sur por bandera chilena. Equipados con trineos y deslizadores especialmente diseñados, el almirante condujo al Leviatán a través del mar de Weddel. El casco de hierro reforzado y terminado en espolón del ex vapor británico, resultó especialmente útil para cortar el hielo flotante. Tras establecer la base de avanzada Lautaro 1, llamada así en honor a la sociedad secreta de la cual Prat siempre ha sido un reconocido integrante, la expedición se adentró hacia el corazón del continente helado. El 22 de abril de 1891, los noventa hombres de la avanzada se perdieron en medio de una tormenta blanca. Durante un mes, los treinta restantes, que permanecieron en Lautaro 1 y en el Leviatán buscaron a sus compañeros, sin éxito. El 1 de junio, la división aérea de la marina comisionó al portacópteros Valdivia, para realizar una búsqueda desde el aire. Arturo Prat y tres de sus hombres, fueron encontrados en un campamento cerca del monte Ulmer. Los sobrevivientes fueron trasladados a Punta Arenas, donde dos de los marineros se suicidaron y el otro escapó en un estado de total enajenación, siendo luego apresado y conducido al hospital mental de las fuerzas armadas, donde aún se encuentra recluído.
Tras dos meses en completo silencio, Prat decidió abrir la boca. Y lo hizo de la peor manera posible. En lugar de entrevistarse con sus superiores, llamó a una conferencia en la cual dio forma a un relato escalofriante, que más parecía un viaje a través de la mente de un lunático que a las memorias de un héroe de guerra. El almirante describió un valle antártico flanqueado por montañas imposibles, más altas que los Andes y el Himalaya, que desafiaban el cielo casi en línea recta. Pero no sólo eso, también anunció el descubrimiento de una serie de cavernas en cuyo interior descansaban las ruinas ciclópeas de algo que definio como una civilización anterior a la humanidad e intrínsecamente maligna. Sostuvo además que en un arranque de curiosidad, sus hombres despertaron a unas espeluznantes criaturas en forma de estrella que los atacaron no sólo para matarlos, sin para devorarlos. Estos seres poseían la capacidad de apropiarse de la mente de sus víctimas para inducirlos a una locura absoluta.
Los que no fueron asesinados por las estrellas, se mataron entre ellos. Prat y sus lugartenientes alcanzaron a escapar, el resto se quedó encerrado al interior de aquellas montañas alucinantes, donde al parecer corrieron la más funesta de las suertes.
Fue la última aparición pública de Prat. La armada lo llamó a pronto retiro y le ordenó no volver a referirse a su aventura. Desde entonces, la extraña epopeya antártica del verdugo de Lima permanece en los anales de la anécdota. Para muchos un detalle curioso, nada más. Extraño es entonces, que un mero detalle, valga la redundancia, haya sido suficiente para hundir la carrera de un hombre que alguna vez fue admirado e idolatrado y que ahora no es más que un chiste de lo que fue.
–Sírvame otro –le pedí al camarero, mientras sentía como el expreso se iba deteniendo antes de llegar a Chillán.

Etiquetas: , ,

martes, mayo 20, 2008

A PROPOSITO DE BATMAN: SANTIAGO QUIERE SER GOTHAM


Al parecer en un par de años vamos a tener un skyline similar al de la ciudad de Batman. Torres desproporcionadamente altas entre las cuales se deslizaran flotas de dirigibles no tripulados de la Policía. Aeronaves o "blimps" repletas de sensores y cámaras, escudriñando nuestras vidas como hermanosa mayores de helio. En Gotham no resultó... Pero Santiago no es Gotham. ¿O si?
Según
El Mercurio, la nota es de Iván Martinic


INTERIOR Y MUNICIPIO EVALUAN VIGILAR LAS CALLES DE SANTIAGO DESDE UN DIRIGIBLE

Su uso ha motivado polémica por eventuales violaciones a la privacidad de las personas.
También, se estima que podría ayudar a enfrentar desastres naturales.

El esmog, los aviones y las aves podrían dejar de ser los exclusivos habitantes del cielo de Santiago, si prospera el proyecto de una empresa privada para operar dirigibles no tripulados que, equipados con cámaras de avanzada tecnología, pueden apoyar la seguridad ciudadana, el control del tránsito o el monitoreo de desastres naturales.
La idea ha sido implementada, no sin una fuerte dosis de polémica, en ciudades como Nueva York, Atenas, Río de Janeiro y Caracas.
Sus partidarios resaltan que pueden vigilar a cualquier hora, en silencio y con menos gasto de combustible, mientras sus detractores advierten que esta suerte de "Gran Hermano" -como lo bautizaron en Venezuela, temiendo que el Presidente Hugo Chávez lo use para controlar a la oposición- puede violar la privacidad de las personas.

Resguardos en Chile

Más allá del debate, que considera válido pero ajeno al caso de Chile por los resguardos que se tomarán, el gerente general de South Ships, Mario Falcón, detalla que está en conversaciones con el Ministerio del Interior y un municipio de Santiago para el eventual uso de esta tecnología.
Falcón -que trabaja asociado con una empresa israelí, que aporta la tecnología detrás de las cámaras- resalta que un dirigible puede acercarse sigilosamente a su objetivo, a diferencia de otras naves.
También cree que un dirigible puede ser útil a la hora de enfrentar desastres naturales como la erupción del volcán Chaitén. Explica que en sólo cuatro horas el aerostático puede ser desarmado, embarcado en un avión, trasladado a Puerto Montt, rearmado e instalado en los alrededores de la columna de ceniza para que transmita imágenes, vía satélite, hasta las oficinas de la Onemi.
Como vigilantes aéreos, los dirigibles suelen sufrir ataques. A Falcón le tocó ver en Brasil cómo desde las favelas los carteles de la droga disparaban contra estas aeronaves. El ejecutivo afirma que esto no implica riesgo para la población, porque a diferencia del Hindenburg -que estalló en llamas al llegar a Nueva Jersey en 1937, producto de lo cual murieron 35 personas-, los dirigibles actuales no están rellenos de hidrógeno, sino de helio, "por lo que no explotan".
Sobre la captación de imágenes, Falcón admite que una cámara que vuela sobre patios y piscinas puede ser vista como una violación de la privacidad. Pero enfatiza que la idea es que cuando se trate de misiones relacionadas con vigilancia, los procedimientos sean monitoreados desde la sala de control por fiscales del Ministerio Público.

Etiquetas: , , , ,

lunes, mayo 19, 2008

LOS 10 MEJORES BATMOBILES


  1. Art Deco Tim Burton: Diseñado por el fallecido Anton Furst en 1989. Un estilizado auto de carreras de los años 30, sobre el chasis de una limosina, estructurado todo alrededor de la turbina de un avión Harrier. Negro, elegante, furtivo, hermoso, absolutamente insuperable.

  2. Art Deco Animated: Versión del diseño de Furst para Batman: La Serie Animada. Un bólido art decó hermoso de casi 15 metros de largo, dos tercios motor. Incluso más hermoso que el original de Furst.

  3. Cazabombardero rodante: Visto en Hush. Bólido retrofuturista con cabina de burbuja y pilotos montados uno tras el otro. Es el que escoje Nightwing de entre la docena de Batmobiles que Bat tiene en la cueva.

  4. Ford Futura: El de la serie de los 60, sencillamente una maravilla con ruedas.

  5. Coupe/Roadster años 40: El primero de todos, un auto de época con la mascarilla del murciélagfo como ariete.

  6. Coupe/Roadster años 50: Versión del anterior, montado sobre un coche aerodinámico clásico de la década de la abundancia, los exagerados años 50. Recuperado en años recientes, de hecho es el que aparece en The Killing Joke.

  7. Dark Tank: El tanque del Dark Knight Returns, un gigante ruidoso y mortal para tiempos peores. Símbolo de la era Miller, del Batman más duro de todos.

  8. Tumbler: El de Batman Begins, me costó, me cargó, pero finalmente el auto se ganó mi corazón.

  9. Super Batmobile: Auto, avión, submarino; el modelo multifuncional, tipo MASK, del All Star Batman and Robin, the Boy Wonder

  10. Bat Monster: La versión "monster truck" de Batman: The Cult.

Etiquetas: , ,

domingo, mayo 18, 2008

COLIN CAMPBELL (1 PARTE)


Esta es la novela que curiosamente acabó convertida en El Numero Kaifman. Está incompleta como Ygriega, así que para que no se pierda en el baúl de los recuerdos, voy a empezar a publicarla en el blog. El plot era simple, contar la biografía de Lex Luthor, si este hubiese sido chileno. ¿Cómo calzó esto con ENK? Ni idea, supongo que cuando Planeta me pidió el otro proyecto, "Colin Campbell" quedó en los archivos y algunas de sus partes fueron usadas en la novela finalmente publicada. Y otras, como suele suceder quedaron, permanecieron en el disco duro de mi iBook.
Esta es la primera entrega.


00:00:14
COLIN CAMPBELL voló en pedazos el edificio más grande de Santiago de Chile y lo celebró pegándose un tiro en la cabeza. Nueve años después resucitó en la forma de un mensaje de texto en la pantalla de mi teléfono celular. Exactamente el mismo día en que empezamos a tener pruebas concretas de la existencia de vida inteligente en otro lugar de la galaxia. Si eso no fue sincronía, ni idea que pueda serlo.



00:00:13
RECUERDO CUANDO Colin Campbell se convertió en monstruo por primera vez. Era tarde, caminábamos por una calle del centro de Santiago cuando alguien lo llamó por teléfono. Contestó rápidó. Soltó un par de frases amables, nombró a una mujer de la que jamás había oído, creo que incluso se rió y no demoró en colgar. Entonces se descubrió, colgado de un segundo e iluminado por un neón amarillento a su espalda.
Me pidió que me acercara, que lo hiciera con cuidado, casi sin moverme y que observara el modo como su rostro se desfiguraba en la pantalla de cristal líquido del celular. Según Colin era como un efecto especial, una especie de morphing accidental que cualquier persona en cualquier lugar y momento podía usar para transformarse en una criatura extraordinaria, como esas de las películas de Ray Harryhausen o las de la primera Guerra de las Galaxias.
Fue hace once años.
Mi cara se dibujó en azul y luego desapareció en un millón de puntos digitales bajo la cubierta transparente de mi celular. Me imaginé como algún tipo de anfibio bípedo y mutante, nativo de un planeta acuático emplazado en un sistema solar cada vez más alejado del nuestro.
-¿Dónde no vas a ir?-, me preguntó Miranda atenta a cada palabra de la conversación que acababa de cortar.
Le respondí que a Santiago, mientras dejaba el teléfono encima del velador del que alguna vez fue mi lado de la cama. Volví a ver mi reflejo y a pensar en extraterrestres. No era raro hacerlo, en las últimas semanas todo el mundo piensa en ellos.
Miranda levantó un poco las caderas y con el brazo derecho se arregló la falda bajo el peso de sus piernas. Le conté que me avisaban de un funeral. Puso sobre la mesita de su lado de la cama el vaso con agua que trajo consigo desde el comedor y me preguntó quién era muerto. Nerviosa, se recogió el pelo y lo desordenó sobre su frente. Un par de mechas le cayeron sobre los hombros.
-Déjatelo así-, le dije. –Te queda bien.
No me respondió. Los silencios de mi ex mujer son tan cómodos que dan ganas de quedarse en ellos y habitarlos por mucho rato.
Observé como cambiaban las fotografías en el marco que le regalé para la navidad pasada. Mi rostro aparecía en apenas tres de las veinticinco imágenes que rotaban cada diez segundos. El nombre del muerto era Edison Landeros.
-Nadie puede llamarse Edison…
-Miranda.
Estiró un perdón, añadiendo un innecesario olvido a mi supuesto respeto por lo muertos, gentileza de mi maternal educación evangélica. Supo que no iba a responderle. No lo hice mientras viviamos juntos, no iba a hacerlo ahora. Arrugó los hoyuelos de sus mejillas y agregó que no conocía al muerto, que no le sonaba para nada el nombre.
Puse el pulgar sobre la pantalla del celular y busqué en el archivo de imágenes. Desplegué una foto de Edison y se la acerqué. La luz azul del teléfono rebotó en el fondo de sus ojos. Pero lo conociste, le dije mientras la veía identificar la cara de la fotografía. Pronunció dos palabras: Colin Campbell y apretó sus dientes sin agregar acción a su frase. Giré hacia la pared de fondo del dormitorio y pensé en los libros, ordenados por grosor, en el mueble más viejo del lugar. Podría apostar a que seguían apilados tal cual los dejé el último día que viví en casa. Estaba seguro que los ocho tomos de la edición compacta de la enciclopedia británica que me regaló papá para mi cumpleaños número trece no habían sido movidos en siete años. Miranda me preguntó de qué había fallecido el muerto, sino no es por las pastillas que tomo cada mañana habría empezado a sudar. De un ataque cardiaco, le dije, Edison siempre fue trabajólico, mentí. Es más fácil hacerlo cuando te ayuda una receta.
-Ya quedan diez-, comentó mi ex mientras abría el cajón de su velador y cogía un pequeño frasquito de plástico. -¿Quién te avisó?
-Igriega
-Vaya-, suspiró
-¿Qué?-, alargué.
-Nada, que quién otra iba a ser. ¿No tenía idea que siguieran en contacto?
Le respondí que no seguíamos en contacto, sé que no me creyó. Miró al techo, como buscando algo en su blanca superficie y añadió que cómo entonces sabía mi número. Bebió un sorbo de su agua. Le recorde que trabajaba en un diario, que hacía clases clases en una universidad pública, que era bastante bastante fácil de ubicar.
Suspiró y agitó el frasquito que seguía apretado en su mano izquierda. Debería volverse a teñir el pelo rojo, pensé, recortárselo un poco tal vez. Sin que me lo pidiera busqué justificarme, otra mentira dócil. Empecé con que hoy era primera vez que hablaba con Igriega después de los de Colin, pero no me dejó terminar.
-No te estoy pidiendo explicaciones, Pancho. Es tu vida...
-Te dejó saludos-, le devolví…
Volvió a torcer una sonrisa cómoda y sumó que habría jurado que no se acordaba de ella. Cruzó sus brazos e insistió en si iba a ir o no al funeral. Antes de esperar mi respuesta destapó el frasquito y sacó de su interior una pastilla blanca. Se la tragó con un sorbo de agua. Le pregunté que había tomado, me respondió que algo para el dolor de cabeza.
-¿Te sigue doliendo?
Dibujó una leve negación con la cabeza, diciéndome sin hablar que para que le preguntaba lo que ya sabía. Pronunció mi nombre y acentuó que sus jaquecas la acompañan desde antes de conocerme. Marcó un punto en su párrafo con otro sorbo de agua y volvió a lo del funeral.
-Ya te dije.
-No me lo haz dicho.
-Pero me escuchaste decirlo, que es lo mismo.
-Casi lo mismo. La cosa es que no vas
-No puedo, además no tengo ganas.
Levantó sus cejas, levanté las mías.
-¿Te acuerdas del funeral de Colin? Que raro fue. Había más pacos que conocidos. O sea, salvo ustedes once, no digamos que fue mucha gente. Igual fue como el evento del año…
-El evento raro del año.
-Te entrevistaron en la tele.
-Dije puras tonteras.
-Defendiste a Colin que es distinto. Mi hermana no podía creer que a pesar de todo lo siguieras apoyando.
-Era mi amigo…
-Eso lo tengo muy claro. Además-, vaciló, -de que tenían muchas otras cosas en común.
No le contesté.
-El mismo tipo de sangre, por ejemplo-, siguió.
-Colin era un gran tipo, tu lo sabes.
-Si, pero eso no lo salva de lo que hizo.
El ruido de un helicóptero cortando la noche interrumpió la conversación. A través de la fina cortina de la ventana más grande de la pieza pude ver sus luces. Se perdió hacia el centro de la ciudad. Miranda volvió a agarrar su vaso y tomó otro trago. Un destello de luz bailó sobre lo poco que quedaba de agua. Pensé en que a ella jamás la vi convertirse en monstruo.
-El funeral de Edison va a estar más tranquilo-, dije.
-Hasta que algún colega tuyo haga la asociación de rigor y llegue a la Sociedad de los Increíbles Santiaguinos…
-Extraordinarios Santiaguinos-, corregí.
-Estaban muy locos.
-Leíamos historietas.
-Es como lo mismo.
Preferí no responderle. Terminamos la guerra hace siete años, lo importante ahora era continuar resguardando la paz. Volví a pensar en mi lado de la cama, en la última vez que había dormido en él.
-¿De dónde era?-, reanudó Miranda, fingiendo no recordar el nombre del muerto. Buen truco, yo lo habría usado. –Supongo que al igual que todos, también venía de provincia.
Es raro decir de provincia, cuando se vive en provincia.
-De Chillán, por ahí cerca, San Carlos creo, no me acuerdo muy bien.
-Y lo entierran en Santiago.
-Se quedó en Santiago después de la universidad, hizo familia que se yo, igual que el resto.
-Excepto tu.
-Excepto yo.
-Que volviste al sur.
-Que volví al sur-, rimé.
Sonrió, sonreí, sonreímos. Hace cuatro días dormimos juntos por última vez.
Me pidió que le mostrara de nuevo la cara de Edison. Tomé el teléfono, volví a desplegar la foto del difunto y se la enseñé. Agarró el celular y lo miró de cerca. Comentó que era como feo.
-Más que yo
-Tu nunca has sido feo, te gusta creerte feo que es distinto.
Por eso me enamoré de ella.
-¿Cuál era su personaje?-, me preguntó devolviéndome el teléfono.
-Alsino-, le dije mientras dejaba el móvil en el velador, -el de las alas de ángel-, abrí los brazos, ella se rió.
-No tienes ninguno de esos dibujos en el teléfono.
-No…
Nos quedamos callados, como si el tema hubiera llegado a un punto muerto. Respiró hondo y dijo que me entendía, que de ponerse en mi lugar tampoco iría.
-Es ofrecerse a la boca del lobo-, sumó. –Habrá pasado tiempo pero todavía siguen siendo amigos del terrorista más famoso de este lado del planeta...
-Colin Campbell no fue un terrorista.
-Para nada-, resaltó, -sólo voló en pedazos la torre de Telefónica.
Coqueteamos en mudo, los dos.
Le pregunté si me dejaba fumar, me contesto que sabía que no. Encima del velador, bajo la lámpara de noche, las caras sonrientes de Miranda y Julieta se fundieron en los puntos de luz que formaron mi rostro junto al de mi hija. Reconocí el fondo de la imagen, era del año en que nos separábamos, atrás se veía el volcán Villarrica y el lago del mismo nombre.
-¿Qué pasa con Julieta?-, le pregunté.
-Dímelo tu-, me respondió.
-Qué quieres que te diga, tu vives con ella.
-Ese es el problema-, me devolvió subiendo la voz, recordándome en cuatro palabras a mi propia madre. Pasa. Antes no lo creía, pero pasa.
-Yo la veo bien-, le contesté con el tono más pausado que pude.
-Con tal que vengas a comer, es puro encanto, pero te vas y aparece la-, dudó. –… la cabra de mierda, perdóname.
-Tiene catorce años-, justifiqué.
-Ni quiero pensar como va a ser a los dieciséis-, hizo un alto. –Está tan difícil, Colin . En serio, no es rabia, es miedo. Me asusta que le pueda pasar algo malo.
Fue exactamente lo que me dijo esta tarde, cuando me llamó para invitarme a comer. “Hola, ¿cómo estás?, disculpa que no te haya avisado antes, puedes venir a la noche, quiero hablar contigo, es importante, estoy preocupada por la Julieta, tipo ocho y media, nueve, perfecto te espero”. No tuvo que esperar mucho, llegué a la hora exacta. Con ella siempre voy a ser la persona más puntual del universo.
-¿Viste lo que se hizo en el brazo?-, estalló y por primera vez en muchos tiempo me di cuenta de como habían pasado los años por ella. No era que se viera más vieja, sino de sentirse con más de cuarenta. Estuve seguro que de seguir a su lado sería de otra forma, más cabra chica, más como yo.
-Una cicatriz
-¿Y vas a decir eso no más?
-Qué quieres que te diga, a los catorce tu también te hiciste un tatuaje.
-A los diecisiete-, me corrigió. –Además no es lo mismo.
-Si tu lo dices.
-No sé para que te llamo, pase lo que pase siempre vas a ponerte de su lado.
-No se trata de ponerse del lado de alguien.
-¿De qué entonces? Tu hija se corta el brazo y se lo amarra con alambres y a ti te da lo mismo…
-No he dicho que me dé lo mismo…
-Quizá que cosa se dibujó debajo de esas vendas. Quizás donde se lo hizo, capaz que salga con una infección y haya que pagar una clínica y…
-Un infinito-, interrumpí, -se dibujó un infinito, un espiral que baja hacia otro espiral, es un símbolo de una teoría…
-¡Me importan pico las teorías!-, gritó.
-Se lo hizo en una tienda con permisos y papeles de sanidad al día. Puedo decirte incluso donde queda.
-¿Y como sabes eso?-, bajó su tono de voz.
-Me lo contó por teléfono, me dijo que le dolía un poco, pero que no te dijera nada porque te ibas a preocupar.
-Tal vez deberías llevarte a Julieta a vivir contigo…
Inclinó su cabeza como si estuviera a punto de ponerse a llorar. Sólo a punto. Miranda no llora, nunca he sabido a ciencia cierta por qué. La única vez que se lo pregunté me contó que tras la muerte de su papá, cuando tenía diez años, se le había olvidado llorar.
-Quizás deberíamos hablarlo con ella-, propuse.
-Estás loco. Contigo a medio tiempo en la casa, en menos de un año la tenemos embarazada o algo peor-, hizo un alto. –Una cicatriz, Colin , eso es para siempre. Qué va a pasar cuando crezca y quiera buscar trabajo. Raparse es una cosa, porque el pelo crece, hacerse un tatuaje también, porque se borran…
-Tú no te has borrado los tuyos.
-Los tengo donde no se ven….
Recordé la última vez que se los había visto. Una mariposa sobre el pubis, unas letras chinas en el pecho izquierdo, otra mariposa en la espalda, bajo los hombros y una serpiente en la nalga izquierda. Todos pequeñisimos. Cuando nos conocimos tenía una cadena de púas alrededor del tobillo derecho, pero se lo borró poco después del nacimiento de Julieta. Nunca le gustó, además le recordaba a su primer novio, una mala relación. Yo fui el segundo y final. Tal vez era una buena noche para volver a verlos.

(Continuará)

Etiquetas:

952 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



LEARNING TO FLY, de y por Tom Petty

Etiquetas:

GM FIREBIRD III (1958)

Etiquetas: ,

CONAN, POR RICHARD CORBEN

Etiquetas:

viernes, mayo 16, 2008

PREVIEW: MAÑANA EN LUN...

Etiquetas: ,

953 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



SILENT LUCIDITY, de y por Queensryche

Etiquetas:

EL QUE MERODEA EN LA LLUVIA: HOY EN WIKEN


Columna publicada hoy en Wiken. Como siempre, agradezco comentarios en la página de blogs de El Mercurio, así sumo puntos.


DEPENDENCIA NACIONAL


El próximo estreno de la nueva película de Matías Bize da luces sobre la buena salud de la esquina independiente del cine nacional, pero también del pésimo estado de nuestro séptimo arte como industria de proyección comercial.

La primera película de la cual escribí como crítico para esta revista (y este diario), fue Señales de M. Night Shyamalan. Un filme que hasta el día de hoy me da rabia, porque siento que perfectamente podría haber sido chileno: un relato intimista acerca de un tema tan cinematográficamente universal como una invasión marciana, pero contado desde la perspectiva de una familia aislada en el campo, sin costosos efectos especiales, sólo ambiente y buenas actuaciones. Shyamalan lo situó cerca de Filadelfia, pero podría haber ocurrido alrededor de Chillán. Sentí además que esa historia ya la conocía y la había leído precisamente en un libro de un autor chileno: El que merodea en la lluvia, del recién fallecido Hugo Correa. Moraleja: en Chile no hay falta de ideas, lo que brilla por su ausencia es quien se encargue de buscarlas y llevarlas a pantalla, que es algo muy distinto, simplemente necesitamos productores.
La próxima semana debiera estrenarse Lo Bueno de Llorar, la más reciente película de Matías Bize, tal vez el más premiado de nuestros nuevos cineastas. Punta de lanza de una generación donde brillan nombres como Sebastián Lelio, Alicia Scherson y José Luís Torres Leiva entre otros. Lo Bueno de Llorar, como la obra entera de Bize y sus compañeros de reparto, es una película intima, llena de buenos momentos y mejores intensiones. Y en esa virtud está el gran dilema que creo enfrenta nuestro cine en su camino a convertirse en industria: ser justamente industria.
La salud de nuestro cine independiente rebosa. Hay filmes que ganan festivales y llenan portadas de revistas especializadas, pero ¿se están viendo? ¿Es tan importante ganar un certamen en Polonia –por tirar un nombre al azar- si no enganchamos al gran público? ¿Qué nos conviene para dar el gran salto fílmico, continuar buscando al nuevo Raúl Ruiz o hacer de Chile la capital del nuevo cine hispano de terror, por ejemplo? Y ojo, lo de terror no es al azar. De todos los países latinoamericanos, el nuestro es el que tiene la mayor base de datos de fantasmas, aparecidos, ciudades perdidas y entierros; convertir esa riqueza en películas “dependientes”, dirigidas al gran público es una mina de oro que alguien debiera (y debe) explotar.
Si ya ganamos la independencia, ahora hay que correr tras la dependencia. Que ojo, no es una forma bonita de decir “comercial”, sino una manera inteligente de hacer cine masivo y al mismo tiempo de calidad. Y aquí los roles claves no están ni en una nueva generación de directores, ni menos de guionistas, sino en el surgimiento de una nueva camada de productores, tipos que asuman el concepto de produautor y que junto con generar las “lucas”, rastreen historias y busquen escritores y directores para encargar las tareas. Que vean el cine no como arte, ni como un paso para la tele, sino como mitología de pop corn.
Hace poco, el escritor boliviano Edmundo Paz Soldan escribió en su blog que la mejor literatura de género en español se estaba escribiendo en Chile. Que novelas como Ygdrasil o el Púgil inventaban mundos, pero también hacían universal la mitología chilena, mezclando invunches con cyborgs. Buena salud y buenos aires para los libros, algo que debiera contagiar a las películas. Ese es un buen primer paso, el segundo dejar de pensar en el poto y la teta como sinónimo de cine para las masas, porque mientras no exiliemos de nuestra filmografía engendros como Mansacue no vamos a ir a ninguna parte. Y el enemigo en este cambio de switch, no es Bize ni nuestros indies, sino todo lo contrario, Che Copete y La Vida es una Lotería.

Etiquetas: , ,

jueves, mayo 15, 2008

954 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



UNDERWEAR, de y por Pulp

Etiquetas:

NOTICIAS DE NEAL STEPHENSON

En septiembre estará disponible en inges la nueva novela del maestro Neal Stephenson, que lleva por título Anathem. El argumento del combo trae de regreso al buen Neal a las arenas de la ci-fi. "Desde la infancia, Raz ha vivido tras los muros de un antiguo monasterio, un santuario para científicos, filósofos y matemáticos. Allí viven a salvo del iletrado, irracional e impredecible mundo "secular", un paisaje interminable de casinos y mega-tiendas, que recurrentemente sufre ciclos de esplendor y luego de destrucción, edades oscuras y renacimientos, con guerras mundiales y cambios en el clima. Hasta que llega el día en que un poder superior decide que unicamente estos estudiantes enclaustrados son quienes tienen la capacidad de prevenir una inminente catástrofe. Entonces Raz y sus compañeros y maestros son enviados al desconocido exterior". A esperar.

Por mientras en librerías locales:


Y según lo que reseñé en la última CERO UNO:

Interfaz
de Neal Stephenson y J.Frederick George
Publicada originalmente en 1994, bajo la autoría del seudónimo Stephen Bury, la novela fue ampliada, mejorada y republicada doce años después con los nombres de sus verdaderos autores. Stephenson, periodista y columnista de Wired, autor de Snow Crash, La Edad del Diamante y la saga Cryptonomicon está considerado el divulgador cibertecnológico más influyente, siendo citado por medios como el New York Times como uno de los 5 autores necesarios para entender el nuevo siglo. Frederick George es cientista político, profesor de Yale y tío de Stephenson, de esta unión nació Interfaz, una particular novela de política ficción con ingredientes cyberpunks, tema que retomó especial interés ante las sonadas elecciones internas del partido demócrata en EE UU, evento que de hecho gatilló la reedición y posterior traducción del libro. El protagonista de la novela es el gobernador William Cozzano, precandidato demócrata a la presidencia, que a días de entrar en carrera sufre un extraño accidente, excusa que toma un industrial liberal para implantar en el cerebro de Cozzano, un chip emocional que le permita captar, analizar y aprovechar las reacciones del público a su favor, el candidato se convierte así, gracias a la inteligencia artificial, en un “presidenciable perfecto”. Manipulado por los intereses de poderes ocultos, pero el mejor líder que pueda soñar el mundo libre.


Etiquetas: , , ,

SER EXTRAORDINARIO: LA ULTIMA MIRA


Todo comienzo tiene un final. Se acabó MIRA, la revista de Movistar que editaba el gran Chato Díaz. Y con este final, se cierran también mi serie de columnas tapa dura. Esta es la última. O a estas alturas, fue la última. QEPD, para otro medio. Good omens.

SE EXTRAORDINARIO

Que Dan Brown, Stephen King o Harry Potter, si hicieramos el ejercicio de enlistar cuales han sido los libros más buscados, comprados y leídos por los chilenos en el último año, la respuesta sacaría ronchas entre los defensores de la buena literatura y la palabra escrita como arte.

Las cosas como son, la autoayuda hace rato que dejó de ser el hermano pobre de la industria editorial y se convirtió en el juguete preferido de quienes hacen libros. Es cosa de revisar el ranking de no ficción de alguna revista cultural de domingo: El Secreto, Viva la Diferencia, Inteligencia Asertiva, La Rueda de la Vida, La Llave Maestra, etc. La nueva narrativa chilena versión 2000 la comandan Pilar Sordo y Javiera de la Plaza.

Es que la aritmética es simple: manufactura barata, venden como condenados y sus autores no piden millonarios adelantos, que la mayoría de las veces no cubren ni con la primera edición, ni son niños mimados que exigen su foto en la solapa. Los libros de autoayuda son básicamente sentido común impreso, pero más allá de esa simplona lectura tienen hoy (ahora) el nada despreciable mérito de mantener arriba una industria en crisis, permitiendo con sus ingresos financiar los arrebatos y antojos de firmas más “serias”. Les guste o no a los autores artistas, hoy sus carreras dependen de que haya un El Secreto metido en la lista de colecciones de su casa editorial. Tampoco es menor el dato que si alguien le da con el palo al gato a este “que bello es vivir redactado con metáforas simples”, puede cumplir con el anhelado sueño de vivir de la escritura y eventualmente ser famoso, como invitado eterno en cuanto matinal y estelar de conversación engendre la televisión chilena.

Lo de la autoayuda no es un fenómeno nuevo. Libros para encontrarse con uno mismo, olvidarse del psicólogo y descubrir el valor a las pequeñas cosas, hace rato que vienen escribiéndose y vendiéndose en los mercados europeos y norteamericanos. Bienestar y “bienvender”, es la alquimia que ha dado best seller como La Inteligencia Emocional y todos sus derivados. Y su éxito no es casual. El hombre desde que es hombre necesita convencerse de que lo malo es pasajero y que mientras se esté vivo y se tenga alguien al lado las cosas van a ir por buen camino. Sin ánimo de ofender o sonar sacrílego, los libros de Los Salmos y Proverbios del Antiguo Testamento son los primeros manuales de autoayuda de la historia occidental. Antes que Rhoda Byrne (autora de El Secreto, cabeza en su pirámide alimenticia) estuvo el Rey David.
Sin embargo algo ha cambiado en el género durante el último tiempo. Si antes un buen libro de autoayuda era aquel texto capaz de dejarte relajado, sintiendo que las cosas malas iban a mejorar y sumido en el convencimiento de que si caminabas con una sonrisa eternamente dibujada en el rostro, nada malo te iba a pasar, la idea ahora, a dos años del fin de la primera década del siglo XXI es ser extraordinario.

El nuevo “bienestar bienvendido” ha basado su éxito en antologar las recetas para saltar más allá de los límites del ser humano ordinario. La nueva autoayuda es más bien un compendio de clases para convertirse en Superman. A medio camino entre la psicología, el sentido común y las doctrinas más esotéricas del ya agotado –pero siempre reseteable- New Age, el actual punto hacia el que apunta esta clase de volúmenes es a convencer a sus lectores de la capacidad que tienen para transformarse en mejor ser, que no es lo mismo que mejor persona. El ya mencionado El Secreto, el libro más vendido en el mundo desde fines del 2006 a la fecha, más que un manual de datos, ejemplos de vida y frases para recordar cuando tenemos pena, está escrito como si fueran las instrucciones de vuelo para un alumno de la Academia del Profesor Xavier de los X-Men. Y no estoy exagerando, El Secreto –y ahí la parte más compleja de su atracción- parte y termina en una premisa curiosamente nietzcheniana: si uno se encuentra y descubre su mejor lado, puede convertirse en un ser superior, un niño estelar, como el del último plano de la película 2001.

Si antes la autoayuda se presentaba como un complemento a la falta de fe de las personas. Páginas de frases simples en la que el lector pudiera encontrar lo que no hallaba ni el psicólogo ni en la iglesia, la nueva generación de autores abren las puertas hacia una especie de salto evolutivo donde ya no vale la búsqueda de un ser o estado superior, sino derechamente la transformación de quien lee en ese ser supremo. Y si, en esas palabras, hasta suena aterrador, anticristiano y peligroso incluso. Pero millones de lectores opinan lo contrario, eso sin mencionar a los editores. Porque hoy por hoy, mayo del 2008, la autoayuda no sólo existe para “salvar” a las personas, también al libro como formato impreso.

Etiquetas: ,

miércoles, mayo 14, 2008

955 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



MY WAY, Frank Sinatra

Etiquetas:

martes, mayo 13, 2008

FIN DEL MUNDO: EL ETERNAUTA AL CINE


BUENOS AIRES (AFP) - La realizadora argentina Lucrecia Martel, quien competirá este año por la Palma de Oro en el Festival de Cannes, reveló a la AFP que avanza en la adaptación al celuloide de ‘El Eternauta’, considerada en su país la mejor historieta de ciencia ficción.
“Estoy trabajando en la adaptación al cine de El Eternauta. Me lo propusieron y acepté”, dijo la directora de ‘La ciénaga’, laureada como Mejor Ópera Prima en el Festival de Berlín en 2001. La creadora de ‘La niña santa’, seleccionado para la competición oficial de 2004 en Cannes, dijo que el guión y el proyecto “están bastante avanzados y han dejado la etapa embrionaria”.
La cineasta ha sido de nuevo convocada a competir por la Palma de Oro, esta vez con su última realización, ‘La mujer sin cabeza’.
Consultada sobre el salto temático y de lenguaje que representa la historieta en su cinematografía, se limitó a sonreír en silencio, pero luego admitió: “Es muy interesante”. Martel, de 41 años, tiene una trayectoria de películas de tono intimista, con fuerte reflexión sobre la psicología y las circunstancias de sus personajes, aunque también rodeados de misterio y lados ocultos.
Sin embargo, la máxima creación del guionista Héctor Oesterheld y del dibujante Francisco Solano López representará un desafío de otro tenor y en un género muy poco transitado por el cine argentino. Uno de los pocos antecedentes lo encarna el filme ‘Invasión’, estrenado en 1969 por el realizador radicado en Francia desde hace tres décadas Hugo Santiago, que cuenta el asedio a una ciudad de fantasía, en donde la indiferencia de los habitantes sólo es quebrada por un grupo de resistentes.
De igual manera, ‘El Eternauta’ cuenta la historia de una invasión extraterrestre a escala planetaria, pero focalizada en la masacre de seres humanos en Buenos Aires y la resistencia que organizan los supervivientes. Juan Salvo, el protagonista, es un navegante de los tiempos y la eternidad que vuelve a su lugar de origen para revelar a un historietista las peripecias desde que la Tierra fue invadida por otra civilización.
‘El Eternauta’ causó un impacto profundo en su época, al ser publicada originalmente en capítulos en la mítica revista argentina de cómics Hora Cero Semanal desde 1957. Pero la calidad del trabajo argumental y artístico de la dupla Oesterheld-Solano López resistió el paso del tiempo y se convirtió en pasión de varias generaciones hasta el presente en Argentina y en los países de habla hispana donde fue editada.
La invasión comandada por los llamados ‘Ellos’ fue interpretada como una metáfora de una ocupación de un país por una potencia extranjera, con sus aliados vernáculos convertidos en ‘Hombres-robot’ colaboracionistas y la lucha de los resistentes por la liberación. Oesterheld y sus cuatro hijas se encuentran desaparecidos, tras ser secuestrados por agentes de la última dictadura (1976-1983).
Varios emprendimientos anteriores para llevar el cómic a la pantalla grande quedaron a mitad de camino.
La Biblioteca Nacional organizó en 2007 una muestra artística y documental en homenaje a los 30 años de la desaparición de Oesterheld y a 50 años de su publicación.

Fuente, Entrecomics.

Etiquetas: , , ,

CUENTAME UNA HISTORIA: PROLOGO INEDITO

Este iba a ser el prólogo a incluirse en la portada de Historia de Chile en Comic de LUN. Al final se optó por dejarlo fuera en favor de entregar sólo la historieta, que ésta hablara por si sola. Y creo que resultó. Recien me contaban que fue un éxito, al parecer el diario casi duplicó su venta de los días sábado. Y si fue por el cómic, esa es una tremenda noticia, no para el equipo que estuvo detrás, sino para la salud de los tebeos chilenos en general.


CUÉNTAME UNA HISTORIA


Érase una vez un país al fin del mundo. Érase una vez un territorio virgen, poblado de bravos guerreros, dominado por mitos y leyendas. Érase una vez un lugar prohibido al sur de un poderoso imperio. Érase una vez un lugar al que vinieron exploradores y conquistadores, que levantaron ciudades de piedra, barro y madera y lucharon por 300 años contra nativos que no estaban dispuestos a dejarse dominar.
Érase una vez un país de dos siglos escritos con epopeyas, héroes, construcciones extraordinarias, pequeños y grandes cuentos. Y sobre todo millones de chilenos que hemos sido protagonista directa o indirectamente de esta aventura. Porque la historia no es de los historiadores, porque la historia es de los pueblos y día a día, desde la calle, con nuestros amigos y familias la vamos escribiendo.
Érase una vez un país llamado Chile. Cuando nos embarcamos en la aventura de “recontar” nuestra historia en formato de cómic, lo nos motivó fue volvernos a maravillar con la nación donde crecimos. Entre la propuesta, el guión, las conversaciones con historiadores, el dibujo y los colores fuimos abriéndonos ante la realidad de que vivimos en un país privilegiado, con una geografía de aventura, donde el crudo desierto se abre a valles eternos, islas desconocidas y la cordillera nos franquea como la más poderosa de las murallas. La historia de Chile es una aventura que no para y que nada debe envidiarle a las crónicas de los Egipcios, Griegos y Mesopotámicos. En nuestros ríos y lagos también habitaron dioses, nuestros conquistadores usaron armaduras tan doradas como las de los Cruzados y las hazañas de un inteligente caudillo llamado Lautaro no son tan distintas de las de un Alejandro Magno. La Historia de Chile es el camino épico de un país que superó guerras y diferencias, que levantó campeones y personajes anónimos que rescatamos en estas aventuras que cada fin de semana podrán leer en La Historia de Chile en Cómic. Así como nosotros nos reencantamos con Chile, queremos reencantarlos a ustedes.
¿Por qué en cómic? Mentiríamos si obviáramos el fanatismo que, por el también llamado noveno arte, tenemos los encargados del guión de este proyecto. Pero también no podemos hacer oídos sordos ante la realidad que hoy el cómic es el arte narrativo que mejor ha madurado. Y que está de moda. Hace un año, el editor de la revista de libros del New York Times, la revista literaria más influyente del mundo, decía que en el último tiempo había leído mejores cómic que novelas. Y que las historietas habían superado al cine y a la televisión en calidad argumental. Pero también lo hicimos por nostalgia y homenaje. El 2008, Superman cumple 70 años, aniversario que también es al cómic como formato narrativo. Creemos además que la historieta es capaz de unir generaciones, así como los más chicos se encantaran con los dibujos y las batallas, los más grandes aprenderán más de nuestra historia a través de textos explicatorios y diálogos sencillos.
Chile es un país con una rica tradición historietística. En los 50 y 60 nuestros padres estaban acostumbrados a leer historias dibujadas, tanto de ficción, como también adaptaciones de episodios históricos. Nombres como Mario Igor, Máximo Carvajal y Themo Lobos fueron nuestro invisible motor, porque no podemos negarlo, mucho del mítico Mampato hay en esta idea. Como también de esa recordada serie Érase una vez el Hombre… Pues entonces miren y lean lo que tienen en sus manos como eso, un Érase una vez en Chile. Si algo de eso logramos, estamos contentos.
La historia es una aventura y la historia es de todos. Adaptar nuestros 200 años a un formato gráfico fue una tarea de pasión y de amor. Si los contagiamos con algo, nos damos por pagados.

Etiquetas: ,

956 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



MUSICAL BOX, de y por Genesis

Etiquetas:

lunes, mayo 12, 2008

MUSICA PARA MATRIMONIOS (UNA HISTORIA CORTA)


Hace dos horas y media mi mejor amigo se casó. Suena Strauss, creo, el vals de 2001, la película de Kubrick, los novios bailan al medio del salón, luego hacen cambios con los padres. Los presentes aplauden. Yo aplaudo. Sirven la comida, las copas de vino, de fondo Frank Sinatra, Dean Martin, Coldplay, música suave para comer y conversar, reconozco una balada de Elvis, no me gusta Elvis. Vuelve a sonar Coldplay, estoy seguro que es idea de la novia, es su grupo favorito. Me sacan a bailar, una prima de mi mejor amigo, es reggeaton, todos dicen que lo odian, pero todos bailan. La prima de mi mejor amigo me pregunta por mi ex, le cuento que terminamos, justo cuando Don Omar se mezcla con Daddy Yankee. De reojo miro la cara de la novia, odia todo lo que sea tropical, lo que venga de Puerto Rico, del Caribe y en rigor de la geografía comprendida entre el sur de Estados Unidos y el norte de Chile. Viejos, adultos y niños bailan con La Sonora Palacios. Un compañero de universidad a quien no veo desde hace años teoriza acerca de la forma de los matrimonios, me dice que es como el Estadio, una situación y un lugar donde todos bailan y cantan canciones que en el día a día dicen odiar. Soda Stereo y todo es puro aullido al ritmo de “Nada Personal”. No estoy muy de acuerdo con mi compañero, a quien no veía desde hacía años. Le compró lo de las canciones, pero no lo del estadio. Los matrimonios son como campos de batalla, Virus canta de lunas de miel, cometas Halley y otras cosas. Queen y el bajo de John Deacon en “Another one bite the dust” me acompañan en la quinta piscola de la noche. Vuelvo a mi lugar y escucho/veo como la novia salta al ritmo de Blur, que luego se convierte en Pulp y New Order. Esto si le gusta. Una amiga se acerca al ritmo de Depeche Mode y me dice que me quiere presentar una amiga, le digo que después, que tengo que ir al baño. Meo mientras tarareo un medley de Luis Miguel y pienso en la amiga que me quería presentar mi amigo. No voy a conocer a una mujer en un matrimonio, me parece patético, de mala comedia romántica. Todo es retro, Emmanuel y su “Bella Señora”, ahora quiero un ron con Coca Cola. Se apagan las luces y mi amigo y su mujer aparecen en medio de la pista bailando solos con Elvis Costello, buena canción, Costello es Dios, pero eso todos ya lo sabemos. Regresa Luis Miguel, siempre vuelve, “no culpes a la lluvia…”. Un gordo calvo que no conozco agarra la liga de la novia y la mina más rica de la fiesta, una rubia de grandes tetas se queda con el ramo y salta de felicidad. Y su felicidad es mi felicidad al ver un pezón travieso que se arrancó por su escote, también travieso. Abraza a su novio y luego se hunden en Juan Luis Guerra, que de la nada se convierte en Madonna. No hay ética en esta música, nunca la ha habido. Hace cuatro horas que mi mejor amigo se casó, por qué tenía que hacerlo con esa concha de su madre.

Etiquetas: