FORTEGAVERSO: MALA ONDA CUMPLE 17 AÑOS

martes, diciembre 23, 2008

MALA ONDA CUMPLE 17 AÑOS


...la edad de su protagonista. Y me acuerdo perfectamente cuando leí el libro. Esa edición Planeta de portada blanca y foto ondera. La primera frase, ahí había algo bueno, nuevo, potente. Y claro, Fuguet era tan pelable como admirable. Personalmente nunca imagine que terminaría de amigo de Alberto, coescribiendo un par de guiones, adaptando esta misma novela a guión de cine (que aun espera productor/director) A casi 2 décadas, lo único cierto es que en sumas y restas el único real totem de la Nueva Narrativa Chilena. Fuguet en persona celebra el cumpleaños, este es copy paste de su blog.

Matías Vicuña cumple 17 años

El otro día, en una librería, firmando CELDA, se me acercó un lector para que le autografiara un ejemplar de Mala onda (la edición verde). El asunto es que, mientras pensaba en la dedicatoria, me comentó:
-Tengo la misma edad que Matías.
-Tienes 17, le dije
-Sí, nací el 91, en octubre.
Nunca me he puesto a pensar en qué mes el personaje de Matías Vicuña cumple años (algo me dice que es piscis, no sé) pero claramente en el libro, ambientado en sept de 1980, Vicuña tiene 17 años.
La novela apareció en Buenos Aires la primera semana de diciembre de 1991 (los primeros ejemplares llegaron a librerías chilenas unos días antes de esa Navidad) x lo que, justo en estos días, cumple diecisiete años. El libro tiene la misma edad que su protagonista (algo que nunca va a volver a suceder) y, de paso, la misma edad que alguno de sus nuevos lectores
Raro
Yo, la verdad, nunca pensé que el libro seguiría imprimiéndose ni menos leyéndose 17 años después. Me alegro que así sea...
Como homenaje o regalo de cumpleaños, aquí va la portada original y, más abajo, la crítica del Cura Ignacio Valente aparecida en la Rev de Libros de El Mercurio (de Marzo del 92, sólo coloco la parte conciernente al libro) q me arruinó la siquis por un buen tiempo. ya no. Tb va un link a la versión final, posteada en Vimeo, a uno de las piezas audiovisuales que hice yo como parte de un "tiser" que había que hacer para cumplir las peticiones de un premio CORFO. Se postuló para estudiar la posiblidad de hacer una película. Personalmente, como están las cosas, lo veo imposible. Tampoco me interesa. Creo que, con esas piezas, ya me di el gusto de poder filmar a MV en vivo. Esta es la pieza uno, que tb postee hace unos meses en You Tube, llamada Matías va al sicólogo, algo que no sucede en la novela. Las otras piezas, todas filmadas a fines del 2007, debutarán como parte de www.cinepata.com a mediados del primer semestre del 2009.





