FORTEGAVERSO: KONG RECORTADO

lunes, abril 16, 2007

KONG RECORTADO


Esto quedó fuera de un articulo sobre King Kong que publiqué -con seudónimo- en la VIVE del mes pasado. Lo subo en honor a mi reciente visita a la gran manzana

UN GORILA LLAMADO KONG


Mientras otros monstruos como Drácula o Frankenstein llegaron al cine desde una fuente literaria, Kong es un hijo legítimo del séptimo arte, que nació como película, siendo luego adaptado al formato literario en una serie de novelas editadas en formato pulp o de bolsillo, muchas de las cuales aparecieron sin la autorización de Merien C.Cooper, creador y director del filme del 33, por lo mismo sólo dos de estos libros se consideran canónicos: King Kong, La Novela de Edgar Wallace y King Kong de Marien C. Cooper, de Joe DeVito, ambas publicados bastante tiempo después del estreno de la película. La última de estas tiene además una secuela. Kong: Rey de la Isla de la Calavera, en la que se narra que ocurrió después de los incidentes contados en el filme. Los derechos de esta historia fueron comprados por Universal con la intensión de que el propio Jackson la filme en un par de años, sin embargo esto se limita a meros rumores de la industria.

Pero la importancia de King Kong, el monstruo, la octava maravilla del mundo, va mucho más allá de su nacimiento, como primogénito del séptimo arte y se encarama a la importancia que su figura, como ícono, ha tenido dentro de la historia de la cultura pop. Se sostiene que mucho del encanto que despierta el edificio Empire State no radica en su altura, sino en su protagonismo en la secuencia final del filme del 33, que lo convirtió en símbolo de la monstruosidad de Nueva York enfrentada a una monstruosidad de la naturaleza. Se dice que la gente sube al mirador de este rascacielos, ubicado en el piso 82 del mismo, no por que desde allí se logre una vista privilegiada –a pocas cuadras la terraza del Rockefeller Center se eleva a similar altura y sus instalaciones son más cómodas- sino para estar cerca del gran hijo adoptivo de Nueva York. En el 2004, la revista The NewYorker realizó una encuesta donde los neoyorquinos votaron por su vecino de ficción favorito. Adivinen quien ganó. Con un 30% de los votos, el gran gorila de la Isla de la Calavera se impuso sobre Spider-Man y otros símbolos ficticios de la gran manzana.

King Kong fue clave en el surgimiento del cine de monstruos. Los japoneses Godzilla, Mothra y otros engendros del llamado cine “kaiju” surgieron como respuestas a la idea de una criatura de dimensiones extraordinarias enfrentada a la civilización. Toda película que hayamos vista, a partir de Kong, en la que un monstruo pisotea una metrópolis no es más que una cita a la gran creación de Merien C. Cooper. George Lucas, creador de La Guerra de las Galaxias, lo dijo en 1977, para el estreno de su epopeya galáctica: King Kong era la obra de fantasía más importante del siglo XX, la que había demostrado todo lo que el cine podría lograr. Y sus palabras no dejan de ser ciertas, el estreno de Kong el 33 no sólo significó un hito en logros técnicos, sino un tremendo y necesario escapismo a la cruda realidad de la época, estancada por la gran depresión de los años 30, hecho histórico que Peter Jackson rescata con eficiencia en la primera parte de su película y con especial pericia en la secuencia musical de los créditos.

Aparte de Peter Jackson, cineastas como James Cameron, el ya nombrado George Lucas y Steven Spielberg le prenden velas a estas obra cinematográfica, repitiéndola en su lista de filmes fundamentales. Spielberg le dio forma a la isla de Jurassic Park, inspirado en la Isla de la Calavera de Kong. Su T-Rex trata de rascarse la cabeza con sus garras frontales, del mismo modo que el T-Rex del 33 lo hacía antes de enfrentarse al gran gorila, secuencia que Ray Harryhausen, padre de los efectos especiales modernos, también cito en El Valle de Gwangi, clásico de monstruos de 1964. Spielberg también recreó la idea de un gigante buscando sobrevivir en una gran metrópolis, tras el escape de un dinosaurio en San Diego, en los minutos finales de la segunda parte de Jurassic Park, El Mundo Perdido.

Pero mucho del legado de King Kong a la historia del cine va por un detalle más concreto que su importancia como ícono y radica en el uso de los efectos especiales. La película del 33 fue la primera superproducción que usó en forma masiva la técnica de la filmación cuadro a cuadro o stop-motion, firmada acá por el maestro Willis O’Brien, guía del gran Ray Harryhausen y de otros especialistas en efectos especiales que nos enseñaron que la magia del cine era mucho más que un simple concepto. King Kong fue el primer blockbuster repleto de trucos visuales, el primer capítulo de una historia que se extiende hasta próximos estrenos como Transformers y Spider-Man 3.


Filmografía oficial de King Kong

  • King Kong (1933): La película original.
  • El Hijo de Kong (1933): Secuela oficial. Una expedición regresa a la Isla de la Calavera y descubren al hijo de Kong, un gorila albino.
  • King Kong vs Godzilla (1962): Filme japonés que enfrenta al gorila gigante contra el clásico dinosaurio radiactivo. Hay dos versiones. En la estrenada en Japón gana Godzilla, en la otra King Kong.
  • King Kong (1976): Primer remake del filme del 33, con muchos elementos distintos y una poderosa carga sexual. Éxito de taquilla pero fracaso crítico. Estaba ambientada en los 70s y el enfrentamiento final fue trasladado del Empire State a las “flamantes” y recien inauguradas -en la época- Torres Gemelas, donde Kong era abatido por helicópteros de la marina.
  • King Kong Vive (1986): Secuela del mismo equipo de la versión del 76. Tras una operación cardiaca, Kong era revivido y llevado a un hábitat más seguro, donde encontraba a una hembra de su especie.
  • El Poderoso Kong (1994): Versión en dibujos animados de la historia original, se suavizó la violencia y el drama, adecuándolo al público infantil.
  • King Kong (2005): Segundo remake, mucho más fiel que el del 76 y realizado con tecnología de punta por el cineasta Peter Jackson. Éxito de crítica y taquilla. A fines del 2006 se editó un DVD con una versión extendida del filme.

El legado de Kong

No son los únicos, pero esta es una lista de la descendencia más destacada de Kong.

  • Joe Young (1949): De Mighty Joe Young, una especie de “autocopia” realizada por el mismo equipo que dio vida a Kong el 33. Otra vez un gorila gigante se enamora de la rubia de turno. Tuvo un remake el 98 que pasó sin pena ni gloria.
  • Rhedosaurio (1953): De La Bestia de las Profundidades. Un gigantesco dinosaurio era despertado en el Ártico y llegaba a Nueva York donde al igual que Kong, dejaba la grande. El monstruo fue obra del gran Ray Harryhausen.
  • Godzilla/Gojira (1954): De Ishiro Honda. El primero de la larga tradición de monstruos japoneses. Un dinosaurio mutante revivido por las explosiones nucleares que ha protagonizado una decena de películas, en todas destruye Tokio, en algunas es bueno, en otras malo. El remake gringo del 98 es penoso.
  • La Garra Gigante (1957): También conocida por su nombre francés de “La Carcagna”. Un ave prehistórica gigante que come aviones y destruye ciudades. Destruye el Empire State, casi como vengando la muerte de Kong.
  • Gwangi (1969): De El Valle de Gwangi. Un grupo de vaqueros descubren un valle perdido en el desierto de Nuevo México y capturan un Tiranosaurio para ganar dinero en el circo. El saurio escapa y es encerrado en una catedral en construcción. Una maravilla con efectos especiales de Ray Harryhausen.
  • Tiburón (1975): En rigor no es un monstruo de características fantásticas, más allá de su tamaño, pero recuperó la idea de la bestia que enfrenta a la civilización.
  • Q (1982): Esta rareza de Larry Cohen es exquisita. Q es Quetzalcoatl, la serpiente voladora de los aztecas que anida en el edificio Chrysler de Nueva York y se dedica a almorzar neoyorquinos. Muy sangrienta y con David Caradine como un policía que guía a sus colegas en la casería de la bestia.


Etiquetas: ,

4 Comentarios:

A la/s 4:47 p. m., Anonymous Doña Ortega dijo...

Claro
Haces desaparecer a tu pobre esposa y las lindas fotos de la luna de miel y prefieres poner un mono gigante en cambio
Me enojé!
V

 
A la/s 5:30 p. m., Blogger last citizen dijo...

hola pancho, welcome back. no se si entraste a la empire state, pero si lo hiciste, espero que hayas visto la maqueta que esta en el lobby; es una miniatura del mismo empire state con kong afferrado a la aguja de la cima (que se supone que se iba a utilizar para acoplar zepelines)-el modelo de kong y el edificio estan en una caja de vidrio cerca de los ascensores. verlo me fascinó porque me pareció un perfecto artefacto pop, parte de la cuasi-historia hiperreal de esos lados. kong esta tan intertextualizado con la identidad historica de n.y. que verlo ahi, exhibido con tanta reverencia le otorgó a la bestia una autenticidad incuestionable. no se, algo asi como ir a tokyo y encontrarse con un monumento a gojira en la version japonesa de la plaza de armas.
saludos

 
A la/s 6:21 p. m., Blogger F. Ortega dijo...

hey Last Citizen. Cuando fui la primera vez vi la maqueta, pero entonces estaba sin KOng. Esta vez, las colas y el frío eran tan grandes, que preferimos saltarnos lo del Empire

 
A la/s 9:24 p. m., Blogger jose francisco dijo...

buenisimo el articulo de vive!
me lo devore y me pregunte
quien sera este fan simio de nombre desconocido?
hasta sonaba distinto a ti ajajajaj
saludos pancho de vuelta,a ver si los veo en su cuna de casados, que segun tu señora, ya se tomo :O

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal