FORTEGAVERSO: DUNE DE DAVID LYNCH: 10 COSAS QUE ME GUSTAN

lunes, octubre 13, 2008

DUNE DE DAVID LYNCH: 10 COSAS QUE ME GUSTAN


Ayer revisaba el DVD de Dune, la errátiva versión de David Lynch para la clásica novela de Frank Herbert. La película no funciona por ningun lado, se apresura, es confusa y en verdad si uno no ha leído el libro no entiende nada. Sin embargo hay algunos puntos que me gustan, ideas y diseños en los que me atrevería a decir, las imagenes de Lynch superaron a la imaginación de Herbert.

  1. El prólogo operático de la Princesa Irulan. No sólo es majestuoso, solemne, estatuario, sino que puta que ayuda a entender el resto. Y Virginia Madsen en 1983 era una maravilla.

  2. Las naves de la cofradía. Son el único diseño bueno de astronave en toda la película. La Cofradía navega en unos enormes cilindros de kilométricas puertas barrocas y bajan a tierra en algo parecido a vagones de ferrocarril retrofuturista. La inspiración biomecánica se quedó allí no más, una lástima.

  3. Los navegantes de 1ª y 2ª grado, padres espirituales de los cenobitas de Clive Barker. Calvos, húmedos, con caras lascivas y voces guturales. Sadomaso por donde se les mire.

  4. Los navegantes de 3º grado. Aquí el equipo de Carlo Rambaldi, jefe de marionetas y arte de Lynch le voló la raja a la prosa de Herbert. Segun el buen Frank estas criaturas eran unas especies de hombres anfibios de dedos palmeados. Lynch los reemplazo por unos fetos amorfos, guaguas monstruosas con un solo ojo y una boca que en el fondo es la versión mutante de una vagina.

  5. El look de las brujas Bene Geserit. Herbert las describia como unas monjas de colores brillantes, el equipo de vestuario de Lynch las transformó en una mezcla entre la bruja de Blanca Nieves, superioras Carmelitas y bailarina exótica.

  6. Gidi Prime. El planeta nativo de los Harkonnen era descrito como un lugar pestilente, con ríos de petroleo y totalmente industrializado. Lynch lo imaginó como una fábrica, suerte de refinería Steampunk que cubría la superficie de un planeta entero. Mientras el resto de los mundos que nos muestra el filme son una muestra latente del bajo presupuesto (y tambiñen la poca imaginación), acá hay una libertad creativa pérfida y deliciosa. Ojo con el palacio del Barón, construido a su imagen y semejanza como un gigantesco ser obeso que vigila todos sus dominios.

  7. Los Harkonnen. No sólo son malos, sino desviados, perversos, extremos. Ok, la actuación de Sting da pena, pero la escena cuando son presentados los sobrinos del Baron suda una crueldad impresionante. Igual que cuando Rabban arranca la lengua de una vaca viva, colgada de sus patas. El Baron, por su parte, se defiende solo; repugnante, maligno y malevolo. Degenerado, lleno de trancas sexuales y odios morales y religiosos. Lynchniano por donde se le mire. Acá también el creador de Terciopelo Azul superó a Herbert.

  8. El diseño de los gusanos, otro detalle Lynchiano. Por un lado son grandes ballenas en mares de arena, con domadores arponeros en sus lomos, y por otro lado unos evidentes falos, otra vez las fijaciones sexuales (y orales) del director, algo que un narrador tan conservador (y estilisticamente básico) como Herbert jamás iba a apuntar.

  9. La opción moral de Lynch de alejarse de la metáfora ecológica y a lo Lawrence de Arabia en clave espacial de la novela original, para contar una historia de disputas familiares y territoriales en un futuro anacrónico e intergaláctivo. La intensión del director se ve en la primera mitad, lástima que al final sus ideas se arrancaran hacia cualquier cosa.

  10. La música. Digan lo que digan, es lo mejor que ha hecho Toto en su carrera. Una sinfonía perfecta de rock sinfónico y música ambiental. Además el tema aportado por Brian Eno es un LUJO DE AQUELLOS.

Etiquetas: , ,

2 Comentarios:

A la/s 3:52 p. m., Blogger Angol dijo...

Saludos: coincido en algunos aspectos y otros no, sobre todo estoy de acuerdo en el punto 10. Curiosamente me compré el Soundtrack el viernes y lo he estado escuchando el fin de semana y además del tema de Eno (Profecy Theme), me gusta mucho el tema Dune (Desert Theme), que tiene un aire muy de pop operático, como lo que hizo Alan Parson para Ladyhawk. Debo admitir que me gustaron los 17 restantes, aunque si tuviera que seleccionar escogería esos dos.

 
A la/s 3:38 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Aun que tiene fallas, la pelicula motiva a leer las novelas, ademas, creo que existe una version mas larga, no? por lo menos cuentan que en Inglaterra dieron una version asi en TV (supongo que se explicarian mejor ciertos acontecimientos) esto segun las palabras de Jack Nance para una muy antigua Starlog.
La estetica es formidable, siempre atemporal, puede sobrevivir durante mucho tiempo, al contrario de Star Wars, que han tenido que retocar una y otra vez, y sin tanta investigacion y que no ha envejecido tan bien (ademas , se cuelga mucho de la historieta francesa Valerian). Me encanta esa mescla de uniformes tipo imperio babaro,que los pensamientos se escuchen (la novela esta plagada) y los fremen, nada que ver al relato (demasiado parecidos a los nomades del desierto arabe)sino mas como escarabajos en el vacio de Arakis (juego o traduccion de palabras con respecto a Irak?).
Enfin, muchas cosas, y sinceramente ojala asi fueran los fracasos, lo que me acuerda que menos mal Jodoroswky no hice su version tipo hippie, le fue mejor asi, con un "pudo ser" que le granjeo mayores logros , y a sus colaboradores (a los cuales no les pago).
Gracias por la reseña, a proposito, para cuando una de Dr Who?.
Saludos

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal