FORTEGAVERSO: UN PROYECTO... TAL VEZ

lunes, octubre 13, 2008

UN PROYECTO... TAL VEZ


LO QUE MERODEA EN LA LLUVIA
Basado en “El que merodea en la lluvia” de Hugo Correa y “Santa Graciela” de Francisco Ortega

NEGRO
Sobre un fondo negro se imprime el siguiente párrafo:

“Cierto que las andanzas de ese bicho parecen indicar la existencia de algo preconcebido. Pero de ahí a que sea verdad... ¿Qué es el Merodeador, al fin y al cabo? Cuando más una criatura monstruosa, generada por circuntancias fortuitas... ”
El texto desaparece, luego se imprime:

Hugo Correa

Nuevamente nos vamos a negro. Ahora se imprime el crédito principal de la historia:

LO QUE MERODEA EN LA LLUVIA
Una película de...

Desaparece el crédito y principal y volvemos a negro. El negro se funde con una noche oscura, sin estrellas. Ruido de viento, de tormenta a punto de estallar.
CUT TO:

EXT. NOCHE. CAMPO - FUERA DE LA CASA TAUCHECK
Es una noche de invierno, hay viento, pero no llueve. La escena es rural. Hay muchos árboles, que se agitan con el viento. Escuchamos ladridos de perros. Tambien, pero más bajo, el llanto de un niño pequeño, de unos 3 años, aproximadamente.

De fondo vemos la Casona Taucheck, una gran casa de madera, vieja pero imponente. Típica mansión patronal de un campo del sur de Chile.

Se imprime:
1971. CERCA DE CONCEPCION, CHILE
Aparece en primer plano una mujer adulta, de unos cuarenta años. Se viene contra nosotros como una loca. Tiene rasgos mapuches, pero viste como obrera campesina. Grita y agita los brazos, desesperada. Su rostro revela horror ante la situación que está ocurriendo.

MUJER
Mi hijo, devuélvame a mi hijo, patrón
La mujer se ve enajenada. Corre desesperada y con las manos en alto. Se aproxima hasta un hombre rubio y alto que camina, DON GERMAN TAUCHECK, dueño del fundo, descendiente de colonos alemanes, patrón de todos los allí presentes. El hombre es de obvios rasgos arios y tiene unos 50 o 55 años. Muy vigorozo y fuerte para su edad. Viste como ranchero gringo, a lo texano, con un sombrero de vaquero y chaqueta gruesa.

La mujer cae de rodillas junto a las piernas de DON GERMAN y se aferra a él, evitando que TAUCHECK continue avanzando.

MUJER
Mi hijo....
Descubrimos que TAUCHECK lleva en brazos a un niño de 3 años, chico y moreno, de razgos similares a los de la MUJER, su madre. El pequeño viste solo una especie de camisón de dormir. Llora y patalea. Es obvio que se lo han llevado a la fuerza. Que TAUCHECK lo ha raptado o algo así.
NIÑO (LLORANDO)
Mamá.... Mamá....

MUJER
Por favor, patroncito.
Pero el patrón no le hace caso. Voltea y le indica a JUAN, su capataz, un enorme sujeto también de rasgos mapuches, que se haga cargo de la situación. JUAN mide casi dos metros, viste una chaqueta negra y grande, usa el pelo largo y atado y jamás pronuncia palabra. Es el hombre de los trabajos sucios del patrón, casi una bestia. JUAN lleva una escopeta agarrada en su mano derecha.

TAUCHECK
Controla a tu mujer, Juan
Sin abrir la boca, JUAN obedece. Se agacha y coge a la mujer, apartándola del patrón. JUAN y la MUJER son esposos. Padres del niño que lleva TAUCHECK.

MUJER
Es tu hijo, también
Primer plano de JUAN, lo vemos hacer un gesto con la cabeza. Descubrimos que tras ellos hay otros hombres. Son inquilinos, también trabajan para TAUCHECK. Algunos llevan escopetas, linternas y antorchas. Otros intentan controlar a perros furiosos. JUAN es el jefe de los hombres.

Un par de estos inquilinos se acercan y obedecen a JUAN, tomando a la mujer y quitándola a la fuerza de la acción. Ella sigue chillando.

MUJER
Malditos sean los dos, malditos...
Y escupe. El escupo le da a JUAN en la cara. JUAN se limpia con una mano y después le da la espalda.
El viento mueve los árboles. El niño grita.

NIÑO
Mamaaaaaaaa

JUAN camina hasta TAUCHECK y quita el seguro de su arma. Suena:
“Clack”
TAUCHECK habla sin mirarlo.

TAUCHECK
Tranquilo Juan, tu hijo va a estar bien. Y no te preocupes por tu yegua, ya se le va a pasar el enojo. Así son las mujeres, les das un buen revolcón y se olvidan de todo, hasta de los hijos.

Voltea hacia él.

TAUCHECK
Ahora no perdamos más tiempo, que tus pelaos nos cuiden la retaguardia.

TAUCHECK enciende su linterna. El Niño llora, trantando de escapar de su raptor.
CUT TO:

EXT. NOCHE. CAMPO - BOSQUE
TAUCHECK y JUAN avanzan bajo una alameda de árboles. TAUCHECK continúa llevando al niño, que grita, patalea y llora. Tras unos segundos de caminata llegan hasta un claro donde se aprecia la débil luz de una lámpara de carburo.
CUT TO:

EXT. NOCHE. CAMPO - TRAMPA
En el claro del bosque, junto a un poste del cual cuelga la linterna de carburo, que se mece con el viento, vemos una rudimentaria trampa. Es del tipo jaula, diseñada y construida para atrapar leones o fieras grandes.

TAUCHECK y JUAN se aproximan. El niño llora estirando los brazos hacia su padre, desesperado.

NIÑO
Papa...papito...

TAUCHECK habla con JUAN y le pasa al niño

TAUCHECK
Toma, quítale la ropa y amárralo. Atalo con fuerza que tu pendejo es un gato. Y dile que se comporte como un hombre, que deje de chillar como marica...

JUAN toma al niño y lo quita el camison para dormir, dejandolo desnudo. El pequeño busca en su padre una protección que no existe. Chilla de miedo.

NIÑO
Papáaaa, papito.

TAUCHECK
Apurate, ya es hora, debe estar por venir

El NIÑO trata de agarrarse de los brazos de su papá. JUAN lo aparta con fuerza, como si el pequeño no existiera. Después se acerca a la trampa y lo mete en el interior de la jaula donde lo amarra con fuerza del brazo derecho. El niño se resiste y grita, es obvio que le duele y que esta muerto de miedo. Es obvio también que el chiquillo es el cebo de la trampa.

NIÑO
Papaaaa

TAUCHECK
La luz, Juan, no te olvides de la luz...

JUAN toma la lámpara de carburo y la apaga.

Lo último que vemos es al niño, desnudo, amarrado dentro de la trampa, como un cordero tratando de escapar. Luego todo se va a oscuras, mientras escuchamos al pequeño gritar.

NIÑO
Papáaaaaaa

CUT TO:

EXT. NOCHE. CAMPO - BAJO LOS ARBOLES
Está oscuro, TAUCHECK y JUAN miran, vemos sus caras en primer plano. No vemos lo que ocurre, pero esto se revela en las expresiones de los dos hombres. Y en los sonidos.

Se escucha un ruido extraño, como si algo se arrastrara, algo similar a una serpiente grande, una boa o pitón. Pero también se oyen pasos, pies o patas que pisan el pasto y quiebran ramas. Todo al mismo tiempo. Los pasos y el reptar. Es algo vivo, algo grande, pero difícil de identificar.
El niño llora y grita.

Las caras de TAUCHECK y JUAN pasan de la atención al miedo y al horror.
Todo es ruido. De algo que se mueve y del niño que grita más fuerte que nunca.
Entonces se escucha
“Clang”
Maderas que suenan, cuerdas, metales y un grito inhumano, bestial que lo quiebra todo, mandando toda la acción nuevamente a negro.

Etiquetas: ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal