FORTEGAVERSO: TRABAJO POR ENCARGO

viernes, agosto 22, 2008

TRABAJO POR ENCARGO


"¿Puedes escribir de Madonna, pero desde la perspectiva de la cultura pop?", me preguntaron el viernes pasado, cuando ya tenía listo 3 mil caracteres acerca de como el cómic en el cine se ha convertido en el nuevo western . Y que como tal, le quedaba poca vida. Pero será, uno es obrero del periodismo. Un trabajo por encargo no es nada cuando me están pagando por escribir de lo que quiera. Y armé una historia más bien extraña la que finalmente la encontraron "un poco mucho", así que me pidieron una segunda versión, que es la que finalmente fue publicada y pueden comentar en los blogs de El Mercurio (agradeceré que lo hagan). En exclusiva,m la inédita versión uncut.

LA REINA DEL POP (O RELIGION MADONNA)


Manuel tiene 21 años, vive en Traiguén (9ª Región) y se confiesa gay, aunque en su casa creen que es sólo una moda pasajera. El muchacho respira por y para Madonna, la idolatra desde niño, cuando por primera vez vio un video suyo en MTV, porque aunque parezca raro, en Traiguén (como casi en todo el sur), gentileza de las cableoperadoras piratas, hubo MTV antes que en Santiago. Manuel ha gastado sus cortos años estudiado cada movimiento y moda impuesta por la señora Ciccone de Ritchie, así empezó a imitarla, primero en el baño de su casa, luego en fiestas de amigos, finalmente en eventos especiales en su pueblo y otros de la novena región. Y le ha ido bien, ha ganado sus lucas, no demasiadas, pero si las suficientes como para seguir financiando su improvisada carrera de “reina del pop”.
Es curiosa la relación de Madonna con Chile. En un país donde son contados los fenómenos de cultura pop primer mundista que realmente hincan su diente en la masa, la interprete de “Vogue” ha conseguido un hito, que en esta lectura, sólo se compara con La Guerra de las Galaxias. Lo de Madonna no es fanatismo sino fe, religión, estilo de vida, imitación, etc. Lo de Madonna no es por su música, sino por su símbolo. Y constatarlo no es difícil, cosa de ir cualquier sábado a una de las tantas fiestas que en su honor se celebran. Hace un par de años acompañé a mi mujer a una de éstas en la Blondie y la imagen fue de documental. Centenas de muchachos y muchachas, entre 18 y 40 años, disfrazados de la cantante, reproduciendo con fidelidad aterradora los movimientos de la alguna vez novia de Dick Tracy, proyectados en una pantalla gigante. Un ritual que antes sólo había visto el día en que, para este mismo diario, me tocó reportear el estreno del Episodio I junto al fan club chileno de adoradores de George Lucas. El nerdismo no sólo tiene espinillas y anteojos, a veces su moral se pinta de rosa.
Desde que el video de “Like a Virgen” fue mostrado por primera vez en Magnetoscopio Musical y el Pollo Fuentes anunció el concurso “yo soy Madonna” en Éxito, mucha agua ha corrido en el noviazgo Chile/Madonna. Cambios de imagen, películas malas, otras un poco mejores, fotos eróticas, un cameo conceptual gentileza de Tarantino y finalmente la construcción icónica de una Marilyn Monroe del siglo XXI que superó la maldición de su inspiradora y se encaramó a los 50 años, aparentemente sin ninguna arruga. Ok, Guy Ritchie no será Arthur Millar, pero alguna gracia tiene.
Hoy viernes, Manuel de Traiguén está emocionado, mañana sábado partirá a Temuco a presentarse en una fiesta dedicada al cumpleaños de su soberana, una fiesta idéntica a las que se han realizado prácticamente todos los sábados de agosto en discoteques de Arica a Punta Arenas. Pero sobre todo Manuel esta hinchado porque es probable que en diciembre pueda conocer a su adorada. Y aunque no tiene a nadie en Santiago, ya está de acuerdo con unos amigos para sobrevivir en alguno de los “carretes capitalinos” que de seguro se harán tras el recital. Por el precio de la entrada no se preocupa, para eso están los avances de efectivo en las tarjetas de las grandes tiendas. “Aguantan hasta 32 meses”, dice seguro, y aunque no pueda pagar y pase el resto de su vida en las listas de Dicom estará feliz. ¿Y si Madonna no viene? Madonna va a venir, asegura, tiene que hacerlo: por todos y sobre todo por él.
Y claro, la historia de Manuel es imaginaria, pero acaso no todas lo son. Madonna por lo contrario, es muy real. Y ahí sigue, armando un mundo entero en torno suyo, construyendo catedrales rosadas de puro pop.

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

A la/s 1:05 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Felicidades pot la nota, aunqur haya sido por encaargo, ha hecho que la lea y la disfrute, y no soy fan de Madonna!

ps: la pinta se la saco a Dale Bossio, de Missing Persons...

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal