FORTEGAVERSO: LA FORMA DEL MONSTRUO

viernes, febrero 08, 2008

LA FORMA DEL MONSTRUO


Hoy volví al Wiken y a El Mercurio después de 2 años. Las columna se llama "Fuera de Foco" y la comparto/alterno con Alberto Fuguet. Es como volver a la casa, aunque tuve que dejar las columnas de literatura pop de Cultura, de La Tercera, por razones más o menos obvias. En fin, mi primera "nueva" columna fue de J.J.Abrams, la que por razones de avisos salió bastante más corta que la originalmente enviada. Pueden leerla y comentarla aquí, así me suman puntos. O si prefieren, acá esta la versión no editada y extendida de la misma. Good omens.

FORMA DEL MONSTRUO

Y nuevamente he contemplado la destrucción de Nueva York. En los últimos veinticinco años he visto a la Gran Manzana perecer bajo peleas de superhéroes contra supervillanos, extraterrestres mala onda, asteroides con muy buena puntería, misiles nucleares y terroristas (de ficción y de los otros), integrantes todos de un cóctel exquisito que los gringos suelen denominar enemigo común. Ahora fue un monstruo, mezcla de lagarto hipertrofiado con cefalópodo y cetáceo, ligeramente humanoide, surgido de algún abismo oceánico que en menos de hora y media se despachó a la ciudad que nunca duerme, desde el Bajo Manhattan a Central Park en tres mascadas. Así son los monstruos: inconcebibles, imparables, impronunciables, estatuarios.
Cloverfield, el intraducible juego de palabras que bautiza la película más esperada de inicios del 2008 es un monstruo por donde se le mire. Y no sólo por el bicho liberado en Time Square, sino por la monstruosidad aún mayor que arrastra su kilométrica cola; desde la invasiva campaña de marketing viral, que supo estrujar al máximo las virtudes del moderno boca a boca llamado internet 2.0 (facebook, youtube, blogs, etc), hasta el omnipresente nombre de J.J.Abrams, titiritero absoluto de todo el fenómeno. Hay que decirlo, Cloverfield funciona y funciona harto. En varias lecturas es harto mejor de lo que parece, levantándose como un curioso pegoteo entre película de chico conoce/pierde a chica –emociones cursis y encantadoras incluidas– con leviatanes salidos de la imaginación de H.P.Lovecraft, todo filmado cámara en mano. Una bestia de pop corn, gaseosas y hamburguesas con extra ketchup.
Es que en verdad hay un monstruo suelto en Nueva York, uno aún más grande y letal que el lagarto anfibio que descabeza a la Estatua de la Libertad.
La película es la consolidación del nuevo nombre más importante de la industria fílmica y televisiva norteamericana del también nuevo siglo. Desde Lost a Cloverfield, J.J.Abrams se ha diseñado y construido a si mismo bajo la idea y el concepto del productor autor o “produautor”, como lo ha definido Aint-it-Cool-News.com. Una figura que no sólo se limita a lograr que las series y filmes bajo su tutela lleguen a buen puerto, sino que su firma sea equivalente a una especie de sello de garantía, muy por encima de sus escritores y directores. Esto es “muy J.J. Abrams”, suelen repetir críticos como Kristin Veitch, la “TV diva” de E! News Daily, cada vez que aparece un nuevo drama coral, da lo mismo cuan distinto o similar sea a Lost. Ok, George Lucas y Jerry Bruckheimer inscribieron con anterioridad sus identidades en la lista de los “superproductores”, sin embargo ninguno de ellos –ni siquiera Lucas- logró convertirse en tan poco tiempo en un ícono de cultura pop tan puro, respetado y monstruoso como Abrams. En una comunidad que aún no le perdona a al inventor de los Jedis esos bodrios titulados Episodio 1 y 2, es significativo que Felicity, las últimas temporadas de Alias, What About Brian?, Mision Imposible III y su horrendo tratamiento para Superman sean vistos como pequeños actos fallidos en la carrera del creador de Lost.
En la anterior melodía, no es casual que su próximo proyecto sea el relanzamiento de Viaje a las Estrellas, obra y legado del primer “produautor” de la industria, Gene Rodenberry, personaje por el cual el padrino de Cloverfield ha confesado una evidente admiración. De él, Abrams asumió la cruzada de enfrentarse al cine y a la televisión como entidades creadoras de mitos masivos y populares. Personajes y situaciones con la capacidad de convertirse en actitud o incluso estados de ánimo. “Hoy me siento Lost”, es una frase que se ha repetido hasta el cansancio en blogs y fotologs de fanáticos y no tanto desde el 2004. Y en esta perspectiva podemos concluir que el hacedor de los náufragos más cool del cable ganó su partido. Así es la forma del monstruo, como Víctor Frankenstein, J.J.Abrams ha terminado transformado en una idea con personalidad propia, más poderosa y compleja que la misma bestia que creó.

Etiquetas: , , ,

3 Comentarios:

A la/s 4:10 p. m., Blogger RAHM dijo...

yo conozco Nueva York y me gusta la ciudad, por eso siempre me pregunto por qué en muchas películas siempre destruyen NY y nunca Los Angeles o San Francisco, quizá porque esas son ciudades aburridas, o es más barato destruir NY, qué sé yo..
espero ir al cine a ver a este monstruo...

 
A la/s 4:23 p. m., Blogger Lecaros dijo...

en día de la independencia y el dia despues de mañana destruyen los angeles. en la segunda, con unos megatornados.

pero debe ser porque NY tiene edificios más icónicosq eu los angeles, donde solo el cartel de hollywood compite creo yo...

y Cloverfield, buena, entrete, yo tb la vi.

 
A la/s 3:06 a. m., Blogger Donovan dijo...

No pude evitar ir a verla; me enganchó el trailer que pasaron antes de Transformers.

Y tengo que decir, que es puro entretenimiento, no es una absoluta novedad, pero si se siente como una bocanada de aire fresco dentro de la vorágine de cine comercial.

Pero eso sí: no va a formar parte de mi DVDteca. Que conste

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal