FORTEGAVERSO: junio 2008

lunes, junio 30, 2008

FELIZ 100 AÑOS DE TUNGUSKA 30-06-1908/30-06-2008


Me da lo mismo que la comunidad científica declare haber resuelto el misterio y que todo fue causado por un bólido (meteorito o fragmento de cometa), para mi Tunguska siempre será:

  1. El rayo de la muerte de Tesla.
  2. Rebote al pasado del Experimento Filadelfia
  3. El portal que abrió Aleister Crowley
  4. La llegada de los superiores desconocidos
  5. Marcianos rezagados de la invasión de 1897
  6. El despertar de Cthulhu
  7. El alumbramiento de Hellboy
  8. La caída del Némesis Decepticon
  9. Una señal Zentraedi
  10. El despertar del Arca perdida
  11. El traslado espitual del Grial
  12. El accidente de una nave Vulcana
  13. Una Bomba H steampunk
  14. El verdadero primer angel
  15. La muerte del último gigante
  16. Una paradoja del Dr. Manhattan
  17. La destrucción de la máquina del tiempo de Wells
  18. La primera señal del retorno de la Atlántida
  19. La autodestrucción del monstruo de Frankenstein
  20. Una discusión entre Destrucción y Muerte
  21. La caída del segundo Cristo
  22. Una señal de Darkseid
  23. La primera iniciativa Dharma
  24. Un heraldo de Galactus
  25. Los aliens que secuestraron al cabo Valdés
  26. La llegada de los reptiles que hoy viven disfrazados de nuestros líderes
  27. Un cagazo espacio temporal de Bender
  28. El despertar de un dragon siberaniano
  29. Un escupo de Dios
  30. El germen Akira

Etiquetas:

937 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



LOVE WILL TEAR US APART, de Joy Division, por Arcade Fire & U2

Etiquetas:

domingo, junio 29, 2008

MASTERPIECE: "MOUSE IN MANHATTAN" (TOM & JERRY, 1945)



Una maldita obra de arte en 8 minutos. La música de Scott Bradley es simplemente PERFECTA. Además ni toda la filmografía clásica de Woody Allen han hecho tanto por Nueva York, como esta joya de 1945. Mouse in Manhattan es una estatuaria declaración de amor a una ciudad.

Etiquetas: , ,

sábado, junio 28, 2008

MICHAEL TURNER (1971-2008)

Etiquetas:

VOUGHT XF5U-1 FLYING PANCAKE

Etiquetas: ,

COLIN CAMPBELL (7 PARTE)


Miranda estaba doblada en su lado de la cama. Ví que se había puesto una camiseta y que fingía estar durmiendo. Me metí al otro lado de la cama y agarré mi celular. Tenía un mensaje en el inbox.

To: FBuchman
From: CaptainAchab7113
Subjt: The League Reborn
¿Supongo que ya volvimos a las primeras páginas de la prensa nacional?
Cuídate mucho
Espero escribirte pronto
Un abrazo
CC


Miranda me preguntó quien era. Le respondí que nadie, un mensaje del diario avisándome que la entrevista con –improvisé el nombre de un actor más o menos conocida- estaba lista, que mañana me enviaban los archivos de voz y las imágenes para que viera lo de la verificación de datos.
-¿Te llaman a esta hora?
-Es temprano…
-Mmmm
Regresé mi Microsoft-Nokia al velador y me metí en la cama, apegándome a su espalda. Miranda no hizo ningún movimiento para apartarse, todo lo contrario se acomodó a mi posición del cuerpo. Pase mi brazo derecho sobre su espalda y lo metí bajo la camiseta, buscando la acogida de sus tetas.
-Déjalas tranquilas-, me dijo.
-No puedo, me gustan demasiado…
-Igual déjalas en paz un rato, me duelen. ¿Llegó cierto?
-Si…
-¿Dónde andaba, de seguro te contó?
-Con una amiga…
-¿Qué amiga?
-No me acuerdo del nombre
-Eres el papá del año, Pancho…
Baje mi mano hasta su sexo y comencé a tocárselo, introduciendo de vez en cuando algún dedo al interior de su carne, cada vez más húmeda. Me encanta cuando su respiración empieza a entrecortarse.
-Si me juras que no dices nada, te lo cuento…
Estiro un murmullo de afirmación.
-Ella confío en mí. Si te lo cuento es para que estés tranquila.
-Ya, pero sigue…
Me dejo que le abriera las piernas y comencé a penetrarla por detrás, con cuidado, con lentitud, como sólo el tiempo y una relación con historia te enseñan a hacerlo. Regrese las manos a los pechos y esta vez no se negó a recibir las caricias de mis dedos. Y mientras hacíamos el amor le conté que nuestra hija estaba yendo en secreto a un casting para modelos.


“…ABA EDISON Landeros en el grupo de Colin Campbell?
“El mismo que todos nosotros. Era uno más del grupo, nada más. Ni muy diferente de mí. Ni muy diferente del propio Colin. Me gustaría aclarar que lo del grupo, como dices, no era tan así. Nunca hubo un grupo armado, jamás hablamos de un clan o un club especial. Hay mucho de mito en la historia de Colin y es normal que la haya. Pero acá no sólo hablamos de él, sino de gente, de terceros a los que les duele mucho el tema…”
¿A ti te duele?
“No. Nunca hubo dolor, propiamente tal, si otras cosas”
Francisco Buchman tiene 40 años y usa unos lentes de marco grueso, según él en honor de Elvis Costello. Podría operarse, pero no quiere, según él porque en esos anteojos descansa su personalidad. Y parece ser cierto. Francisco, o Buchman, como prefiere que lo llamen, esta separado y tiene una hija de catorce años a la que puso Julieta no por la heroína de Shakespeare, sino en honor de una gata. Es periodista y desde hace seis años se desempeña como editor de cultura y espectáculos en este mismo diario. Antes de hacerlo, antes de Colin Campbell incluso, su firma como F. Buchman se convirtió en una de las más influyentes en la crítica musical nacional. Odiado por las bandas, admirado por los melómanos, desde su columna cada viernes en el suplemento Wiken de El Mercurio, revista de la cual llegó a ser coordinador periodístico, se dictaron las reglas que rigen la forma de escribir sobre discos y cultura pop hasta hoy en día. También escribió para la recordada edición chilena de Rolling Stone, tuvo un programa en radio Concierto y un malogrado piloto en canal 13. La tele no era su ambiente, argumenta. Para sus alumnos en las clases de Redacción de la Escuela de Periodismo de la Universidad de la Frontera, donde dicta clases dos días a la semana, Buchman es simplemente un genio, para los que ejercemos el periodismo, una de las plumas más lúcidas de los últimos veinte años, para músicos como Jorge González, un enemigo público que gracias a Dios desapareció y el gran resto de los chilenos un tipo que simplemente hizo mal las cosas abanderándose con la persona equivocada. Su amistad con Colin Campbell, su pública defensa de quien fuera responsable del ya mítico atentado de Plaza Italia le cerró muchas puertas en Santiago, su ciudad adoptiva, abriéndole otras en Temuco, la misma tierra donde nació hace ya cuatro décadas.
¿Debe haber sido raro ser amigo de Colin Campbell?
“Para nada, la gente cree que el era una especie de fanático mesiánico, cuando en realidad era un sujeto tan común como puede ser cualquier hombre entre veinte y treinta años. Después del atentado me preguntaban de que hablaba con él, cuales eran los temas de conversación más frecuentes con Colin Campbell. Ni idea lo que querrían escuchar, Supongo que sobre teorías conspiratorias, ideas de derecha revolucionaria, asuntos religiosos, que se yo. Se sorprendían cuando les decía que el tema más frecuente en nuestras conversaciones eran las mujeres”
Se dice que de entre todo el grupo de amigos y cercanos a Colin, tu eras con quien tenía más lazos en común.
“Debe ser por lo de la sangre. Teníamos el mismo grupo”
¿En serio?
“En serio, B Positivo. De hecho fui donante cuando tuvo ese accidente en auto camino a Viña, donde murió su padre”
Recién decías que no era dolor lo que sientes al hablar del “tema Colin Campbell” ¿Qué es lo que sientes?
“Es raro, pero lo mismo que hace nueve años, sorpresa. Lo que es raro, porque que no había que ser muy cercano a Colin para sorprenderse. Todo el mundo vio lo que había hecho, con horror o con la emoción que fuera. A nosotros. A mi, a Edison y al resto, solo nos pegó de más cerca. Por lo mismo, como dije antes, trato de evitar hablar del grupo de Colin, como eso, como un grupo o un club. No me siento en el derecho de seguir metiéndolos en el saco, no se si se entiende, pero tiene que ver con el apelativo casi maligno que arrastra el hecho de ser apuntado como parte del mote de amigos de Colin Campbell, como si fuéramos amigos del diablo.. A la distancia, creo que sólo fuimos un montón de amigos y amigas, como los que puede tener cualquier persona”
Un grupo de amigos que se hacía llamar La Sociedad de los Extraordinarios Santiaguinos
“Pero eso no tiene nada de raro. Es excéntrico si. Pero no hay nada de perverso en ella, solo fue un nombre. Era un detalle, un chiste, un guiño a la fijación de Colin con los cómic. Colin coleccionaba historietas desde niño, tenía una de las mayores colecciones que haya visto en mi vida, especialmente de superhéroes. Y dibujaba y le gustaba inventar historias. Una vez dijo que nos iba a convertir a todos en superhéroes, que iba a realizar un cómic protagonizado por nosotros como campeones de la justicia. Y el título de esta historieta era La Sociedad de los Extraordinarios Santiaguinos. Nada muy diferente de la Liga de la Justicia, de la Sociedad de la Justicia o de la Liga de los Extraordinarios Caballeros, de donde precisamente cogío el nombre. Nunca hubo nada de logia, ni oscurantismo en nosotros. Como te dije, éramos un grupo de amigos que de un día para otro, en una humorada empezó a usar el nombre de un grupo de superhéroes que nosotros mismos habíamos inventado”
Que Colin Campbell inventó…
“Pero siempre nos pedía ayuda para definir los personajes. Era como un juego de rol. Es verdad, el los diseño y todo, pero cada uno tenía, por decirlo responsabilidad sobre su identidad secreta”.
¿Qué pasó con esos comics?
“Se convirtieron en el famoso libro de Colin que todo el mundo dice que existe pero nadie muestra”
Pero se puede bajar de internet
“Colin nunca terminó su libro, que era una especie de novela gráfica y historia ficticia de un Santiago plagado de superhéroes. Los originales se murieron con él. Doy fe que lo que algunos bajan de la red son falsos, fanbooks armados por admiradores y gente con mucho tiempo”
Que opinas de que Colin Campbell sea una de las veinte búsquedas más frecuentes de Internet
“No me extraña. Colin siempre quiso ser un mito y se convirtió en uno. Una vez leí un artículo que lo definía perfectamente. Mejor que cualquiera de sus amigos pudieramos hacerlo. Colin Campbell, decía, pasó sui vida queriendo ser un superhéroe y murió convertido en un archivillano”
¿Cuál era la identidad secreta de Edison Landeros en la Sociedad de los Extraordinarios Santiaguinos?
“Alsino, como el personaje de la novela de Pedro Prado. La del niño que le brotan alas y todo eso. Colin decía que Alsino era el primer mutante nacional, el primer X-Men, así que hizo de Edison un personaje con unas grandes alas blancas en las espalda, exactamente igual que el personaje de Arcángel en los X-Men, pero con el rostro de Edison”
¿Y la tuya?
“Bastante obvia, El Reportero. Mi personaje no tenía poderes, era una especie de relacionador público de la sociedad?
¿Y la de Colin?
“El Santiaguino. Nunca lo definió muy bien. De hecho participaba poco en los comics, era como el jefe, la cara pública en las historias. No tenía poderes, salvo una inteligencia sobrehumana, como Batman”
¿O cómo él mismo? Hay algunos que sostienen que Colin Campbell era un genio.
“Y puede que lo haya sido. Yo prefiero creer que era alguien con un tipo bastante peculiar de sensibilidad. No se me ocurre una definición más acertada”
Después de la muerte de Campbell, muchos buscaron algún nexo en común que uniera a los integrantes del, con perdón, grupo. Pero no hallaron nada en particular. Salvo un periodo común de estudios en la escuela de arquitectura de la Universidad Católica…
“Y que todos éramos de provincia. Incluso él, que vivió buena parte de su infancia en Valparaíso y Viña. Más que la arquitectura, yo no estudiaba esa carrera, lo que unia a toda la Sociedad de Extraordinarios Santiaguinos era el hecho de que ninguno era de Santiago. Todos nos habíamos ido a estudiar a la capital, estábamos lejos de nuestras familias”
Y ese detalle fue casual.
“No, cuando yo llegue a Santiago, el grupo, ahora yo lo llamo así, llevaba uno o dos años formado, era una unión natural que se dio entre los estudiantes de provincia de la carrera de arquitectura. Una unión natural para apoyarse en la soledad, que se yo. Colin decía que ese prematuro enfrentamiento individual a la metroplis que sufren los estuidiantes de regiones es lo que nos hacía mejores que el resto. Por eso los verdaderos capitalinos eran los que no habían nacido en Santiago, sino los que se mudaban a la ciudad a los 18 años. Y puede que tuviera razón, la mayoría de los puestos importantes en el país lo ocupa gente que no es de Santiago. El presidente es de Curicó”.
Mucho de fascista esa teoría
“No hay que exagerar. De fascista tiene nada, si de invención y gratuidad, que es muy distinto”
A propósito de arquitectura. Qué opinas de la polémica del Colegio de Arquitectos de que se deje de hablar de Colin Campbell como el arquitecto Colin Campbell.
“Que tienen razón, Colin no era arquitecto, nunca terminó la carrera, dejó la carrera antes que lo echaran. Eso lo sabe todo el mundo”
Los justificas, entonces.
“No, los entiendo que es otra cosa. Es defensa de gremio a la limpieza de su nombre, no se, algo por el estilo. Sin embargo, el colegio de Arquitectos no puede negar que Colin ha sido el único profesional, entre comillas, con estudios en esa especialidad, que verdaderamente marcó el rostro de Santiago de Chile”
Bastante sutil tu forma de referirse al atentado explosivo más grande en la historia de Santiago
“No es sutileza, es verdad. Una cicatriz es una marca y lo que Colin hizo, y no justifico el hecho, es lo que todo arquitecto a soñado desde que ingresa a la escuela. Marcar un hito urbano”.
Aunque murieran casi cincuenta personas y poco más de doscientas resultaran heridas de mediana y alta gravedad.
“Esa es otra historia”.
No te gusta hablar de ello
“Es complicado. De alguna forma no puedo evitar sentirme responsable. Nunca se me pasó por la cabeza que Colin hiciera lo que hizo. Nunca en todos el tiempo que lo conocí dio un indicio de que sería capaz de semejante atrocidad. Pero igual. A veces creo que de haber sido un poco más cercano podría haber, no se, evitado lo que pasó”
Cómo lo hizo
“Debe ser la enésima vez que me lo preguntan. En verdad no tengo idea. No se de donde sacó las bombas, ni quien lo ayudo. Sólo se que esa medianoche me desperté –como todos los Santiaguinos- con el sonido de la bombas, que pensé que se trataba de un ataque terrorista, algo político para horas más tarde enterarme de que Colin Campbell, mi mejor amigo lo había hecho. Me detuvieron por posibles vinculaciones, me interrogaron…
¿Te golpearon?
“No, me trataron muy bien. Además después ayudé a reconocer el cadáver. Fui el último de sus amigos que vio a Colin Campbell. Tirado en su sillón, con un balazo en la boca de la garganta y una pistola agarrada en la mano derecha”
Y que pasó con el resto
“No seguimos en contacto. La mayoría hizo su vida., Exorcisó el fantasma de haber tenido una relación cercana con el terrorista mas grande de la historia nacional y no se. Supongo que como todos trató de ser feliz”
¿Cómo conociste a Colin Campbell?
“El segundo año de Universidad. En un electivo de cine que el instituto de estética dictaba en el Campus Oriente de la Católica. Un ramo raro, como de culto en la universidad, lo dictaba Gastón Souiblette, autor de un libro bastante famoso en esa época, “Mensajes secretos del Cine”. Analizábamos películas como 2001 o Encuentros Cercanos del Tercer Tipo con la mitología judaica. Colin y otra gente de Arquitectura tomó el ramo. Como era el único de Periodismo en el, tuve que buscar un grupo para los trabajos. Eso”
¿Que puedes decirme de la forma como Colin Campbell se ha convertido prácticamente en un personaje mitológico?
“Un mito que cada día pasa mas al olvido, para ser precisos. Es verdad, reconozco que un par de años después del atentado, hubo una especie de Campbellmania. Se escribieron ensayos al respecto, se hicieron camisetas con su cara y la red se pobló de fansites. A mi, una editorial importante me pagó un buen adelanto por la biografia no autorizada de Colin Cambell. Pero pasó el tiempo y Colin bajo del top 1 de popularidad. Ahora volvio por una pura casualidad, la de que alguien, un colega, se percato de que un anonimo fallecido habia formado parte del grupo de cercanos de Colin Campbell…”
Pero no me haz contestado la pregunta
“No sé, supongo que tiene que ver con la necesidad de las culturas por tener héroes y antihéroes. Campeones y villanos. Charles Manson es un ícono norteamericano a pesar de las atrocidades que cometio. Para que hablar de Jack el Destripador, prácticamente un emblema de Londres. Colin apareció para llenar un vacío, la de un personaje potente, hasta cierto modo maligno, que le diera a la cultura nacional un ícono pop. Muchos lo comparon con Pinochet. Pero es otra cosa, Pinochet es una figura histórica, Colin es pop. En lo profundo son la misma cosa, pero en la superficie Colin es más cercano a no sé, Elvis Presley… A Colin no lo inventó la prensa, no nosd achaquiemos responsabilidades que no tenemos. Después del atentado fue la gente la que lo convirtió en mito, nuestro gremio escribio al respecto, que es otra cosa…”

Etiquetas:

viernes, junio 27, 2008

HOY: NERD AND THE CITY


Versión completa de la columna publicada hoy en Wiken. Como siempre, agradeceré comentarios en los blogs del gran periódico metropolitano.

NERD AND THE CITY

Series como Gossip Girl o Uggly Betty y películas como Sex and the City o El Demonio viste de moda son a ellas lo que Star Wars o Batman a los hombres. El ñoñismo femenino no tendrá figuras de acción, pero le sobran los zapatos caros.

–El estreno más infame del 2008 es Sex and the City –me decía hace poco un amigo cinéfilo. Cuando le pregunté porque tanto odio, me soltó un largo discurso acerca de lo superficial del producto. Que en el fondo no era más que un discurso misógino que limitaba lo supuestamente sofisticado de la mujer actual a la irreverencia de hablar de vibradores.
–¿Te gusta 24? –le pregunté –¿Star Wars, 007, Batman, Iron Man, Indiana Jones? –larga lista que motivó una seguidilla de afirmaciones, acompañadas de un extrañado, qué tenía que ver eso con Sex and the City.
–Todo. Si cuestionas los contenidos, lo verosímil y hasta la moral de Sex and the City tienes que hacer lo mismo con Star Wars. Criticar a Carrie Bradshaw por lo superficial de sus historias es un esfuerzo tan vano como pedirle profundidad a Iron Man o a Hulk.
Sex and the City, Gossip Girl, El diablo viste a la moda, The OC, The Hills son objetos de pasión nerd femenina, noñismo para ellas y punto. Si nosotros tenemos a los superhéroes y a las máquinas asombrosas, ellas tienen a neoyorquinas sofisticadas y bien vestidas. Son las reglas del cine y de la televisión comercial, evasión más marketing y punto, si te gusta tómalo, sino tienes de sobra para encontrar una alternativa. Míralo de este punto, en el plano sexual, no hay mucha diferencia (salvo que uno es hombre y la otra mujer) entre James Bond y Samantha Jones. Todos queremos la ropa, los autos y las chicas de 007. Todas quieren la ropa, el departamento y los chicos del personaje de Kim Carral.
Somos más ñoños de lo que aparentamos. Conozco tipos que son capaces de recitar todas las formaciones de la U o del Colo Colo, otros que saben exactamente que canciones tocaron los Beatles en sus conciertos en EE UU. Yo mismo, estoy sobre poblado de información inútil, como cuantas naves han llevado el nombre de USS Enterprise en la Federación Unida de Planetas, o que Optimus Prime es hermano de Ultra Magnus o que Legolas (Orlando Bloom) pestañea solo una vez en toda la trilogía “anillica” de Peter Jackson (cuando ve a Shadowfax, el caballo de Gandalf). Si, es frik, idiota incluso, pero no es menor que el nerdismo ha sido fuertemente respaldado por la valorización cultural del pop. O sea, sin nerds no tendríamos ni a Microsoft ni a Apple dominando al planeta, así de fundamental.
Pero el tema ha sido injustamente visto como un fenómeno de hombres, cuando ellas son tan o más ñoñas que nosotros. Me contaba un amiga que en su oficina, se están organizando para ir en grupo al estreno de Sex and the City. Las mismas que se reían cuando uno juntaba a sus amigos para ir en patota a ver una nueva Star Wars, ahora hacen los mismo con su gran epopeya masiva, porque en el fondo eso es esta película, una épica con zapatos Marc Jacobs en lugar de figuras de acción.
Por eso respeto tanto a Sex and the City, porque bajo su mascara de diseñadores caros, Prada y Sack Fift Avenue no hay más que un fetichista ejercicio de ñoñismo, porque en las reglas del pop que Carrie se encuentre finalmente con Mr. Big es tan detonante como oír a Vader confesándole su paternidad a Luk. O a John Locke descubriendo que en Lost, la isla puede ser movida.

Etiquetas: , , , , ,

jueves, junio 26, 2008

938 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



AND I LOVE HER, de y por The Beatles

Etiquetas:

CONSUMO: FRANK MILLER´S BATMAN BLACK & WHITE STATUE


Una estatua de Batman diseñada por el gran Frank Miller con pie de colección, 20 cm de altura, sellada y numerada (la caja dice que sólo se hicieron 4.870). La encontré ayer en esa gran tienda que es Mirax y simplemente no pude. Además estaba casi en un 70% más barata que cuando la había visto antes en el Portal Lyon. Una belleza, razón mínima de felicidad material. La venganza ñoña a cuando uno era chico y pedía un Transformers para el cumpleaños y llegaba un Combinerbots. En fin, a veces el consumo no es malo.

Etiquetas: , ,

miércoles, junio 25, 2008

30 COMPARACIONES-LUGARES COMUNES DE LA CRITICA DE ROCK




El ejercicio es inútil, pero lo hice de puro latero, revisando un montón de revistas que tengo almacenadas en la casa, incluida la recordada Picnic, el libro Banda Sonora del Wiken, la Rock and Pop, algunas Q, NME e incluso publicaciones más rebuscadas como Mellotron. Lo curioso es que muchos de este listado, creo yo, no tienen mucho que ver con su referente. La comparación siempre es válida, pero sospecho que en el caso de la crítica musical se hace con un exagerado tono de que el lector es tonto. Y no es tan así. Y ojo lo dice alguien que ha abusado bastante del recurso. Estas son solo las primeras 30 que me di la paja de teclear. Si alguien sabe má, bienvenido sea.

  1. The Darkness: los nuevos Queen
  2. Oasis: los nuevos Beatles
  3. Oasis: los nuevos Who
  4. Oasis: los nuevos Smith
  5. Sigur Ros: los nuevos Dead Can Dance
  6. Camera Obscura: los nuevos Belle and Sebastian
  7. Belle and Sebastian: los nuevos Cocteau Twins.
  8. Los Bunkers: los nuevos Tres
  9. Babasónicos: los nuevos Soda Stereo.
  10. Blur: los nuevos Kinks
  11. Franz Ferdinand: los nuevos The Fall
  12. Franz Ferdinand: los nuevos Sparks
  13. The Strokes: los nuevos Television
  14. Marillion (con Fish): los nuevos Genesis
  15. Editors: los nuevos Joy Division
  16. Editors: los nuevos Echo and the Bunnymen
  17. The Killers: los nuevos Depeche Mode
  18. The Killers: los nuevos Joy Division
  19. Radiohead: los nuevos Pink Floyd
  20. Muse: los nuevos Radiohead
  21. Travis: los nuevos Ride
  22. Arcade Fire: los nuevos Talking Heads
  23. Arcade Fire: los nuevos Pink Floyd
  24. Arcade Fire: los nuevos Roxy Music
  25. Mika: el nuevo Freddie Mercury
  26. The Flaming Lips: los nuevos Pink Floyd
  27. Coldplay: los nuevos Marillion (Hoggart) -por el último disco-
  28. Coldplay: los nuevos U2
  29. Dream Theater: los nuevos Rush
  30. Tool: los nuevos King Crimson

Etiquetas: , ,

PROYECTO SYNCO... EN CERO UNO DE JUNIO


La internet de Allende
SYNCO, UN FUTURO QUE CASI FUE

El 11 de Septiembre de 1973, el golpe de estado propiciado por el general Augusto Pinochet, no sólo interrumpió la tradición democrática y republicana de Chile, también la posibilidad de que nuestro país se convirtiera en un polo de desarrollo tecnológico.

Porque el gobierno de la UP no sólo fue sinónimo de colas, paros y caos político. A nivel mundial fue una etapa en que Chile marcó pauta en cuanto a ciencias de la información.

Decir que Chile fue el segundo país donde funcionó Internet no es exagerado, es simplemente revelar un episodio inédito de nuestra historia reciente.


Suele decirse que de no haber ocurrido el golpe de Estado de 1973, la Unidad Popular habría conducido a Chile a un futuro oscuro, arruinado económicamente, un espejo del lado más feo de Cuba. Tal vez hubiera ocurrido así. O tal vez no, porque gracias a un revolucionario programa cibernético de control de la producción, el gobierno de Salvador Allende no sólo habría podido recuperar la economía, sino transformado a Chile en una de las primeras potencias del nuevo mundo tecnológico. Pero para entender esta historia y este proceso, es necesario hacer un repaso histórico a la continuidad de nuestro planeta durante la segunda mitad del siglo pasado.
A inicios de 1960, Estados Unidos y el mundo occidental contemplaban con horror como la Unión Soviética y sus Sputnik llevaban la delantera a nivel de comunicaciones. En plena administración Kennedy, se hablaba de que gracias a los satélites artificiales, en ese tiempo conocidos bajo el genérico de “sputniks”, Rusia no tardaría en controlar los flujos informativos del planeta. Y de ahí, el paso a dominar el mundo se veía corto. Con esa premisa, a principios de 1962, el ingeniero norteamericano J.C.R. Licklider ideó el concepto de una red de computadoras enlazadas entre si como una sola entidad a la cual bautizó con el rimbombante nombre de Galactic Net o Red Galáctica.
En Octubre de 1962, el departamento de defensa norteamericano a través de la agencia de investigación de proyectos avanzados, DARPA, puso sus ojos en la Red Galáctica de Licklider. Y así Licklider no tardó en involucrarse en un proyecto a nivel mayor, que con el paso del tiempo tomaría el nombre que la haría mundialmente famosa: ARPANET. Este proyecto planeaba básicamente usar una primaria red entre computadores para descentralizar, a través de múltiples caminos, la comunicación entre dos puntos. La ventaja estratégica de que los mensajes fueran enviados en fragmentos resultaba invaluable para el departamento de defensa norteamericano.
El 21 de noviembre de 1969 se activó el primer enlace de ARPANET. Se vincularon computadores entre las universidades de Stanford y UCLA. El 5 de diciembre de 1969, el resto de la red ya estaba funcionando y para 1970, ARPANET cruzó Estados Unidos de costa a costa. Un año después la suma de computadores conectados a esta red alcanzaba las 23 terminales. En 1971, lo que veinte años después sería conocido como Internet había nacido. El mismo año, Stafford Beer, un teórico e investigación británico, estrechaba la mano de Salvador Allende y se daba el vamos a un homólogo criollo de ARPANET: SYNCO.
Mientras ARPANET se trataba de un proyecto de ingeniería pura, de matemática aplicada. SYNCO partía de una idea multidisciplinaria, en la que se planeaba usar una red de máquinas imitando el funcionamiento orgánico y biológico del ser humano. ARPANET era comunicación entre computadores, la chilena SYNCO, una sociedad de usuarios “y” computadores. Mientras el desarrollo norteamericano partía y terminaba en las computadoras, la llamada “internet de Allende” partía y terminaba en las personas. Los computadores eran para la visión de Stafford Beer sólo un instrumento más, no “el instrumento”.
Académico y filósofo de profesión, Stafford Beer destacó tempranamente en el ámbito de la infomática.
El campo de trabajo de Beer se concentraba en la investigación operacional y la cibernética organizacional.
A mediados de los años 50, este inglés se había especializado en ambas áreas mientras trabajaban para la siderúrgica inglesa United Steel, para la cual creó el Grupo de Investigación Operacional y el Departamento de Cibernética.
Sus ideas quedaron planteadas en Cybernetic and Manegement, libro de cabecera en las ciencias de la informática, considerada una de las biblias de Internet
En 1961 Stafford Beer se independizó de United Steel decidido a dar forma a sus teorías. Así fue como fundó SIGMA, siglas en inglés de Ciencia en Gestión General. El propósito de SIGMA estaba en la gestión de proyectos de cibernética avanzada para mejorar los procesos de producción a nivel de empresas y países. Sin embargo, las ideas de SIGMA no tuvieron buena acogida. En Inglaterra y en el resto de Europa fueron vista con recelo, inviables desde el punto de vista práctico. Al otro lado del Atlántico, Beer tuvo aún menos suerte. Y es probable que, si bien sus ideas fueron escuchadas, estas fueran desechadas en favor de lo que se estaba trabajando en ARPANET. Hay algunos que agregan que esta indiferencia norteamericano, sirvió de tapadera a un plagio de conceptos nunca reconocido. Finalmente SIGMA, una idea desarrollada para el mundo capitalista, sería finalmente acogida por un gobierno socialista.
A mediados de 1960, un estudiante chileno, ingresaba como ayudante en SIGMA y de inmediato quedó deslumbrado por las teorías de Stafford Beer, su nombre: Fernando Flores.

Lee el resto en Cero Uno

Etiquetas: , , ,

martes, junio 24, 2008

ESPECIAL 100 AÑOS DE TUNGUSKA (1908-2008) Faltan 6 días


-Mira, ¿ya te lo habían mostrado?
-No, ¿qué és?
-Una señal de radio que se filtró practicamente por todo el mundo durante el instante cero en que la abominación chocó en Tunguska.
-5212229221 1751781 211720117 1953217221 21416421 173 92 941792 23217316421 182204 2341523220216421 U AA E0AE. ¿Alguien lo ha traducido?
-Sabemos que E0AE es 2012, el año 2012, eso es obvio. De partida es un código simple, donde A es igual a 1, E a 2 y así hasta U que es 5, sin embargo el 6 que debería ser B no corresponde.
-¿Tiene una llave?
-No sólo una llave, además hay números compuestos. Mira la primera cifra 5212229221. Si 5 es U, 2 es E, 1 A y 2 de nuevos es E, el mensaje o lo que se sea, no tiene sentido. Diría UEAA. Hay algo más, tal vez el segundo y tercer número conforman uno, que seria el 22, que por el orden del alfabeto debería ser R, S o T, dependiendo de la llave del 6.
-¿Está en español?
-¿El mensaje?
-De eso estamos hablando, no...
-Si, está en español. Como todo lo referente al evento.
-La abominación por favor, no vuelvas a llamarlo evento.

Etiquetas:

939 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



WHEN THE TIGERS BROKE FREE, de Roger Waters, por Pink Floyd

Etiquetas:

lunes, junio 23, 2008

TOP 10 MEJORES VEHICULOS DE COMICS


  1. Helicarrier (SHIELD)
  2. Northrop B-3 X-Stealth Blackbird (Ultimate X-Men)
  3. Batmobile (Batman)
  4. Fantasticar (Los 4 Fantasticos)
  5. Avión Invisible (Wonder Woman)
  6. Blackhawks Planes (Blackhawks)
  7. Quinjet (Avengers)
  8. Lockheed SR-72 X-Men Blackbird (X-Men)
  9. Dark Knight Return´s Batmobile/Bat-Tank (Batman: Dark Knight Returns)
  10. Supermobile (Superman)

Etiquetas: , ,

sábado, junio 21, 2008

COLIN CAMPBELL (6 PARTE)



MIRE COMO LOS DIGITOS del despertador de óleo que Miranda tiene sobre el velador izquierdo pasaban de las once treinta y siete a las once treinta y ocho. Rara vez me acuesto tan temprano, rara vez tengo sexo desde que separé de la mujer que trata de dormir a mi espalda. El resplandor verde de los números flotantes iluminaba el marco inteligente que estaba en la misma mesita de noche. En medio de la noche me resultaba complicado identificar las imágenes que iban rotando cada treinta segundo. A medida que mis ojos se aclimataban a la noche estas resultaban ser más familiares. Los píxeles dejaban de ser manchas de color proyectadas por cuatro bordes de plástico metálico y asumian los fondos y formas de recuerdos de pasados lejanos y recientes. Lejanos como el de Julieta descubriendo una bicicleta blanca junto al árbol de pascua de la navidad de hace diez años, cuando ella tenia cuatro años y con su madre vivíamos en un ruidoso pero enorme departamento en la esquina de Carlos Antúnez con Suecia, exactamente seis meses antes del atentado que cambio para siempre el aspecto de Santiago y se llevó al mejor y más loco de mis amigos a la tumba. Cercanos como el del cumpleaños número cuarenta de Miranda, el año pasado, mientras ella abre el regaló que Julieta y yo le comptramos y yo enfoco la cámara al brillo de sus ojos que me miran como si no pasara nada. Que mi mienten como si no pasara nada.
Artie, el novio de mi hija, temía razón. La muerte de Edison Landersos, alias Alsino, no había pasado desapercibida. Fue como el gatillantre para poner a Colin Campbell en la esfera pública. En menos de veinticuatro horas los medios se habían llenado de notas y especiales acerca del arquitecto loco que en protesta por la forma como se desordenaba la ciudad había hecho volar Plaza Italia hacía 9 años. Si esto ociurría por lka muerte de un cercano a Campbell, me era fácil adelantar como serían las cosas el próximo año cuando se cumpliera una década de la hazaña de Colin. Uno de los noticiarios de la mañana hizo un despacho desde la nueva plaza Italia, mostrando videos de cómo era el lugar antes y de que forma había cambiado el perfil de la ciudad después del descabellado acto del arquitecto de apellido escocés. Con ese adelanto era obvio que en los vespertino tanto el Colegio de Arquitectos como la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica hicieran sendas declaraciones publicas acerca de que Colin Campbell no tenía el título de arquitecto los primeros y que fue expulsado por bajo rendimiento académico los otros. Tenían derecho a reclamar, pero en las restas finales daba lo mismo. Colin había sido e iba a terminar siendo el arquitecto loco que le dio a Santiago su mayor puñalada a lo largo de su historia urbana. Y esto entre comillas, porque a pesar del daño, el plan de Colin no había resultado como lo había planeado. O como el mismo había anotado que debía suceder en las páginas finales de las Aventuras de la Sociedad de Extraordinarios Santiaguinos, impreso de los comics que había dibujado durante los últimos seis años de su vida y que dos semanas tras el atentado llegó en un cuidado sobre a la recepción de los diarios más importantes del país.
Su vinculación con terroristas árabes, la compra de las bombas, los cómplices secretos que los ayudaron instalarlas. El misterio tras el hombre que había intentado asesinar a la capital y de su grupo de amigos, que sin querer se volvieron cómplices del sueño de un loco. Aun n o habían entrevistado a ninguna, pero era lógico pensar que sólo era cuestión de tiempo. La mayoría de quienes habían inspirado a los extraordinarios santiaguinos o estaban fuera de Santiago o preferían no hablar de ello. Algunos, no podíamos negociar el derecho a la tranquilidad, al igual que hace caso una década yo era periodista, tenía un deber más con mi medio que conmigo. Y de la misma forma a como antes fui la voz oficial de los sucesos ocurridos, ahora iba a ser de los primeros en volver a contar la historia. Como en reality show, yo había sido protagonista en primera persona de los hechos y ese antecedente era imposible negarme a la petición que mi colega, editor de ediciones especiales del Diario Austral me había hecho en la mañana, apenas había puesto un pie en el nuevo edificio de redacción: aceptar una entrevista donde contara mi historia con Colin Campbell. Mi historia con colin Campbell, cuando éramos novios con Miranda, ella decía que yo hablaba tanto de él que parecía estar enamorado. Cuando la amistad se mezcla con la admiración es difícil hacer notar el limite con el amor, se le parece mucho y no tiene nada que ver con sexualidad ni erotismo. Colin Campbell fue mi mejor amigo y fue un gran personaje, yo le creí su cuento. Ni tanto porque tuviera razón, simplemente porque me gustó el mundo que me mostró.
Mirando no había podido ubicar a Julieta durante todo el día. Supo que no había ido al colegio porque la llamaron de éste, preguntándole si estaba enferma o andaba de viaje, que no iba a clases desde el lunes y que estaban preocupados por ella. Me llamó desesperada, que ya no daba más, que yo que no hablaba con ella, que la culpa era de Artie. Que la había intentado llamar al celular pero que ella no respondía y que porque cresta le había comprado un teléfono invisible, que quizás con quien andaba. Llamó a Artie, él tampoco sabía mucho, no le creyó, lo amenazó con denunciarlo a la policia por rapto de menor de edad. Artie me devolvíó el llamado, que calmara a mi mujer, que estaba volviéndose loca. Le dije que no le hiciera casa, que Miranda no iba a llamar a nadie. Hablamos un poco más, fue mientras me entrevistaban por lo de Colin. A medio camino entre su telefonazo, los gritos de Miranda que entraban a medias y las preguntas que me hacían acerca del ciudadano Campbell. Artie me dijo que iba a tratar de buscarla, pero que no prometía nada, que sabía menos que nosotros de Julieta. Que no se contaban mucho, que era una relación abierta. En realidad me dsaba lo mismo la relación que mi hija tenía con su novio, lo que me interesaba era que apareciera. No tanto por ella, estaba seguro que estaba bien, sino por Miranda que ya no da más con la custodia de mi hija. Tal vez debería en verdad llevarla conmigo a vivir a Victoria. Sería para peor lo se, pero al menos Miranda podría estar más tranquila. Le prometí que iba a salir temprano del trabajo para que buscáramos juntos a Julieta. Dijo que me pasaba a buscar. Quedamos a las seis de la tarde.
A las nueve no sabíamos nada de ella y entre sus llantos nos comenzamos a quitar la ropa y a meternos en la cama. Miranda me pidió que le hiciera el amor. No, miento, me pidió que se lo metiera. Fue después que llamáramos a los pacos, pregunmtando si Julieta Buchman estaba detenida y como nos respondieron que no, enviáramos una foto siya y sus datos para iniciar su búsqueda. Justo cuando en el noticiario de Televisión Nacional alargaban la misma nota sobre Colin que había visto en la mañana y una editorial anunciaba que iban a adelantar la reedoición de la Sociedad de los Extraordinarios Santiaguinos aprovechando el interés público que había respecto de la figura de Colin Campbell. Para que, pensé mientras veía la noticia, el libre hace ratoq ue esta disponible em Internet. Deberían pagarme por escribir la introducción, tal vez no sería mala idea ofrecerme. Quizás podría hacerlo mañana, después de que el Austral publicara mi entrevista. Diez minutos después estaba moviéndome dentro de Miranda, como no lo hacía desde la noche de navidad.
Me di vueltas, apegándome contra la espalda de Miranda y lleve mis manos abiertas a sus pechos grandes y amplios. Esta más gorda, con más años sumándole centímetros en la cintura, pero sigue teniendo las mismas tetas que me volaron la cabeza cuando la conocí: generosas, llenas, sensibles. Antes, cuando recién empezamos a escribir nuestra historia, bastaba con rozárselas para volverla loca. Una vez me dijo que era capaz de tener orgasmos sólo con que yo le chupara fuerte los pezones. Exageraba obvio, pero me gustaba, me gustaba como se ponía cuando le tocaba los pechos y le pechisqueaba con cuidado el borde de la areola. Colin decía que la mujer se juzgaba de acuerdo al tamaño de sus tetas. Una mujer con los pechos chicos no servía más que como amiga, a la hora de elegir pareja o amante había que notar el tamaño de las manmas, que entre más grandes, mejor en la cama eran. Que era lo único que importaba. Que las mujeres estaban todas locas, que bajo ese parámetro en lo único que había que fijarse era en el porte de los pechos. Entre más, mejor. Una mujer sin tetas era antinatural, era una malformación genética. Según Miranda, fue Colin quien pagó la operación de Igriega, según ella era obvio, el ego de Colin necesitaba dejar a su pareja lo más parecido a su mujer perfecta. Campbell era misógino y de alguna forma a todos los que fuimos parte de su círculo interno nos contagio con la forma peyorativa con que por mucho tiempo vimos a las mujeres. El hecho de que Edison, Javier y los otros Extraordinarios Santiaguinos usáramos tanto los sustantivos perra y puerca tenía mucho que ver con los mensajes subliminales de Colin. No voy a negarlo ahora, es como idiota hacerlo, todos queríamos ser como el. Y si ser como él empezaba (y terminaba) en juzgar a las mujeres por el tamaño de sus tetas, así eran las reglas. Simple y fácil. Abri mis almas y apreté los pechos de Miranda. Vareias veces Colin comentó el tamaño de las tetas de mi mujer. Decía que la cuidara, que Miranda era especial, que con esas tetas no sólo tenía asegurada las mejores noches de mi vida, sino un porvenir familiar. Que Miranda tenía el cuerpo de una futura buena madre. No acertó en todo.
-No, estoy cansada-, me dijo quitándome las manos de sus pechos y apartando sus caderas al sentir el toque de mi erección. Insistí tomándola de las caderas, abriendo a la fuerza sus piernas para rozar mi pene contra la carne de su vagina. No estaba mojada, de hecho se sentía aspera, vieja, se percibía el desgaste de los años y de la poca, puede sonar feo, frecuencia.
-En serio, Pancho, me duele.
Le creí. Corrí con cuidado las sábanas y sin encender la luz del velador me senté en el borde de la cama. Tenía los ojos acostumbrados a la noche así que no me compliqué mucho en encontrar los boxers, que estaban tirados bajo los colchones. Me los puse, luego la camiseta y me levanté.
-¿Ya te vas?-, murmuró Miranda, arrastrando cada sílaba en sueño y cansancio.
-No, tengo sed y voy a ver a la pieza de Julieta, quizás llegó mientras estabamos juntos y no la escuchamos.
-No ha llegado-, y se cubrió la espalda, metiendo la cara dentro de la almohada blanca. El brillo de los dígitos del reloj de óleo se reflejó en los hombros de Miranda y las pecad que le bajaban del cuello me la hicieron ver como si de nuevo tuviera veinte años. Me acordé de la primera vez que lo hicimos. No se me paró y ella se enojó, no me lo dijo pero era obvio que se había decepcionado. La segunda vez fue peor. Creo que recién después del nacimiento de Julieta comenzamos a tener buen sexo. Y se que ella odio que fuera así, mal que mal fue con otra mujer con la que aprendí a disfrutar en verdad del sexo. No sé como no me dejó antes.
No fui a la cocina. Salí del dormitorio de Miranda. Pase al baño y como aún estaba parado me hice una paja rápida. Mecánica, adulta, sin fantasías, sin imaginar a nadie. Sólo la urgencia de descargar y punto. Me limpie la punta con un pedazo de papel de algodón y me lavé las manos, como si de nuevo fuera un cabro chico, como si fuera malo lo que acababa de hacer. Todavía tenía en la billera lo que me había dado ayer Artie, tal vez debería aprovechar la ausencia de mi hija para usar su pieza en un buen viaje. No, nunca, no se para que pienso tanto en cosas que jamás haría. Que por nada del mundo me atrevería a cometer.
La luz de la pieza de Julieta se encendió apenas abrí la puerta. Con esa ya era obvio lo que me había dicho Miranda, que aun no llegaba, que todavía estaba perdida en Temuco. Todso estaba ordenado. Las repisas llenas de dragones de peluche, las cajas con su colección de DVDs y de juegos. La vieja pantalla plegable de 20 pulgadas, frente al Playstation y los dos controles de juego. Al lado una de las cajitas de juegos, Final Fantasy X, uno viejo, clásico, me parece que alguna vez lo jugué. Me senté en la cama. Por las persianas, la noche se veía aún más roja que desde la habitación de Miranda. La ventana de mi hija daba hacia los barrios que se levantaban donde alguna vez había estado el primer aeropuerto de Temuco, ahora bloques residenciales de varios pisos, la mayoría desocupados, la mayoría demasiado cerca del borde del fuego. Miré a través de las percianas. Sobre las llamas volaban dos helicópteros, que aparecían como iguales conos de luz revoloteando como insectos metálicos en medio de los humos naranjos del fin del mundo.
Tuve el impulso de encender el televisor, pero me contuve. Me conozco bien. Sabía que si lo prendía me iba a pasar la noche pegado en cualquier tontera, buscando noticias de Colin en las señales nacionales. Nuevas de un tipo que llevaba nueva años muertos, al menos asi creían todos, excepto la bandeja de entradas de mi casilla que se negaba a seguir recibiendo mensajes de alguién que no existía. Lo más cercano a una sesión de espiritismo que jamás había estado. Debería anotar el término, tarde o temprano alguien lo va a empezar a usar y me gustaría ser el primero: espiritismo electrónico.
El Señor de los Anillos. El mismo volumen grueso, con ilustraciones, que le regalé para su cumpleaños número trece y que Julieta tiene como ritual leer una vez por año, estaba encima del velador, junto a su propio despertador de oléo con forma de personaje de animación japonesa. Tome el libro y lo abrí en la primera página. “A Julieta, para que viajes más allá de donde yo nunca fui. Si quieres mi invitas. Feliz voy contigo a la Tierra Media. Con amor. Papá. Feliz Cumpleaños”. Busque la página que estaba marcada, en el tercio final del volumen. En “El Retorno del Rey”, mi parte favorita de la saga. Yo tuve (y tengo) el libro en su versión dividida en tres tomos, tres novelas independientes. Desde siempre El Retorno del Rey fue mi parte preferida. Con Colin peliabamos al respecto. Para él, El Retorno no tenía mucho mérito. Era buena porque tenía que serlo, era la conclusión de muchas cosas, la imposibilidad de que fuera un mal relato era mínima. El decía que “La Comunidad del Anillo” era el mejor volumen de la saga, porque partía de cero, porque objetivamente era aburrido y pretencioso, pero en esas fallas radicaba su encanto. Opinaba lo mismo de las película, la primera siempre fue su elegida. Yo nunca soporté mucho el primer libro, cada vez que lo releí comenzaba desde el concilio de Elrond en Rivendell.
Abrí el libro en la página que estaba marcada y leí el primer párrafo: Sombría es en verdad la hora –dijo el anciano- , y siempre vienes en momentos como éste, Mithrandir. Más aunque todos los presagios anuncian la ruina próxima de Gondor, menos me afecta esta oscuridad que mi propia oscuridad . Me han dicho que traes contigo a alguien que ha visto morir a mi hijo…
-Que haces acá-, me interrumpió la voz de Julieta. Cerré el libro y lo dejé donde estaba.
-Te estaba esperando…
-En pelotas-, me miró-, mucho…
Se acercó y me dio un beso en la mejilla, abrazándome con fuerza. Tenía olor a cerveza pero no le dije nada.
-Tienes a tu mamá a punta de calmantes.
-Tu eres su mejor calmante, parece.
-Julieta
-¿Qué?
-La llamaron del colegio, sabe que desde el lunes que no vas.
-Cresta.
-¿Dónde estabas metida?
-Por ahí, con unos amigos…
-…
-Nada…
-Tu mamá llamó a Artie…
-Porque cresta tiene que meter a Artie en todo.
-No sé, es tu novio, piensa que el sabe donde estas metida.
-Artie no sabe nada. Además. No están muy bien las cosas.
Me hizo que me parara de la cama. Se sentó donde recién estaba yo, se quitó las zapatillas y los pantalones y se metió a la cama. Luego se desabrocho la blusa y quedó en camiseta. Me fije que aún tenía la cicatriz cubierta por la venda. Recorde que me había contado que tenía que esperar un poco más de una semana para quitársela.
-Algo me contó-, le dije.
-¿Quién?-, exploto mientras tomaba el control remoto, apuntaba al monitor y encendía la pantalla en una de las señales de MTV.
-Es como de tu época-, me dijo, indicándome la banda que estaba tocando.
-Si-, le dije-, sin ponerle mucha atención al grupo. En su época la canción me había aburrido.
-Artie-, le respondi luego, tras la interrupción popera.
-El habla mas contigo que conmigo, parece.
-Me cae bien.
-Adóptalo.
-No seas tonta.
-Anda a acostarte con la mamá, mejor. Le haces bien., cada vez que te quedas con ella, al día siguiente es un ángel. Deberías venir más seguido papá.
-Julieta, soy tu padre. Trátame con más respeto.
-Ay, no seas paranoico papá. Te tengo confianza, por eso te trato así.
-Si me tienes confianza, dime donde has estado perdida desde el martes.
Me miró a los ojos y bajó la tele. Julieta siempre me cuenta todo y siempre me hace un show parecido antes de revelarme sus secretos.
-Ya, pero no le cuentas a nadie.
-Vale.
-Ni a la mamá.
-Ni a la mamá.
-Menos al Artie.
-Menos al Artie.
-Júralo.
-Lo juro.
-Júrame que no te vas a reir.
-Lo juro.
-Fui a un casting…
-Para qué…
-Ves que eres tonto papá, para que va a ser, para ser modelo.
Hubiera estado de más decirle que no sólo hay casting para modelos.
-¿Quieres ser modelo?
-Si. ¿Qué tiene de malo?
-Nada, solo que…
-Que, soy muy fea para ser modelo.
-No, no es eso.
-¿Entonces?
-Nada, que deberías haberle contado a la mamá.
-Mi mamá, como es, ni cagando me deja ir.
-Ha estado urgida, piensa que andas en cosas raras porque hablas en mapuche por teléfono.
-No es mapuche papá, es neomapungun, mi mamá no sabe nada. Además lo hacemos con la Katia por que es la única forma que nadie sepa en lo que andamos. Todo el mundo nos espía.
-Bueno, yo voy a hablar con la mamá.
-Me prometiste que no le ibas a decir nada.
-Si, pero tengo que tranquilizarla…
-Pero no le cuentes.
-Si, no le voy a contar.
-¿Te cuento?
-¿Qué?
-Me ha ido excelente. Me preseleccionaron, por eso no he podido ir al colegio. La Renata dice…
-¿Quién es la Renata?
-La fotógrafa, papá
-Vale.
-Me dijo que tenía cuerpo para catálogo de trajes de baño, qué…
-Antes de cualquier cosa-, la interrumpí-, tienes que hablar con tu madre.
-Ella no va a entender nada…
-Cómo sea…
-Ves que tu tampoco entiendes nada. Ya, tengo sueño, mejor sal de mi pieza por favor.
En el canal Disney estaban pasando la versión restaurada de Pinocho, a mi gusto la mejor película en monos animados de todos los tiempos. Julieta se quedó unos minutos en ella. Estaba justo en la escena climática, cuando la ballena monstruo abria sus fauces y se aprestaba a tragarse una bocanada de mar que llevaba en medio de su espuma a Pinocho y Pepe Grillo. La emoción seguía ahí, igual que antes, igual que siempre. Aunque uno supiera que en unas vueltas más de la cinta, el muñeco de madera se iba a encontrar con Gepetto, su padre creador flotando en una balsa de madera en el cavernoso y catedrálico estómago de la ballena. Que a pesar de lo horroroso de todo. La cuesta ya iba hacia abajo y pronto, hada azul mediante, todos los problemas del niño artificial se iban a solucionar. Una de las primeras veces que me fije en Miranda, fue cuando nos topamos en un ramo de análisis de mensajes secretos del cine en la Universidad. Un electivo para varias carreras, un profesor medio excéntrico y una sala fría, como solo lo eran las del Campus Oriente de la Católica. La primera película que trabajamos fue Pinocho, Miranda se sentaba en la parte delantera de la sala y cruzaba las piernas como sólo ella sabe hacerlo.
Pinocho no alcanzó a entrar a las abiertas mandíbulas del monstruo cuando Julieta cambió de canal, de regreso a otra señal de videomúsica.
-Deberías dejar Pinocho, hace bien-, le dije.
-Lata… -, y desde la habitación del fondo se escucho un grito con mi nombre. Un grito con sueño, con desgano por haber sido despertaba. Tras lo del nombre, vino la palabra teléfono.
-Te están llamando-, pronunció Julieta.
-Parece-. Le dije, le di un beso rápido en la frente, me levante del borde de la cama y salí de la habitación.
-Ciérrame la puerta-, me pidió mi hija. Lo hice y regresé al otro dormitorio de la casa.

Etiquetas:

viernes, junio 20, 2008

NAUTILUS

Etiquetas: ,

MUSE: VIDA EN MARTE


Texto publicado en la última Rolling Stone.

Muse, HAARP

Esto es verdad, aunque parezca ciencia ficción. Cydonia es una extensa llanura ubicada en el hemisferio sur del planeta Marte. A mediados de los 70, las sondas norteamericanas Viking 1 y 2, “amartizaron” en el lugar y realizaron fotografías topográficas de la zona. Entonces ocurrió un hecho extraordinario. Algunas de las imágenes mostraban lo que parecía ser pirámides, similares a las de Egipto, pero eso era sólo la punta del iceberg, junto a esos hipotéticos monumentos surgió una enorme construcción con un rostro ligeramente humano que miraba a las estrellas. La anomalía fue bautizada como La Esfinge de Cydonia, nombre con el cual alimentó libros, una película (Misión a Marte, de Brian de Palma) y la imaginación de miles de fanáticos que vieron en el misterioso rostro de piedra la prueba definitiva de que alguna vez hubo vida en Marte. Pero lo bueno dura poco y en 1999, la NASA entregó el informe oficial. La Esfinge de Cydonia no existía, eran sólo sombras que le jugaron una broma a las cámaras de las Viking 1 y 2. El sueño había terminado, para todos, excepto para Matthew Bellamy, voz, guitarra y compositor de Muse, banda inglesa formada en 1994.
Bellamy tomó la historia de la esfinge, imaginó una extraña historia de amor y dio forma a “Knights of Cydonia”, el mejor tema de Black Holes and Revelation, el apocalíptico último disco del trío. Nada raro para un músico que asegura que sus mayores influencias no son otros músicos, sino autores clásicos de ciencia ficción, como Isaac Asimov y Arthur C. Clarke. Y que en su fanatismo dogmático por las conspiraciones, dice tener pruebas de que desde 1947 estamos siendo gobernados en secreto por extraterrestres grises y cabezones, venidos del sistema Zeta Reticuli. Si se entiende lo anterior, se entiende el sonido de Muse. Y sobre todo porque el disco más reciente del conjunto fue bautizado HAARP, siglas de uno de los más extraños experimentos militares desarrollados por EE UU, durante la guerra fría.
HAARP es un álbum doble, CD/DVD, que recopila el mayor concierto de la gira Black Holes and Revelation, evento sucedido en el nuevo estadio de Wembley (construido en las ruinas del clásico) y que reunió a más de 70 mil fanáticos. Una hazaña que en el coliseo original sólo habían cumplido Rolling Stones, Queen y Genesis. Bajo la dirección escenográfica de Mark Fisher (U2, Pink Floyd, Jean Michel Jarre), Muse demuestra en este disco/DVD porque hoy es considerada la mejor banda en vivo y de paso adelanta el show que traerán a Latinoamérica en julio. El tour es el mismo, aunque acá los recintos cerrados impedirán que traigan el colosal stage compuesto de rayos laser, pantallas gigantes, muñecos y naves espaciales que montaron el 2007 en Wembley.
El CD/DVD larga con una extensa introducción tomada de la pieza de música clásica “Mars, Bringer of War” (era que no) de Gustave Holst, que inspira imágenes galácticas y marcianas en la enorme pantalla de fondo. Los acordes de Holst bajan y Bellany sube a escena para tocar en forma de solo de guitarra distorsionado, la partitura de Encuentros Cercanos del Tercer Tipo de John Williams. Tras repetir las clásicas cinco notas del filme de Spielberg, el resto de la banda sube al escenario, apoyados de un tecladista y el mundo simplemente se acaba. O mejor dicho, la nave despega. “Knights of Cydonia” es el primer corte escogido, continuado luego con “Hysteria”, “Supermasive Black Hole” y “Map of the Problematique”, serie de temas que más que canciones son como una cadencia de pequeñas historias fantásticas.
Como Radiohead, Tool y Flaming Lips, Muse es de esas bandas difíciles de encasillar en un estilo. Post rock o post todo, para un charquicán que suena a rock pesado, rock progresivo, rock operático y música espacial. Y claro, el trío la tenía complicada. Durante años fueron acusados de ser los gemelos desconocidos de Radiohead, cuando la música que interpretaban era más triste, abundaban los pianos y Bellany las veía difícil por poseer un timbre vocal casi idéntico al de Thom Yorke, pero a partir de Black Holes and Revelation las cosas empezaron a cambiar. Bellany se obsesionó con la distorción virtuosa en la guitarra, consiguiendo un estilo que mezcla los sonidos de Joe Satriani, con David Gilmour y Brian May, alquimia que lo puso en la mira como uno de los mejores nuevos guitarristas. Pero no sólo eso, también llevó a Muse hacia una moral más agresiva, plagada de riffs violentos, con inyecciones potentes de música electrónica y coros épicos y polifónicos a lo Queen. “Knights of Cydonia”, por ejemplo, perfectamente podría haber estado en New of the Worlds, el clásico disco de la banda de Freddie Mercury. Y la melcocha resultó, sumado a un look más juvenil, casi Emo. Los dogmaticos de la tristeza los abandonaron, pero ganaron una cantidad más que respetable de nuevos seguidores, mismos que hicieron de la gira del año pasado la más exitosa del 2007 después de la de los reuniones de Police y Genesis. ¿La mejor banda en vivo? A nivel de show, sonido y potencia, van seguros tras el cetro, pero como sucede en el rock, a estas primeras impresiones hay que darles tiempo. Y Muse gana en la primera lectura, ahora hay que dejarlos madurar.

BONUS

Close Encounter of the Third Kind, por MUSE



Etiquetas: , , ,

jueves, junio 19, 2008

DIALOGOS (15)


-Huevón, se acaba la KMASU
-¿Queeeee?
-O sea, la municipalidad de Ñuñoa no le va a renovar la patente por los reclamos de vecinos. Entre gritos, escádalos, noteros de farándula, ensaladas de tetas y futbolistas meando Irrarázabal la gente se canso, así que lo más probable es que KMSU no más.
-Chucha
-Pensé que te ibas a alegrar.
-Para nada, me gasté la última devolución de impuestos en mandar a hacer una mini bomba de combustión oxígeno, me la entregaban en septiembre. Cagué con mi plan.
-Cagó KMASU, que es distinto. Y hoy el país se ve con un poco de mejor gusto.
-Cagó KMASU.
-...
-...
-...
-...
-Adriana Barrientos está consternada, triste.
-¿Sabe consternarse, Adriana Barrientos? A veces, esa chica me sorprende.
-A mi a veces me provoca otra clase de sorpresas.
-En fin
-...
-...
-...
-Una vez me invitaron al vip de KAMASU, la misma tía Mane.
-Queeee...
-Eso, fue cuando hacía el Levantate y Anda en Radioactiva con Bianchi y Alaluf, hace como dos años. La gente de la radio era bien asidua a la KMASU y como estaba Bianchi éramos algo as´çi como "casi" famosos. La tía Mane nos invitaba todos los días, nos mandaba recados con la periodista que nos asistía. Nunca fui, pero no deja de ser freak. Tal vez podría haber ido y destruido al enemigo desde dentro. En fin.
-Si, en fin.
-...
-...
-...
-...
-Amén.
-Demos gracias al señor.

Etiquetas:

940 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



ENTAGLED, de y por Genesis

Etiquetas:

miércoles, junio 18, 2008

20 COMIC-MOVIES QUE NUNCA DEBIERAN HACERSE


Según este listado. Igual está freak.

Etiquetas: , ,

EL ETERNAUTA, LA PELICULA: YA HAY POSTER

Y recomendado en fanblog dedicado al filme en cuestión. Clíc aquí.

Etiquetas: , , ,

martes, junio 17, 2008

TRANSFORMERS, ¿YA ESTAN ENTRE NOSOTROS?

BLITZWING

AERIALBOTS

ASTROTRAIN

OPTIMUS PRIME

STARSCREAM

Más photoshopeo Transformers, en esta Transweb. El link fue a través de Transformers Argentina, adictivo blog donde entrevistaron al gran Rodrigo "Prowl" de la Paz.

Etiquetas: , , , , ,

A PROPOSITO DE LA MUERTE DEL GRAN STAN WINSTON, SU TOP 10 DE MEJORES CRIATURAS


  1. T-800 (Terminator)
  2. El "Perro" (The Thing)
  3. Reina Alien (Aliens)
  4. T.Rex (Jurassic Park)
  5. Predator (Predator)
  6. Secuencia "La Feria de la Carne" (I.A.)
  7. Iron Man Mark III (Iron Man)
  8. Velocirraptor (Jurassic Park)
  9. El gran pez (Big Fish)
  10. Monstruo (Leviathan)

BONUS
  1. Manimal (Manimal)

Etiquetas: , , ,

STAN WINSTON (1946-2008)

Etiquetas: ,

lunes, junio 16, 2008

941 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR



SHABBY DOLL, de Elvis Costello, por Elvis Costello y Fiona Apple

Etiquetas:

ALGO SUCEDE EN MEXICO

Interesante post en el blog de Paz Soldán, referido por el gran Mike "Last Citizen/Pugil" Wilson.

GRANDES HITS

Me traje de México Grandes Hits, volumen uno, una antología de nuevos narradores méxicanos (nacidos en los setenta) editada por Tryno Maldonado y publicada por Almadía. La comencé a leer en el avión de regreso a Madrid y la terminé en el aeropuerto de Amsterdam después de visitar la galería que el Rijksmuseum tiene allí mismo (¡vi ocho Van Goghs en un aeropuerto! ¿Se acuerdan de cuando los aeropuertos sólo servían para la llegada y el despegue de aviones? Al lado del museo también había un casino...)

En una muy lúcida introducción, Tryno -me encanta escribir este nombre- Maldonado sitúa a los escritores de esta nueva generación (algunos de los cuales ya son conocidos fuera de México: Nettel, Ortuño, Solares): son huérfanos y dispersos, lo cual no es nuevo en la narrativa latinoamericana del último cuarto de siglo (eso mismo se dijo de los autores chilenos de los noventa: El abordaje de los huérfanos, se titula el libro de Rodrigo Canovas, clave para entender a la generación de Fuguet y compañía); están desencantados y lo aceptan, "pero por dentro se mueren de angustia"; no se toman muy en serio, pero tampoco son rebeldes o contestatarios; de hecho, "han optado por resguardarse en las formas tradicionales"; aunque radicalizan la propuesta del Crack y México no es ni tema ni factor de discusión, se trata de lo que "promete ser una generación conservadora". Está bien que así sea, me digo: en literatura, no es necesario inventar la pólvora todos los días.

Si en la narrativa mexicana nueva no hay la renovación formal que experimenta hoy la española o la argentina, sí hay, en cambio, un ávido deseo de nuevos paisajes y temáticas. Aquí, los padres tutelares no son ni Rulfo ni Fuentes, sino Philip Dick, Ballard, William Gibson. De hecho, sorprende la presencia central de elementos de la ciencia ficción en muchos de estos relatos: "Next (mex) world", de Heriberto Yepez; "El planeta Clorálex", de Martín Solares; "BalSac versión 1.0", de Jorge Harmodio; "Bajo un cielo ajeno", de Bernardo Fernández. Todos estos cuentos son dignos de destacar, pero, para mí gusto, el de Fernández es un clásico instantáneo. La historia de unos inmigrantes oaxaqueños en Marte recuerda a un cuento de Cory Doctorow en la forma en que se muestra cómo, incluso en la colonización de otros planetas, aparecen las desigualdades, las relaciones asimétricas de fuerza: a Marte llegan primero los gringos, luego más europeos y asiáticos, al final "los habitantes del tercer mundo... a limpiar el mugrero de todos los demás y hacer las tareas que ni los robots aceptaban". El cuento funciona no sólo por la irónica crítica social, sino por el cúmulo de nostalgia que cargan estos inmigrantes. Parece que cuando lleguemos a Marte seguiremos siendo los mismos: gente que extraña mucho su hogar.

Hay otros cuentos muy buenos (Nettel, Raphael) y uno sobresaliente: "Ameising", de Alain-Paul Mallard. Mallard no sucumbe a la tentación de las nuevas influencias, y deja que su relato dialogue con Borges y con el Joyce de Borges. Una generación capaz de producir a un prosista como Mallard puede darse por tranquila; ya está más que justificada.

Etiquetas: , , ,

domingo, junio 15, 2008

COLIN CAMPBELL (5 PARTE)


00:00:12

COLIN CAMPBELL decía que su familia empezaba con el nacimiento de su abuelo Clive. Antes de esa fecha cero los Campbell de Edimburgo no pasaban de ser una más de las ramas genealógicas con ese nombre originadas en las tierras bajas de Escocia, tras el fin de la era salvaje, la de los clanes de los highlands del norte. En 1895, la llegada de Clive Campbell a este tercer planeta marcó la diferencia con el resto de los Campbell repartidos por Escocia, Europa y el mundo.
No conozco los detalles finos de la historia, pero sé que Clive Campbell vivió en Edimburgo hasta los 17 años, cuando se mudó hacia algún lugar en el sur de las islas británicas, no estoy seguro si a Portsmouth o Liverpool ha estudiar ingeniería naval, lo importante es que esta decisión lo llevó tiempo después a los astilleros de Vickers & Armstrong a trabajar como asistente de ingenieros. Recuerdo tan bien el nombre de la empresa, porque de todas las historias que Colin me contó sobre su familia, la del Acorazado Latorre es la que más me interesó. Quizás por la fascinación que de chico tuvieron los barcos en mi vida. Pasaba horas dibujándoselos a mi abuelo, mirando ilustraciones de los navíos más famosos de la historia, pensando en que mi futuro tal vez estaría ligado a la marina. Cosas de niños, nunca imaginé que mi futuro resultara tan alejado del mar y los barcos. La infantil obsesión naval fue otro punto que afianzó mi amistad con Colin. En su caso era una cuestión de familia. Su abuelo primero, su padre después estaban ligados al océano, a grandes vapores que atravesaban las olas moliendo con sus hélices la espuma del destino familiar. De hecho la decisión del abuelo Clive por trabajar con barcos se debía a una promesa que el viejo le hizo a su padre en el lecho de muerte de éste.
Colin Campbell era el segundo integrante de la familia con ese nombre. Lo bautizaron así en honor a su bisabuelo, un rico industrial de Edimburgo que hizo fortuna en el negocio del acero y el ferrocarril. Un hombre del cual podría decirse tenía todo en la vida para ser feliz. Familia, linda esposa y una gran casa en la edad de oro de la industrialización británica. Pero el primer Colin Campbell, el que entre otras cosas inauguró sin querer la tradición de bautizar a l los integrantes masculinos de la familia con un nombre cuya inicial coincidiera con la “C” del apellido (como las identidades secretas de superhéroes y supervillanos, según comentaba con frecuencia Colin), tenía un sueño roto. A los quince años cayó bajo las ruedas de un carruaje y perdió su pierna izquierda. Se lo reemplazaron por una prótesis de madera y terminó sanando antes de lo pensado. Pero con la perdida se esfumaron sus sueños marítimos. El Campbell original había soñado toda la vida con el mar, quería navegar, ingresar a la marina real, recorrer el mundo por los caminos del agua, hacer fortuna y terminar sus días teniendo su propio barco. Un clíper velero quizás o un gran vapor con ruedas de paletas como el “Great Eastern”. Nada de eso ocurró, así que apenas nació Clive, su primer hijo varón, empezó a idear planes dentro planes para educarlo en las ciencias navales. No alcanzó a concretar la segunda parte de su sueño. Poco después de que Clive cumpliera cinco años, el primer Colin Campbell fue alcanzado por la tuberculosis falleciendo en diciembre de 1900, en uno de los dormitorios de la gran mansión familiar emplazado en el pudiente barrio poniente de Edimburgo. Alcanzaría a dejar estipulado en su testamento el deseo de que su hijo varón concretara una carrera maritima, pidiendo que la familia apoyara en todo este destino paternal, obviando al muchacho de las obligaciones en la empresa de aceros y ferrocarriles. Y Clive cumplió con su deseo.
Vickers & Armstrong había conseguido prestigio y fama mundial gracias a sus avances en el diseño y construcción de buques militares. La empresa llevó la ciencia de los acorazados al máximo en la mejora del patentado y exitoso Dreadnought inglés, la clase de barco de guerra que marcó un antes y un después en la industria y la tecnología naval. Gracias al desarrollo en este tipo de blindado, los citados astilleros no sólo crecían en las exigencias de la marina real, sino tambien en las peticiones de armadas del resto del mundo. Como el contrato firmado con la marina chilena en 1911. Tras la mal llamada Guerra del Pacífico librada entre Chile, Peru y Bolivia a fines de la década de 1879, la armada nacuional había quedado suficientemente fortalecida como para ser la primera y más poderosa de la cuenca del pacífico. Esto despertó celos y reticencias entre las restantes fuerzas navales de la esfera latinoamericana, especialmente en los almirantazgos de Brasil y Argentina. Ante este panorama la fuerza naval chilena comisionó a Vickers & Armstrong para la construcción de dos Dreadnought mejorados, clase que pasaría a ser dominada Super-Dreadnought, los blindados Santiago y Valparaíso, que pronto iniciada su construcción pasarían a ser rebautizados como Almirante Cochrane y Almirante Latorre. Finalmente sólo este último entraría en servicio de la armada nacional, pero esa es otra historia.
En 1913 el joven aprendiz de ingeniero Clive Campbell, que llevaba poco menos de un año trabajando para Vickers & Armstrong le es encargado ser parte de los trabajos finales del Latorre, buque que junto a su gemelo, el Cochrane debían ser entregados a la marina chilena el año entrante. Pero muchas cosas pasaron en 1914, cosas que cambiaron el destino de estos buques, del joven ingeniero naval de Edimburgo y del mundo entero.
La Primera Guerra Mundial partió requisando los incompletos blindados chilenos al servicio de la marina real y reclutando a Clive Campbell a la guerra de las trincheras de Francia. Según Colin, en este escenario su abuelo habría conocido a un soldado británico llamado John Tolkien, que treinta años más tarde se haría famoso gracias a lo que acabaría convirtiéndose en el libro más popular del siglo XX. El más famoso de mis amigos asegurarpia en una borrocahera en un bar de mala muerte cerca del Campus Oriente de la Católica, que uno de los soldados fieles al rey Thedon de Rohan estaba basdado en su abuelo. Claro, nunca aclaró cual de todos los Rohirin era ni porque las fechas en que Clive Campbell y Tolkien estuvieron en la guerra de las trincheras francesas no coincidían en absoluto. A principios de 1915, la estilla de una granada alcanzaría a Clive en su ojo izquierdo, enviándolo de regreso a un hospital de su natal Edimburgo. En la misma fecha nacía en Viña del Mar, Anna Morris, su futura esposa, próxima abuela de mi amigo Colin.
En 1917 Clive Campbell retomó sus estidios de Ingeniería Naval en Glasgow, egresando con honores a fines de ese mismo año. En forma paralela fue aceptado como oficial de reserva de la Marina Real y primer ingeniero en Vickers & Armstrong, donde sus compañeros lo bautizaron Patch Campbell, por el parche que tras su regreso de la guerra usó hasta el día de su muerte, ochenta años después, sobre su ojo izquierdo. En 1918, junto con el fin de la Guerra, inicio sus trabajo como jefe de diseño y desarrollo del acorazado Cochrane. Ese mismo año el Latorre, bajo el nombre de HMS Canadá, retorno a los astilleros para ser reacondicionado con los requerimientos de la marina chilena. Sin embargo los ecos de la guerra cambiaron el escenario en el mundo entero y Chile empezó a negociar con Inglaterra la venta de uno de los dos acorazados, así el Cochrane pasó a formar parte de la marina real con el nombre de HMS Tagle, siendo convertido luego en uno de los primeros portaaviones.
En 1920, Clive “Patch” Campbell acompañó al personal del Almirante Gómez Carreño en el viaje inaugural del Latorre entre el puerto inglés de Porthmouth y Valparaíso. Fue enviado en forma conjunta por Vickers & Armstrong bajo el cargo de asesor técnico y la marina real en su rango de Primer Teniente como un gesto de buenas relaciones entre la oficialidad británica hacia su similar chilena. Clive y El Latorre conocerían Chile en Febrero de 1921, siendo nombrado el buque nave insignia de la armada nacional y el ingeniero escocés requerido por un año como consultor residente de Vickers & Armstrong en Valparaíso. Contactos de su madre y hermanas, lo llevarían con la familia Morris de Viña del Mar, con quienes aprendería español y viviría en su primera estadía en Chile.
En marzo de 1922, Clive Campbell regresó a Inglaterra, estableciendo su residencia en Plymouth donde fue ascendido a Ingeniero en Jefe de Vickers y Armstrong y promovido a Capitán de Reserva por la Marina Real por sus servicios prestados para su siMirandar Chilena. Ese mismo año en una fiesta familiar conocería a una joven escocesa con la cual se comprometería pocos meses después. Sin embargo esta relación jamás se consumaría y un par de meses antes de la fecha planeada para el matrimonio, Clive rompería con su primer novia para siempre.
Tras la muerte de su madre, en 1926, Clive asumiría por poco tiempo un puesto en el directorio de la empresa familiar en Edimburgo, pero no tardaría en ceder su puesto a los esposos de sus hermanas y otros socios del negocio siderúrgico de los Campbell, vendiendo luego su parte de la empresa, dinero con el cual se convertiría en accionista de Vickers & Armstrong además de retornar a su responsabilidad como jefe de ingenieros y arquitectos navales, teniendo entre sus primeras comisiones la del diseño del portaavioners HMS Ark Royal. En 1929, el Dreadnought Latorre retornó a astilleros ingleses para ser sometido a un programa de reacondicionamiento a cargo de Patch Campbell. Conoce el buque mejor que nadie y sabe, también mejor que nadie, de las necesidades de la armada del país más austral del mundo. Dos años después, Clive ofrece sus servicios como técnico permanente a la Marina Chilena, renunciando a Vickers & Armstrong y negociando con la Marina Real y su homólogo chileno un traslado interno, como forma de colaboración entre ambas instituciones. En 1931, el Latorre regresa a Chile llevando a Clive Campbell en un viaje que no tendría regresó al Reino Unido hasta muchos, demasiados, años después.
En su primer año de servicio conjunto para las marinas británicas y chilenas en Valparaíso, es promovido al rango extraordinario de oficial residente extranjero por esta última, siendo embarcado en el Latorre a cargo de la asesoría técnica del buque insignia nacional. Aprovechará de conocer a las restantes unidades de la armada, en las cuales entregaría sus útiles conocimientos. A fines del 32 se mudaría de la residencia de los Morris tras comprar y acondicionar una vieja casona en el casco viejo de Viña del Mar.
Tras dos años de servicio para la Armada nacional, Clive gestionaría su retiro de esta institucional naval así como de su homóloga chilena. A los 39 años de edad pasó a la reserva ambas marinas con el grado de Capitán de Corbeta. Colin no lo tenía muy claro pero en esas fechas fue cuando inicio su relacipon con quien sería su esposa, la joven Ana Morris de sólo 19 años. Supuestamente en 1934, el Capitán “Patch” Campbell se retiró del servicio militar, inicio la relación que lo llevaría al matrimonio un año después, obtuvo –sin demasiados trámites- la nacionalidad chilena y se asoció con Pacific Steam, una empresa portuaria y aduanera con capitales ingleses y norteamericanos, la cual pasaría a ser controlada en un cien por ciento por Clive en 1939, fecha en la cual pasó de Pacific Steam a Campbell e Hijos Vapores. Dos años antes, el 37, nacía en Valparaíso, Callum Campbell, padre de Colin y primogénito e hijo único del matrimonio entre Clive y Ana Morris.
En 1941, en Temuco, el matrimonio del Pastor Metodista, David Goye con Lilian Hassig, daba a luz a Isabel, su segunda hija, destinada a convertirse en madre del terrorista mas carismático de la historia nacional. Un año después, su futuro esposo, Callum Campbell ingreso al Colrgio MacKay de Viña, iniciando una educación que a los 15 años lo llevaría a la Escuela Naval y poco después a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile en Santiago, ocasionado esta salida de la carrera naval uno de los primeros quiebres en la relación de Clive “Patch” Campbell con su único hijo Callum.
En 1951, poco antes del ingreso de Callum a la Escuela Naval, el futuro padre de Colin acompañó al suyo en su primer viaje de regreso a Inglaterra y Escocia. Por un mes, Clive, su mujer y su hijo recorrieron Londres, Plymouth, Edimburgo y el norte de Escocia, reencontrándose los Campbell de los aceros de la capital escocesa después de casi cuarenta años. Fue durante esta visita cuando se gestionó la venta definitiva de la vieja empresa familiar a una cadena siderúrgica inglesa que el libre mercado terminaría transformando años después en un poderosa multinacional.
Después de titularse de abogado, Callum Campbell pasó un par de años en Chicago especializándose en derecho comercial e internacional. Conocimientos con los cuales regresó en 1967 a Valparaíso para hacerse cargo de la empresa familiar. A los 72 años, Clive “Patch” Campbell entregó la capitanía de su buque más querido a su hijo de 29 años, quien llevaría la empresa a otra era, una que acabaría quebrando el legado de Clive, acentuando las diferencias entre el padre y el abuelo de mi mejor amigo. Conflictos que empezaron un año después cuando Callum tomó la decisión de vender su parte en la propiedad de tres mercantes de bandera panameña poniendo fin al negocio portuario de Campbell e Hijos Vapores, para dedicarse en exclusiva a aduanas y exportaciones. La mudanza de las oficinas de Valparaíso a una moderna torre de Viña del Mar, ahora con el sinponimo de Aduanas en lugar de vapores, distancio para siempre a Callum de si padre, quien jamás le perdonaría haberse alejado del mar, primero con su salida de la armada y luego con el cambio de la empresa familiar por la cual sudo tantos años.
El mismo mes en que asumió la gerencia de los negocios de su familia, Callum Campbell fue presentado por un amigo con Isabel Goye, estudiante de arquitectura de 26 años, con la cual contraería matrimonio en julio de 1969, el sábado siguiente a la llegada del hombre, en la 1° Iglesia Metodista de Temuco. Un año después, en noviembre de 1970, nació en la clínica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Colin Campbell, quién cumpliría con creces el propósito, que me confiaría para su cumpleaños número veinticinco, de convertirse en protagonista absoluto de una historia más grande que la de su propia y peculiar familia.

Etiquetas:

viernes, junio 13, 2008

SUPERCUMPLEAÑOS FELIZ


La columna de hoy en el Wiken apareció harto más corta que la original. Avisos comerciales y otras cuestiones por el estilo, suele pasar y es doloroso tanto para autores como para editores. Acá va la versión completa, aunque como siempre se agradecen sus comentarios en los blogs mercuriales, en especial de la fauna ñoña, ya que así logramos abrir más puertas a este tipo de temas en los grandes medios.

Supercumpleaños feliz

Si hace 70 años un par de adolescentes no hubiesen inventado a un personaje vestido de azul con una “S” en el pecho, el estreno fuerte de esta semana: Hulk, jamás habría ocurrido. Si hace 20 años, un veterano “animador” japonés no hubiese llevado al cine Akira, es probable que buena parte del cine comercial actual no existiría, tampoco El Diario de Eva.

El 1 de junio de 1938 la historia de la cultura pop recibió un pelotazo del cual aún no se ha recuperado, en las páginas de Action Comics nacía Superman. Y con el hombre de acero surgió no sólo un nuevo concepto narrativo: el comicbook (antes existían las tiras de historietas), sino también una nueva fauna épica: los superhéroes. 70 años después estos personajes no son sólo se han convertido en el lado más rentable de la industria de la historieta, también financian al cine, inspirando las películas más taquilleras y de rebote han sabido ganarse a la atención crítica, como ha ocurrido con Watchmen, la seminal novela gráfica de Alan Moore o la relectura de Batman que Frank Millar hizo en El Regreso del Señor de la Noche. Y quien opine lo contrario, es que en definitivamente no ha entendido nada de cómo se mueve la industria y la cultura del entretenimiento. Desde Lost a Mala Conducta, el pop hace rato que es puro cómic, puro Superman.
Es probable que sin Superman, el estreno fuerte de esta semana (Hulk: El Hombre Increíble) nunca habría sido filmado. Tampoco la pasada Iron Man o la próxima de Batman. Y es más, es probable que sin Superman no tendrían razón los miles de sitios web como Dark Horizon, AICN o los locales Nerdorama o Daily Planet que viven en la red por y para las novedades del cine freak, mismo que se nutre día a día de estos personajes de colores. Es cosa de sumar, de los 10 proyectos fílmicos y televisivos más anticipados, 8 tienen que ver con la industria del cómic. Y aún más, es probable que sin Superman este columnista ni siquiera estaría escribiendo en esta revista, Buena parte de mi cultura cinematográfica, televisiva e incluso literaria se la debo al kriptoniano y a sus descendientes. Perdonen lo personal, pero a veces vale.
El encantó de los superhéroes no radica en querer ser como ellos, como sucede con otros personajes masivos, sino en un culto derechamente religioso. En un mundo que se mueve a una velocidad demasiado alta, ellos se han convertido en una suerte de ángeles de la guardia pop, que nos cuidan de los demonios y del mal con sus capas y antifaces. Ok, no es tan así, pero si hay algo superior en que creer, yo apuesto por el último hijo de Kripton. Ya lo dijo Homero Simpson, “si estás allá arriba, ayúdame Superman”. O la novela gráfica Kingdom Come, el apocalipsis según el pintor Alex Ross, donde la segunda venida no s precisamente de Jesús, sino la de un tipo musculoso vestido con pijama azul y calzoncillos rojos.
Pero si Superman cambió el sentido de la cultura pop, Akira cambió el modo en que se ha hecho el cine de acción en los últimos 20 años. Punto nodal temático y estético, la obra seminal de Katsuhiro Otomo puso en 1988 al cyberpunk como tema y cacheteó a occidente con un golpe de animé y manga que a terminado convertido en un fenómeno social. Sin Akira es claro que una idea como Matrix jamás habría sido aprobada o siquiera ideada. Sin Akira, Dragonball Z no habría desembarcado en occidente desatando la segunda oleada del animé (la primera fue en los 60 y 70) de la cual hoy no sólo se nutren tres cuartos de la programación de Cartoon Network sino buena parte de la nueva generación de animadores gringos. No es gratis que la reciente encarnación animada de Star Wars, titulada Guerras Clónicas sea sospechosamente japonesa. O que términos como Pokemon y Digimon se hayan convertido en sinónimo de nuevas tribus urbanas. El mundo futurista de Akira ya anticipaba la división tribal de la juventud, es cosa de ver El Diario de Eva para comprobarlo. Perdón, pero si eso no es buena ciencia ficción, ni idea que pueda serlo. A veces 20 años son nada, 70 tampoco.

Etiquetas: , , ,