Revista de Libros
El Mercurio; Marzo 1992
NOVELAS DE VERANO

Por Ignacio Valente

Los cuatro libros más leídos en Chile durante febrero han sido, al parecer, obras de ficción y, más exactamente, novelas de autores chilenos. Sin desmedro de mis reservas particulares, el hecho general me complace, por lo que significa de éxito y difusión para nuestra narrativa….
…de la tercera novela más leída en febrero, Mala onda de Alberto Fuguet, hablaré poco, entre otras razones porque sólo pude leerla hasta la mitad. Se me hizo insoportable. Grandes serán las tragaderas que necesita un crítico literario, y creo que las mías lo son, pero no llegan a tanto como para terminar esta bazofia. Diré de inmediato, en aras de la verdad y la justicia, que si bien no me gustan los argots –en principio prefiero el idioma común sobre cualquier argot-, debo reconocer que Fuguet ha tratado la jerga de cierta juventud burguesa actual con cierta plasticidad literaria: que su prosa, incluso utilizando los desechos de esa jerigonza de prostíbulo pituco, consigue cierto efectos verbales interesantes; tiene agilidad, suele fluir bien, es expresiva, aunque lo sea sólo por ahora y sólo de ese submundo primario de niñitos ricos ociosos vacíos más reciamente frívolos que terriblemente degenerados. Si el lector no se aburre de la vida tan soberanamente como ellos, entonces se hastía con su hastío, se latea con su lata. El autor se especializa en lo más tonto que el alma adolescente pueda albergar, rindiendo un culto desproporcionado a lo más efímero de la moda juvenil del día. Porque no es con la prosa de Fuguet que me he estrellado, sino con la persona, la atmósfera, la tipología humana y el mundo de sus protagonistas, sobre todo del principal, petimetre papanatas infatuado de su propia decadencia. Me refiero a la abrumadora inanidad de esos muñecos de clase media–alta santiaguina, que frecuentan los locales, oyen la música, usan las marcas de polera, viajan a los lugares, tienen el talante antropológico, etc., profusamente descritos en esta novela. Hasta la cocaína se vuelve más estúpida que mala en esta frivolísima onda.
Prefiero los antros de la delincuencia común, del terrorismo político, del lumpen de las ideologías más arrastradas, de las subculturas más bobas, porque incluso en ellas –como lo demuestra una abundante narrativa- pueden encontrarse más atisbos de sentido humano, de interés psicológico y psicopatológico, de significado ético y, en buenas cuentas, de humanidad; en todos ellos, más que en este submundo de imbéciles viciosillos ni siquiera bastante degradados, que transitan en la novela por el vacío, la droga blanda y la dura, la borrachera, el orgasmo, las señales de status, la oquedad sofisticada, la penuria de alma, la bajeza intrascendente, los sentimientos de pacotilla, la depresión insubstancial, el tedium vitae y en definitiva –porque es la única palabra adecuada-, la inanidad de estos peleles que protagonizan la peor onda de la novela chilena actual.


Etiquetas: , ,

5 Comentarios:

A la/s 8:41 p. m., Blogger Lupus dijo...

este es un buen blog pero tiene pocos cometarios...
Fugget es un gran escritor que capta la urbanidad perdida de la gente

 
A la/s 9:25 a. m., Blogger Vincent Vega Jr. dijo...

Llegué tarde a Fuguet, como a los 20, pero de inmediato al leer Mala Onda me sentí en parte identificado con Matías, pese a que estoy lejos de pertenecer a la clase media-alta chilena.
Mientras leía el libro notaba como lo mismo que vivía Matías en la Kennedy lo vivía yo en la Gran Avenida, lo parecidos y distintos que pueden llegar a ser los carretes y la vida misma a una misma edad pero con bolsillos distintos.
Fuguet es un gran escritor, que narra la cotidianeidad que nos rodea sin pretender nada más, y es una lata que a veces no se le valore como tal.

Buen post.

Saludos

V V Jr.

 
A la/s 12:31 p. m., Blogger Cristian dijo...

Yo me habría sentido orgulloso de recibir esos comentarios del Cura Valente. Indicaba que iba en la senda correcta.

Es como si el cura Hasbún te diera una mala crítica.

Si empiezo a escribir sobre Mala Onda, daría la lata.

 
A la/s 1:44 p. m., Blogger Tanky dijo...

Matías Vicuña me arruinó la vida. Me he pasado años buscándolo...y nada. :(

 
A la/s 2:29 a. m., Anonymous Carlos Nicolini dijo...

Leí Mala Onda a finales de los `90, no me acuerdo si en 3ro o 4to medio. Supongo que era el momento correcto. La edición era esa misma con la portada blanca.

A pesar de sus obvios ripios, un muy buen libro que ha resistido el paso del tiempo.

Menos mal que esa adaptación cinematográfica que iba a estar ambientada el '88 no prosperó. Pensar que da lo mismo que la historia tenga de fondo el plebiscito del '80 o el del '88 muestra que el proyecto no iba en la dirección correcta.

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal