FORTEGAVERSO: 40 AÑOS DEL ALUNIZAJE: N1 LA MISION QUE CASI LLEVO A LOS RUSOS A LA LUNA

jueves, julio 16, 2009

40 AÑOS DEL ALUNIZAJE: N1 LA MISION QUE CASI LLEVO A LOS RUSOS A LA LUNA


La URSS se convirtió en la primera nación del mundo en poner un satélite en órbita, el Sputnik 1 en 1957. Cuatro años después lanzaría el primer hombre al espacio, Yuri Gagarin. Como resultado, ese mismo año el presidente estadounidense John Kennedy propuso una misión a la Luna para superar a los soviéticos en la incipiente carrera espacial, surgiendo así el programa Apollo. Los soviéticos, que hasta entonces habían tomado la iniciativa en el espacio, no respondieron de forma clara a este desafío, por un lado porque no estaban seguros de que el gobierno de los Estados Unidos lo llevase a cabo, y por otro, por la rivalidad existente entre las diversas oficinas de diseño (OKB) que competían por los distintos proyectos. Los proyectos asignados a estas oficinas de diseño dependían en buena medida de las relaciones de sus jefes con los líderes políticos y militares soviéticos del momento. Debido en gran parte a esta red de intereses contrapuestos, la respuesta inicial soviética fue confusa y tardía.

Contra todo pronóstico, el primer programa lunar aprobado no fue asignado a la oficina de Koroliov, artífice de los grandes éxitos del programa espacial soviético, sino a la de Vladimir Chelomei, gracias a los contactos que éste mantenía con Jruschov. Aunque las autoridades soviéticas no aprobaron una misión de aterrizaje tipo Apollo, permitieron a Chelomei el desarrollo de un plan más modesto que consistía en rodear la Luna en una trayectoria de retorno libre. Para ello Chelomei debía diseñar la nave LK-1 y el cohete UR-500 (posteriormente conocido como Protón). Se trataba de un plan mucho más modesto que el de la NASA, pero a cambio podía ser llevado a cabo de forma más rápida y barata. Si el programa Apollo llegaba a fructificar, las autoridades propusieron a Koroliov que estudiase el desarrollo del N-1. En principio debía tener una capacidad de carga de unas 75 toneladas en órbita baja, para poder lanzar estaciones espaciales que compitiesen con el programa de estación espacial militar estadounidense MOL.

El desarrollo del N-1 se enfrentaba a numerosos problemas. El principal tenía que ver con los motores: Koroliov prefería el uso de combustibles criogénicos, debido a su mayor rendimiento. Por el contrario, el principal diseñador de motores de cohete soviético Valentin Glushko prefería combustibles hipergólicos, con menos rendimiento y de carácter peligroso, pero que podían ser almacenados durante tiempo indefinido y además requerían motores más sencillos. Glushko prefería además este tipo de combustibles con vistas al diseño de misiles balísticos, ya que en este caso eran preferibles. El desencuentro entre ambos hombres impidió que Koroliov se aprovechase de la amplia experiencia de la oficina de Glushko. Como resultado, Koroliov se vio obligado a encargar el diseño de los motores a la oficina de Nikolái Kuznetsov, únicamente con experiencia en motores a reacción para la aviación.

Debido a este inconveniente, así como a los pocos fondos de los que disponía, el N-1 tenía en su primera etapa nada más y nada menos que 30 motores NK-15, frente a los cinco F-1 que tenía el Saturno V, añadiendo complejidad y costes al programa.

En 1962, cuando se comprobó que el programa Apollo seguía adelante y recibía grandes fondos, las autoridades soviéticas aún no habían decidido que oficina u oficinas se encargarían de cada proyecto. Todavía entonces las autoridades tomaron en consideración el proyecto de cohete gigante R-56 de Mijaíl Yangel como posible alternativa al N-1, aunque acabaría siendo desestimado.

No sería hasta 1964, con tres años de retraso respecto a los estadounidenses, cuando las autoridades soviéticas aprobaron los fondos necesarios para el desarrollo de los programas lunares. Incluso entonces se decidió continuar el desarrollo de dos programas paralelos:

* Sobrevuelo de la Luna: otorgado a la oficina de Vladimir Chelomei, que incluía el desarrollo de la nave LK-1 y el cohete Protón.

* Programa de aterrizaje lunar: otorgado a la oficina de Koroliov, incluía el desarrollo del cohete N-1, la nave Soyuz (ya en desarrollo) y el módulo lunar L-3. Este programa fue denominado N1/L3.

En 1964 Jruschov es destituido y Chelomei pierde su principal apoyo político. Como consecuencia, el programa de sobrevuelo lunar pasa a ser controlado por Koroliov, quien sustituye la proyectada nave LK-1 por una versión de la Soyuz.

En 1966 fallece Koroliov, que será sustituido como líder de la OKB-1 (entonces llamada TsKBEM), por Vasily Mishin. La pérdida del carismático Ingeniero Jefe hace peligrar la supervivencia del programa N1/L3, ya que Chelomei contraataca y propone su programa UR-700 como alternativa al N-1. El cohete UR-700 debía ser capaz de lanzar más de 100 toneladas en órbita baja, mientras que el N-1 debe ser rediseñado para poder lanzar 95 toneladas, el mínimo necesario para una misión lunar.

Debido a los retrasos y a la falta de fondos, el primer lanzamiento del N-1 no tiene lugar hasta el 21 de febrero de 1969. El vehículo, denominado N1 3L, es lanzado desde Baikonur y 68,7 segundos después los 30 motores de la primera etapa son apagados debido a un incendio, con la consiguiente pérdida del cohete.

Tras este fracaso, las autoridades soviéticas saben que es prácticamente imposible ganar a los estadounidenses en la carrera espacial, especialmente después de la exitosa misión del Apollo 8 alrededor de la Luna en 1968.

Lanzamientos

El 3 de julio de 1969 se produce el segundo intento de lanzamiento, N1 5L, a sólo 13 días del despegue del Apollo 11. En esta ocasión el vehículo vuelve a experimentar problemas con los motores de la primera etapa y cae sobre la rampa de lanzamiento, destruyéndola por completo.

Tras la misión del Apolo 11 las autoridades se plantean cancelar el programa lunar N1/L3, pero deciden seguir con el desarrollo del N-1 por si puede ser usado en otras misiones.

El 26 de junio de 1971 el cohete N1 6L, con importantes mejoras, es lanzado con éxito, pero 50,2 segundos después se pierde el control del vehículo y debe ser destruido desde tierra.

El 23 de noviembre de 1972 tiene lugar el último lanzamiento del N-1 (N1 7L). 106,9 segundos tras el despegue, a sólo siete segundos de la separación de la primera etapa, el cohete se desintegra, y con él, el futuro del programa N-1.

Tras la conquista de la Luna por los astronautas estadounidenses, el interés de los gobernantes soviéticos por pisar el satélite decreció, cerrándose el gran programa N1/L3 oficialmente el 2 de mayo de 1974, tras el cese del jefe de ingenieros Mishin, al que sustituyó Valentín Glushko, el cual optó por cancelar dicho programa y comenzar de nuevo el diseño y construcción de un nuevo lanzador, el cohete gigante Energía.

La URSS nunca reconoció oficialmente la existencia del programa N1/L3.

Etiquetas: ,

5 Comentarios:

A la/s 11:03 p.m., Blogger Pablaktus dijo...

Muchisimas gracias por el articulo. Didactico y de grsn interes para los fans de la astronautica.

 
A la/s 10:17 a.m., Anonymous Carlos Nicolini dijo...

Buen artículo, pero... ¿Ya había aparecido antes en este blog, o en alguna revista publicada en Chile? No sé por qué, pero tengo la sensación de haber leído sobre esto antes, en un artículo igual o parecido.

 
A la/s 10:23 a.m., Blogger F. Ortega dijo...

las dos cosas, es republicacion actualizada de algo ya aparecido en el blog. Y el articulo no es mio, es recopilacion de un par de articulos encontrados en la web

 
A la/s 12:36 a.m., Anonymous Guasso Pillo dijo...

En resumidas cuentas..los camaradas querian pero no pudieron..que manera de tramitarse entre ellos ufff.
Pero leyendo de cohetes no "cuetes" rebobine mis cintas del recuerdo y aparecieron 3 cosas que quizas no tengan mucha relación entre si pero con un tonto vaso de vodka y una rusa de nombre Irina Katerina al lado..podria ser..
1) Se acuerdan de los satelites que nuestro Chilito intento enviar al espacio.." ahora si..no..a ver..ahora si..no..mañana..ahora si..chuta parece que..no...si..no..ahora..no..si..."
2) Se me vino una pelicula de 007, donde el papel de James Bond lo protagoniza Roger Moore, la accion transcurre en el espacio es una "estación espacial" ( a no si va a ser submarina) incluye transbordadores, rayos laser y los efectos mas malos que he visto en mi vida.
3)Se han dado cuenta que los diseños e los rusos siempre son como toscos..ya sea en tanques, autos, helicopteros...será asi o es cosa mia...

 
A la/s 8:25 p.m., Blogger guayec dijo...

Bah, los nazis llegaron a la luna mucho antes: http://www.ironsky.net/

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal