FORTEGAVERSO

miércoles, julio 27, 2005

EL SALON DE LA JUSTICIA

Creo que los superhéroes constituyen por lejos la mitología popular más autóctona del siglo XX. Claro, esto no es sólo mío. Más que “Star Trek” o “Star Wars”, el universo de vigilantes de colores han formado parte activa de nuestra cultura por casi 65 años y hoy por hoy, gracias al éxito del escalaparedes de Marvel, está más vigentes que nunca.

Este artículo fue publicado en la revista "CÁPSULA", creada por la gran Paloma Soto de Chile. Un medio especializado en cómics y ci-fi, con corta e injusta vida. Esto apareció en el número 2 de esa publicación, fechada en Julio del 2002

Superhéroes: los 10 mandamientos


  1. Un poco de trivia, la palabra Superhéroe fue uno de los primeros tratos amistosos entre Marvel y DC. Cuando ambos pulpos del “pulp”, valga la redundancia, por inexacta que sea, vieron en su horizonte aparecer nuevas editoriales con panteones de vigilantes enmascarados, decidieron inscribir la palabra, de modo que sólo en sus títulos pudiera usarse. Esta es la razón de porque en títulos de Image y otras empresas jamás se han mencionado a sus personajes con la palabra superhéroe. Cosas del cómic.
    En fin, este especial de “Cápsula” esta dedicado a nuestros queridos vigilantes de colores. Oportunista, si, lo confesamos, nos colgamos de la moda arácnida, pero la dura, nos encantan, tanto como nos mató Tobey Maguire como Peter Parker/Spider-Man y Kirsten Dunst en esa “inolvidable” escena de la t-shirt mojada. En fin… y siguiendo con el oportunismo, después de un brainstorming con la señorita Paloma Soto (AKA, The Boss) decidimos que lo mejor que podíamos hacer en la sección comics de este número era una guía con las 10 historias de superhéroes básicas para entender el género como la constitución de una mitología autóctona y contemporánea.



    1. Watchmen (Alan Moore y Dave Gibbons/DC Comics): El santo grial del género y piedra angular de todo lo que se puede decir sobre comic gringo de los ochenta. Más que una historieta, una novela dibujada y una narración al nivel de autores como Don DeLillo o Thomas Pynchon. Watchmen es un antes y un después, por lejos el mejor cómic de todos los tiempos. Moore y Gibbons construyeron la crónica de la historia alternativa de unos Estados Unidos en los que los Superhéroes fueron una realidad y a partir de esa premisa se atrevieron a examinar de qué forma estos seres, de haber sido reales, hubieran cambiado las cosas. Sencillamente una obra maestra, con innumerables lecturas y sorpresas en cada repasada. Secreto, léanla al revés, empezando del 12 hasta el 1, se darán cuenta de una rara sincronía… lo dice el prólogo, faltan 12 minutos para el fin del mundo… muy cierto.
    2. El Regreso del Señor de la Noche (Frank Miller/DC Comics): Un trabajo brillante en amor a un personaje y a un arte. Miller agarra a Batman, lo saca de contexto y nos traslada al futuro de su historia, cuando a una década de su ultima aparición decide ponerse la capa nuevamente. En una ambiente similar a La Naranja Mecánica, este Batman alcohólico y viejo se alza como la cabeza de una rebelión terrorista contra el fascista gobierno de Estados Unidos y su principal arma estratégica. Superman. Un clásico absoluto, lástima que el propio Miller lo echara a perder con la innecesaria e interrumpida segunda parte (El Señor de la Noche Contraataca) que esta siendo publicada por estos días. Lo siento por los Millerianos, pero yo prefiero quedarme con el original y pensar que DK2 es n mal chiste.
    3. Batman: Año Uno (Frank Miller y David Mazzuchelli/DC Comics): El origen de Batman narrado en clave de novela negra, con la voz en off y el protagonismo absoluto del teniente James Gordon, un recién llegado a la Policia de Ciudad Gótica que en los próximos años llegará a ser Comisionado del Departamento y aliado del misterioso Batman. Lo mejor de este cómic es la casi ausencia de Batman, en favor de la presencia de un petulante Bruce Wayne que busca la forma de vengar la muerte de sus padres. Tampoco hay villanos bizarros y si mucha mafia, gangster, corrupción policial y problemas maritales. Muy en el tono de la película Los Angeles al Desnudo, un cómic que pide a gritos una adaptación cinematográfica, con mucha oscuridad, ambiente y sin capas, antifaces ni “batgadgets” multicolores.
    4. Daredevil: Born Again (Frank Miller y David Mazzuchelli/DC Comics): la misma dupla anterior se da cita en uno de los superhéroes más interesantes pero menos conocidos masivamente de Marvel, Daredevil, el vigilante ciego, el alter ego del abogado neoyorquino Matt Murdock. Miller hace uso de toda su obsesión católica en este cómic, construyendo su narración como un brillante remake de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Daredevil experimenta en carne propia sus peores demonios, es destruido por el Kingpin, su archienemigo por antonomasia, pierde lo que más ama y luego resucita en si mismo, no como un mesías, sino como lo que siempre ha sido: un hombre llamado Matt Murdock
    5. Superman: ¿Qué le sucedió al hombre del mañana? (Alan Moore, George Perez y Curt Swan/DC Comics) Antes de que John Byrne escribiera de cero la historia de “Superman”, DC encargó a Moore la tarea de escribir al última historia del llamado Superman de la era pre-crisis, una especie de muerte del hombre de acero, diez años antes de esa olvidable maniobra comercial de mediados de los noventa. ¿Qué sucedió con el Hombre del Mañana? Es algo así como la versión luminosa de El Señor de la Noche Milleriano, una historia contada desde un futuro cercano que narra lo que ocurrió la última vez que Superman fue visto en la tierra. Quien cuenta la historia es Lois Lane, testigo presencial de los hechos y protagonista de una historia en que los principales enemigos del hombre de acero descubren los secretos del último hijo de Kripton y los usan para acabar con él. Ingenua pero majestuosa, tal vez el mejor requien súperheroico de la historia.
    6. La Edad de Oro (James Robinson y Paul Smith/Dc Comics): Presentado como un Elseworld, esta miniserie de cuatro números reconstruye la historia de los héroes de la década de los 40, cuando tras el fin de la Segunda Guerra Mundial se enfrentan a un mundo que ya parece no necesitarlos. Robinson tuvo la brillante idea de no usar a los personajes mas conocidos de esta etapa, como los miembros de la JSA, sino centrarse en esos segundones que a nadie parecían interesarles. Un contexto histórico que encaja perfecto en la ficción, mucha política e historias personales. Alusiones a drogas, conspiraciones y problemas sociales, todo mezclado en un cómic MAYUSCULO de y sobre superhéroes. Brillante de principio a fin. Comparable a Watchmen desde muchas lecturas, una miniserie absolutamente imprescindible.
    7. Astro City (Kurt Busiek, Alex Ross y Brent Anderson /Homage-Wildstorm): Kurt Busiek es por lejos el tipo que mas amor le tiene a los superhéroes. Sabe de ellos, le encantan y los escribe como un dios. Y como tal quiso homenajear al género con esta historia acerca de una gran ciudad norteamericana sobre poblada por héroes multicolores. En Astro City no hay personajes conocidos, pero todos citan a algún ícono. El Samaritano es Superman, de la misma forma que Confesor y Altar Boy son Batman y Robin, Victoria Alada es la Mujer Maravilla y la Primera Familia los Cuatro Fantásticos. Astro City es una antologia-homenaje a las grandes historias en la que los súper poderosos son vistos a través de los ojos de la gente de la calle. Notable es la historia del Samaritano y sus deseos de volar aunque puede hacerlo, o la saga del Confesor o la impactante historia de amor del Astro City 1/2. Alguien dijo por ahí que esta serie era algo así como un libro de cuentos, una visión Carveriana de los superhéroes, pues quien lo haya dicho, toda la razón.
    8. Rising Stars (J.Michael Straczynski y varios dibujantes/ Top Cow-Joe´s Comics) Hace dos décadas un meteoro chocó contra la Tierra en las cercanía de un pequeño pueblo del centro de Estados Unidos y su energía irradio a 200 niños que estaban en gestación en ese momento. Dos décadas más tarde hay superhéroes y supervillanos en el país, todos provenientes de un mismo lugar, todos con un pasado en común, tal vez fueron amigos o tal vez ni siquiera se dirigieron la palabra. Pero se conocen y como tal, saben cada secreto del resto. Tras renovar la ciencia-ficción televisiva con la brillante Babylon-5, Straczynski debutó a lo grande en el mundo del cómic con esta obra de 24 números, construida y contada como una gran novela coral, deudora más de la narrativa de Faulkner o Fitzgerald que de Stan Lee. Tal vez el gran cómic intimista de superhéroes. Una obra brillante.
    9. La Liga de Extraordinarios Caballeros (Alan Moore y Kevin O´Neill /American Best Comics-DC Comics): La desconcertante historia del primer equipo de superhéroes del mundo, un team conformado por personajes de novelas de fines del siglo XIX. Moore construye su aventura en un Londres ucrónico, deudor de la mejor estética steampunk, lleno de máquinas de anacrónica tecnología y diseños bizarrísimos. El Capitán Nemo (de las novelas de Julio Verne), el Dr. Jeckyl (del libro de Stevenson), el Hombre Invisible (de H.G. Wells), Mina Murray (de Drácula de Stoker) y el Dr. Quatermain (de Las Minas del Rey Salomon) son reunidos por el servicio secreto inglés para investigar el robo de la Cavorita (de H.G.Wells), un mineral radioactivo y su posible uso ofensivo contra Londres. Una miniserie de 6 números que es una delicia de principio a fin, consíguela ya. Ojo, que el 2003 viene la película. Sean Connery ya firmó para el rol de Quatermain y ese bombón italiano llamado Mónica Belluci también dio el ok para el papel de Mina.
    10. Amazing Spider-Man: Coming Home (J.Michael Straczynski y John Romita Jr/ Marvel Comics): ¿Qué hace este título en un lugar donde quizá debió estar Marvels? ¿O The Killing Joke? ¿O X-Men: La Saga de Fénix Oscura? Ok, Spider-Man está de moda, pero por último habría sido más acertado haberle dado el top 10 a La muerte de Gwen Stacy o a La última cacería de Kraven, tal vez las mejores miniseries dedicadas al amistoso arácnido. Pero filo, si la idea es apostar por un nuevo clásico yo apuesto por este. Straczynsky agarra a Peter Parker y lo mete en una historia donde el protagonista es su vida y sus poderes (la de Parker, se entiende). De alguna rara forma Coming Home es una especie de “Spider Knight Returns” pero más hogareña, con menos ultra violencia y más rollos internos y sicológicos. Coming Home es por mucho, la mejor miniserie dentro de una colección regular publicada en el último tiempo. Sin tanta amalgama de villanos bizarros y con mucho minimalismo narrativo, Peter Parker jamás había sido tan humano, tan real. Un tipo de 30 años, recién separado, que vive con su tía May y ha dejado definitivamente la fotografía para dedicarse a enseñar Química en su viejo high school… todo con un cierre realmente brillante y un par de preguntas rondando en el aire: ¿Qué fue primero, la araña o los poderes? ¿Y si hubiera otros como yo?



Etiquetas:

1 Comentarios:

A la/s 3:46 p. m., Blogger Calamardo dijo...

mmmm, eso es lo agradable de discutir contigo. Muchas veces no pensamos lo mismo y ahora entiendo pq hace un tiempo preguntaste por los top 10 de comic.
claramente era sobre comics y te respondí con algunos mangas, jejeje.

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal