FORTEGAVERSO: IRON MAN... TRAILERLOGIA

viernes, marzo 07, 2008

IRON MAN... TRAILERLOGIA


Publicado hoy en el Wiken. Puedes comentar acá, o en los blog de El Mercurio. Esta es una versión extendida de la columna aparecida en el diario. Tiene unos 1000 caracteres más.

TRAILERLOGIA

Hace semana y media estaba tirado guata al sol en La Serena, prometiéndome (y prometiéndole a mi mujer) no conectarme a internet durante las vacaciones. Pero la red fue más fuerte y aprovechando la excusa de imprimir los pasajes de regreso a Santiago, me escapé a un cibercafé perdido en un rincón coquimbano. En una de las listas de correo me avisaban que en Youtube ya estaba disponible el trailer definitivo de Iron Man, el mismo que según Paramount había paralizado internet la madrugada del miércoles 27 de febrero. Y recalco lo de supuestamente, porque con lo de la banda ancha, la competencia de velocidades de los distintos operadores y la calidad de los actuales procesadores hace harto rato que una sinopsis, por muy esperada, no colapsa la triple doblevé.
Y ahí estaba. Perdido en la capital de la cuarta región, con los ojos cuadrados ante dos minutos y medio de explosiones y secuencias calcadas de las viñetas sesenteras de Stan Lee y Jack Kirby, gentilezas todas de la flamante superproducción protagonizada por Robert Downey Jr. Y aunque me llevé un merecido reto marital, debo decir que la experiencia valió la pena. Me compré cada segundo del “preview” de Iron Man, el más esperado de febrero luego del de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal que tras debutar en la página oficial de Lucasfilm el pasado día de los enamorados, a las pocas horas fue “copy-pasteado” en el eterno, democrático e infinitamente más cómodo You Tube. Y si la sinopsis de Iron Man me hizo querer correr tras una figura de acción, lo del Dr. Jones me trasladó de regreso a los 12 años, con una emoción que no sentía desde… noviembre del 98, con el primer medio minuto de vistazo a Episodio I: La Amenaza Fantasma.
Soy adicto a las sinopsis, o cultor de la trailerlogía si se prefiere. Lo he sido desde que tengo memoria, cuando se llamaban (o eran conocidos como) sólo sinopsis y no pasaban de ser el relleno publicitario antes del "filme principal". Claro, con el advenimiento de Quicktime primero y Youtube después, se ha perdido el efecto ritual y novedoso de la pantalla grande, pero se ha ganado una inmediatez exquisita que más que prever la calidad del filme anunciado ha terminado convirtiéndose en un género por derecho propio. Si aceptamos aquello de que gracias al marketing, el promocionar bien un producto equivale a una manifestación artística, los trailer cinematográficos son (y con harta ventaja) los mejores exponentes de esta especie. Correcto, existen para vendernos algo y en definitiva para meternos el dedo en la boca, pero vaya que también nos emocionan. Y eso es algo que no puede decirse de un spot televisivo.
El arte de las sinopsis es un fenómeno derechamente pop, vinculado a los blockbuster del año. Por sobre la masa cinéfila dogmática apuntan a un público más de fandom. Más de Comicon de San Diego que de Festival de Cannes. Por lo mismo es tan obvio que hayan encontrado su nicho perfecto en internet. Hoy los adelantos pueblan Youtube, páginas oficiales, se mandan por correo electrónico, se convierten en “eventos web” y justifican la vida de sitios como Ain It Cool News, Dark Horizons o los locales Desenfocados, Nerdorama y Salón del Mal, que duplican sus visitas el día en que debuta un nuevo trailer, sucedió el año pasado con Transformers, este con Indy 4 y de seguro se repetirá el 2009 con Watchmen y El Hobbit.
Aunque la trivia apunta a los trailer de El Día de la Independencia y Episodio 1 como los primeros que se convirtieron en fenómenos de masa por si mismos, fue Peter Jackson y su ojeada a El Señor de los Anillos, a fines de 1999, el hecho que marcó un punto cero y cambió para siempre la historia de los adelantos. Jackson no llevó su “preview” al cine o a la televisión, sino que lo subió a la web. Y una red en pañales colapsó. Había que poner al PC en lista de espera para ver apenas 10 segundos de una marcha de Orcos en Mordor. Fue el punto de partida a una carrera que desde entonces no ha parado y no va a parar, una en la cual participan con igual ventaja tanto Jerry Bruckheimer como Woody Allen. Es que el trailer en la era electrónica es básicamente el comercial del juguete de moda. Un minifilme capaz de convertir el bodrio más evidente en un objeto de deseo a la altura de un auto de lujo. Sólo volvamos a pensar en Iron Man. Lo más probable es que la película no sea ni la mitad de bueno que los pocos segundos que nos han mostrado los cuatro trailer (uno para cine, tres para la red), pero vaya que uno siente que se acaba el mundo cuando termina de ver el último de estos. Al menos yo lo sentí así, sensación que de seguro se me repetirá el próximo jueves cuando en mi gmail me avisen que el YouTube de El Increíble Hulk esta ok para el doble clíc.

Etiquetas: , ,

2 Comentarios:

A la/s 1:35 a. m., Blogger Donovan dijo...

Tienes razón Pancho: los avances (trailers, o como se les quiera nombrar) a veces son mejores que el mismo filme que nos venden.

Ahora que mencionas la era de Quicktime, recuerdo cuando una revista traía como bonus un CD-ROM con avances, y por ahí llegó a mis manos el de Spider-Man antes de que a Sam Reimi le temblara la mano post 9/11 y borrara todo indicio de las Torres Gemelas. Me encantaba esa escena tan arácnida de pescar un helicóptero en medio de una telaraña tejida en las otroras torres del WTC.

Y ya que mencionaste las precuelas de star Wars, cuando vi uno de los teaser trailers del Episodio II (paréntesis: tienes que hacer un poll del peor título de los filmes de ciencia ficción; el ataque de los clones está para botarse de risa; pero en fin, retomo el tema) y eschuché el tema climático de la ejecución de Luke y Cía. en las dunas de Tatooine, aderezando algunas escenas del mentado EII, no pude evitar que se me erizaran los pelos de la nuca.

Y me vienen a la mente otros avances pretensiosos, que dejaron muy mal parao el filme correspondiente, pero así son los comerciales, aceptémoslo: puras promesas...

 
A la/s 6:29 p. m., Blogger Willy dijo...

jajajajaja...es lo mismo que yo me he preguntado hace rato ¿por qué de un tiempo a esta parte, son mejores los trailers que las películas? Hay que reconocer que los gringos son maestros en esto de compactar un film y que uno sea capaz de asesinar por verlo. Yo los colecciono, y me he vuelto un adicto a www.apple.com/trailers. Trato de entrar una vez a la semana, y siempre hay algo notable. De hecho, trato de mantener la costumbre de no llegar muy encima de la hora de inicio de una película en el cine, para ver en grande una par de trailers.

Qué gran apunte haces además, al mencionar los del Episodio I. Notables trailers!

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal