FORTEGAVERSO: DIALOGOS (13)

viernes, mayo 23, 2008

DIALOGOS (13)


-Te estuve llamando toda la tarde, ¿dónde te metiste?
-Fui a ver Indiana 4
-Pensé que habías ido a la función de prensa
-No pude, así que aproveche la tarde del viernes para verla como cualquier mortal.
-Yo la vi anoche.
-¿Y?
-Me cargo. Aburrida, lenta, con cero mística... qué es esa huevada de los marcianos, peruanos como mexicanos, Shia LeBouf, o como se escriba, es insoportable. Que huevada más ridícula y lo peor lejos, esa escena a lo Tarzán, con los monos...
-En rigor es un homenaje al Libro de la Selva, de Kipling, el libro favorito de Spielberg.
-No sé, me cargó. Esperaba que esta película me salvara la vida y me dejo con la sensación de que Lucas y Spielberg me habían metido el dedo en la boca por dos horas.
-Ese es tu problema, mientras sigas entrando al cine esperando que te salven la vida estás perdido. Indy tiene que salvar al mundo, no a ti.
-O sea a ti te gustó
-Harto. Más que El Templo y Cruzada, inmediatamente abajo de Cazadores.
-Estas huevón, Ortega. Indy 4, que tiene un título horrendo, es un compromiso comercial, ajeno a la mística del personaje.
-La mística del personaje siempre ha sido comercial, no me vengas con tonteras. Tampoco con ese argumento de que los peruanos hablan como mexicanos. Indy es escapismo, entretención para las masas, un cuento pulp en códigos contemporáneos. Pedirle profundidad es pedirle a La Guerra de las Galaxias que respete las leyes de la física en el espacio.
-En serio te gustó tanto.
-Me entretuvo como cabro chico y con eso me di pagado, pero además la película es una muy buena historia sobre hacerse viejo y querer seguir jugando. Me mató ese Indiana veterano, más cansado, más debilucho. Y que Karen Allen, la mina de la historia, no tuviera nada de mina, sino que fuera una señora madura que quiere una segunda oportunidad con el amor de su vida. Eso, con perdón, pero es pura emoción. A Indiana no hay que entenderlo ni interpretarlo, hay que disfrutarlo, comprárselo y aceptar las reglas de su mundo. Con eso claro, da lo mismo que la historia fuera floja (que no lo es) o que Cuzco aparezca como la capital de Perú. Indiana como Bond habitan un mundo paralelo al nuestro, uno donde todos podemos ser héroes. Y eso siempre va a ser más valiosio que buscarle segundas lecturas o el que me quiere decir el director.
-Ok, pero la huevada marciana es nadsa que ver
-Por qué nada que ver. Indiana siempre ha trabajado con los grandes mitos de la conspiranoia. Los Nazis, el Arca de la Alianza, el Santo Grial... La astroarqueología la tenía pendiente, es cosa de leer a Von Daniken.
-Estas loco.
-No, sólo me gustó Indy 4 porque la vi como lo que es, una pelicula de entretención para las masas...
-¿Vas a verla de nuevo?
-Por supuesto, tengo corazón de fan

Etiquetas:

6 Comentarios:

A la/s 11:55 p. m., Blogger Donovan dijo...

antes de ver Indy 4, sólo pude ver La Última Cruzada en el cine. Hay que ser un verdadero amargado para no disfrutar de esta serie, digo, la tirada de Spielberg-Lucas siempre fue hacer relatos serie B.

Tengo que decir que me encantaron un par de escenas en específico: Indy viendo el hongo nuclear y cuando observa el despegue del platillo volador (con un estilo muy vintage). De antología!

Indy no debe tomarse muy en serio, aun cuando siempre ha rosado temas complicados: el santo grial, el arca de la alianza, relaciones extraterrestres con el mundo antiguo, etc.; veamos por ejemplo las franquicias de The Mummy y National Treasure, recurren al recurso de la maldición, o de plano, se vuelve el tema más rebuscado que pareciera que ni el Amo del Calabozo, Yoda y el Oráculo de Matrix juntos pueden resolverlo en un brain storm con canabis de por medio.

Recuerdo que después de havre visto "Cazadores..." en un horroroso video Beta, me quedé con la impresión de que Jones era de goma, y yo quería ser igual...

 
A la/s 11:29 a. m., Blogger F. Ortega dijo...

gran frase final
eres parte de la religión

 
A la/s 10:11 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Eso de los "ooparts" puede que sea una cosa de charlatanes, pero no por eso deja de ser una cosa muy, muy, loca...

The Spam!man

 
A la/s 10:51 a. m., Blogger Papelucho dijo...

como cuando iba al cine solo para ver la segunda sinopsis de "iron man", con solo ver cómo se unía el final de "cazadores" con el inicio de "el reino" me dieron ganas de retirarme satisfecho de la sala.

 
A la/s 12:01 a. m., Blogger kyo1969cl dijo...

Yo creo que la serie pierde en exceso al cambiar de Pauwels y Bergier (El retorno de los brujos, 1959) a Von Däniken (Recuerdos del futuro, 1970) -tanto como pierde el realismo fantástico con el mismo paso. Los Nazis tenían mística y eran enemigos de Indy en un nivel harto más esotérico que estos rusos desabridos. Otra cosa que no me compro es que la acción se sitúe en el 1957, año del lanzamiento del Sputnik y del inicio de la paranoia educacional-científica norteamericana (Why Johnny Can't Read, Flesch 1955, popularizado luego del desastre del proyecto Vanguard y del éxito espacial soviético). Spielberg-Lucas nos quieren hacer creer que eran los rusos los que estaban más locos en cuanto a los avances científicos, lo que, a todas luces, en especial en 1957 NO es cierto.

Un abrazo,

Ricardo Martínez

 
A la/s 2:25 p. m., Blogger Mauro dijo...

Desde chico he sido fanático de Indiana Jones, y esperé demasiado tiempo por esta película.
Acabo de verla y la verdad es que no me defraudó, pero unicamente porque no esperaba mucho ella. La historia la encontré muy débil y encontré algo forzados a los personajes (a veces se me hacía que Harrison Ford "actuaba" como Indiana Jones, mientras que en la trilogía original él "era" Indiana Jones...).
Sin embargo hay momentos memorables en la película: las alusiones a la trilogía anterior (el arca en el inicio de la película, las fotos de su papá y de Marcus); como decías, la mina que ya no es tan mina; la edad de Indiana Jones (el hijo le decía Abuelo...) y el mejor, cuando el hijo toma el sombrero y se lo va a poner e Indiana se lo quita (como diciéndole "´no te subai por el chorro").

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal