FORTEGAVERSO

lunes, noviembre 14, 2005

EN NOMBRE DE MIGNOLA SEGUN DEL TORO

Hellboy de Guillermo del Toro es una de las películas-cómic que mas me han gustado. Tiene fallas, no pocas, pero el conjunto final es una gran muestra de homenaje y pasión hacia el comics. Esta es la crítica que hace poco más de un año, hice al filme en las páginas del Wiken.

Publicada originalmente el viernes 3 de sept del 2004 en Wiken de El Mercurio.


Hellboy: desde el infierno con amor


A diferencia de otras películas en su misma línea ("Spider-Man", "X-Men"), "Hellboy" no se basa en una historieta masiva: su fuente es eso que los gringos llaman cómic de autor. Creado por el escritor y dibujante Mike Mignola (responsable de los góticos diseños para "Drácula" de Coppola), "Hellboy" es un compendio de todas las obsesiones de un narrador amante de lo oscuro. Desde esta perspectiva, el personaje concentra homenajes y citas a los horrores cósmicos de Lovecraft, las conspiraciones gubernamentales a lo "Expedientes Secretos X", el ocultismo nazi, las logias de la Inglaterra victoriana y todo el universo de misterios religiosos que libros como "El Código da Vinci" han estrujado hasta lo indigno.
El mexicano Guillermo del Toro, responsable de la versión fílmica del personaje, entendió muy bien las obsesiones de Mignola y supo sintetizarlas en poco más de dos horas. "Hellboy" es una película que juguetea con muchos géneros, parte en aventura de matiné a lo "Indiana Jones", sigue con horror kitsh en la línea de los filmes de la casa Hammer en los 60 y termina en obvias pinceladas de cinta de superhéroes.
Como Tim Burton, en las dos primeras partes de "Batman", Del Toro optó por renegar del realismo. El director mexicano prefirió trasladar las formas y reglas de la historieta a metraje de cine con actores, con todo lo irreal e ilógico que ello arrastra. Los personajes de la película son así pura fantasía de movimientos dibujados y diálogos de dibujo animado. La gracia es que funciona: "Hellboy" está hecho por un equipo que sabe de lo que habla, que ha leído toneladas de cómics, que no teme al "no tomarse" en serio y que tiene muy claro que una película basada en una historieta debe verse como eso, un filme B con mucho presupuesto.
La cinta narra la historia de un demonio amante de los gatos al servicio de un departamento especial del FBI, encargado de investigar y solucionar cuanto evento paranormal sucede en el planeta. La historia empieza en 1944, poco antes del fin de la Segunda Guerra Mundial. Hitler está desesperado y para conseguir una victoria envía a sus agentes paranormales a despertar una entidad cósmica-diabólica capaz de arrasar con las fuerzas aliadas. Pero en medio del ritual, llegan los gringos y salvan el día: el problema es que algo alcanza a pasar a nuestra realidad y ese algo es un pequeño (y adorable) bebé demonio al que bautizan Hellboy. Años después, el personaje - ya adulto- (Ron Perlman) se ha convertido en el cínico agente estrella del más secreto de los servicios secretos, valga la redundancia. El argumento es así un continuo viaje entre infiernos de todo tipo, mitos urbanos y personajes ajenos a toda clase de normalidad.
Es la fauna amorfa de la cinta lo que más destaca en ella. Fuera del rojo demonio protagónico, muy bien logrados están Kroenen (Ladislav Benan), un zombie mecánico Nazi, la explosiva y sexy Liz Sherman (Selma Blair) - debilidad romántica del héroe- y Abe Sapiens (Doug Jones), un pez humanoide - u hombre pisciforme, depende como se le vea- , ser bizarro que resulta querible desde su primera aparición.
Visualmente un acierto, "Hellboy" es por mucho el filme de cómics más cómic visto en harto tiempo. Hay una propuesta concreta en su forma, la que no tiene nada que ver con dividir la pantalla como si fueran viñetas, sino con la visión artística y estética del equipo capitaneado por Del Toro. "Hellboy" perfectamente podría hojearse, parece pintada, es bonita de ver. El problema es que tanto se concentró el realizador en el "arte" de su filme que olvidó lo más importante: la historia. Por muy deslumbrante que sea "lo visual", al final es el cuento lo que queda. Y en ese plano, los tropiezos no sólo son hartos, sino peligrosamente aburridos.

2 Comentarios:

A la/s 1:12 p. m., Blogger Tanky dijo...

Caramba!, sufeando en la web me encontré con tu blogz. Ta re-weno.

Nunca ví Hellboy, pero después de leer el articulitsz, parto rauda.

Saludos al Checho. Dile que no sea ingrato y que se tire unas palabrillaz a mi correo.

Pau :)

 
A la/s 3:48 p. m., Blogger DonPepon dijo...

me kede dormido viendo hellboy
me acuerdo y me da sueño
es como el wolfenstein

http://games.activision.com/games/wolfenstein/

entretenido al principio y distorsionao hacia el final

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal