FORTEGAVERSO

miércoles, septiembre 14, 2005

EL NOMBRE DEL PLANETA ES ARRAKIS

Escribir sobre los gustos de uno es siempre un placer. Por eso, cuando Ediciones Plaza & Janes editó en Chile la primera parte de las precuelas de DUNE, no tarde en pautearlo en la Zona. Y bueno, creo que este artículo, con todos sus defectos, es de las pocas cosas que se han publicado en Chile y le han hecho cierta justicia a una de las mejores sagas de ciencia ficción y fantasía de todos los tiempos.

Este artículo fue publicado en Zona de Contacto, el Viernes 28 de Julio del 2000


Dune: Arenas Movedizas

Dune es la maldita de las grandes sagas fantásticas, y la más maldita de las películas de David Lynch. Pero también es una de las más grandes obras de ciencia ficción de todos los tiempos, y ahora viene de vuelta en forma de libro y miniserie para televisión.
El comienzo es un tiempo muy delicado, decía el pálido rostro de la Princesa Irulán (Virginia Madsen) en la secuencia precréditos de la versión fílmica de Dune (David Lynch, 1984). Y sus palabras no pudieron ser más proféticas, porque este paquidérmico filme no sólo casi acaba con la carrera del posterior realizador de Twin Peaks, sino que estuvo a punto de llevar a la bancarrota a la productora de Dino de Laurentis.
Rechazada por crítica y taquilla, la cinta acabó sus días condenada al no despreciable estatus de película de culto. Pero de paso puso en el oído de todo el mundo el nombre de Dune .
Dune es una saga de seis novelas que relatan la decadencia de un Imperio Galáctico que depende totalmente de la adicción a la Especia Melange, una valiosa sustancia alucinógena. El problema es que ésta se da en un solo planeta en todo el universo: el desértico mundo de Arrakis o Dune. Un lugar dominado por gusanos de casi un kilómetro de largo. En este infierno habitan los Fremen, un pueblo nómade que aguarda la llegada de un Mesías. En forma paralela, dos escuelas melángicas luchan por el control de la Especia: la Bene Gesserit (monjas con poderes síquicos) y los Navegantes (a cuyos miembros la Melange les permite unir el tiempo y el espacio, otorgándoles el monopolio del transporte espacial). Todo obedece a una ancestral disputa familiar entre las casas Atreides y Harkonnen. Así, en las arenas de Arrakis/Dune, Paul Atreides, heredero del ducado de Caladán, es transformado en el mesiánico Muab-Dib, quien desata una guerra santa contra el Imperio.
Escrita por Frank Herbert en 1965, Dune se ganó de inmediato un lugar dentro de las grandes sagas fantásticas del siglo veinte, subgénero que vincula obras como El Señor de los Anillos o incluso Harry Potter. Pero la obra de Herbert no habla ni de hadas, ni de objetos mágicos. Al contrario, se mueve alrededor de una droga tan fuerte, que de su estímulo y dependencia cuelga el destino de un descomunal régimen intergaláctico. Fue precisamente este súper LSD la que hizo a Dune increíblemente popular entre los universitarios y cierta intelectualidad vanguardista (europea, curiosamente) de principios de los setenta. Porque mientras los hippies tenían a Tolkien y sus hadas, los jonkies tenían a las dunas de Arrakis y sus gases capaces de expandir la conciencia y estirar la vida.

El Factor Jodorowsky

En 1975 y con varios millones de dólares gastados solo en preproducción, el chileno Alejandro Jodorowsky fue el primero en embarcarse en el proyecto de llevar la obra de Frank Herbert al cine. Su idea era filmar una ópera espacial llena de reminicencias iniciáticas. En su empresa, el chileno reclutó a figuras como los dibujantes Moebius y Foss y al artista suizo H. R. Giger (Alien). Convocó además a los grupos Tangerine Dream, Magma, Gong y al guitarrista Mike Oldfield, quienes serían dirigidos por Pink Floyd en la creación de una ácida sinfonía. En el reparto figuraban Orson Welles y Salvador Dalí. Para los efectos especiales, recurrió a Dan OBannon, quien con posterioridad trabajó para Alien y Lifeforce. Pero al final, el proyecto terminó hundiéndose en su propia ambición y Jodorowsky se encargó de convertirlo en mito. La supuesta existencia de un storyboard dibujado y pintado por Moebius ha fascinado a los comiqueros por años. Los también supuestos demos de Magma y Gong mezclados por David Gilmour, de Pink Floyd, han hecho lo suyo con los melómanos.Muchos de los bocetos realizados para Dune terminaron plagiados en La Guerra de las Galaxias y en Alien. El trabajo de Giger para este último filme, por ejemplo, corresponde a maquetas realizadas por él mismo para el mundo Harkonnen, relata escuetamente el artista chileno residente en París.
Y aunque las palabras de Jodorowsky transitan a propósito entre la verdad y la leyenda, un ejército de fans se ha encargado de crear discutibles mitos respecto a la carrera del chileno. En 1984 se dijo que Jodorowsky rompió en carcajadas al terminar de ver la versión de David Lynch. Supuestamente, al terminar de ver el film, le quedó más que claro que sólo él era capaz de llevar a la pantalla las palabras de Herbert. Ahora los dardos apuntan al nuevo proyecto fílmico basado en la saga, el que según decenas de websites está robado de los apuntes que Jodorowsky redactó en 1975.
Frank Herberts Dune es el nombre de este proyecto. Coproducida con capitales ingleses, alemanes, italianos, españoles y norteamericanos, esta nueva versión de la saga que se estrena en diciembre toma la forma de una miniserie de seis horas para televisión (en Chile debiera emitirla el canal Hallmark del cable). Filmada en el desierto del Sahara cuenta con William Hurt en el papel del Duque Leto Atreides, único nombre reconocible en el reparto. Lo interesante es que el diseño de producción abandona la estética bizantina y medieval del filme de Lynch y se acerca a una visión que remite al Antiguo Egipto y la época Mesopotámica, casualmente la misma imaginería a partir de la cual Moebius basó sus diseños para el proyecto de Jodorowsky.
Vimos el trabajo de Foss y Moebius para la fallida adaptación del 75 y tomamos ideas de ahí, pero eso es lo único que nos vincula a la Jodorowskys Dune, sostiene por email Mitchell Galin, uno de los cinco productores ejecutivos de la nueva versión. Y es categórico en precisar que lo que están haciendo con John Harrison, director y escritor de la serie, es una adaptación de la novela original, no una revisión de la película de Lynch, y menos aun un oportunista plagio del guión de Jodorowsky. Un asunto que en verdad les interesa aclarar, luego de ver cómo en internet corren rumores de que la producción está inspirada en el maldito trabajo del chileno. Ni siquiera conocemos el guión de Jodorowsky. En este proyecto tomamos la novela y empezamos de cero, enfatiza Galin.
Por su lado, Jodorowsky prefiere generalizar: He sido plagiado tanto en esta carrera (según él, además de La Guerra de las Galaxias, Akira también fue idea suya), que no me extrañaría que lo hayan hecho de nuevo. En mi caso, Dune está en el pasado y hablar mucho de ella es casi jetta, da mala suerte.

La Precuela

La saga novelada de Duna quedó interrumpida tras la sexta parte, Casa Capitular. Y aunque el autor tenía un contrato firmado para publicar un libro titulado Dune 7, su prematura muerte en 1986 dejó trunco el proyecto. Tras el fallecimiento de Frank Herbert, su hijo Brian se abocó a redactar Dreamer of Dune, una extensa biografía del autor.
En 1997, finalizado este trabajo, Brian comenzó a materializar, por encargo, una enciclopedia sobre Dune. Estaba en eso cuando recibió el llamado de un individuo que le entregó las llaves de dos cajas fuertes de un banco de Seattle. En estas cajas, Herbert encontró una serie de manuscritos y notas desordenadas del proyecto Dune 7. Pero no era una secuela de la saga, sino una precuela ordenada en tres libros que relataban lo que sucedió treinta, cien y diez mil años antes del tercer libro.
Con ayuda del escritor y guionista Kevin J. Anderson (Los Archivos Secretos-X), Brian Herbert comenzó a novelar los apuntes de su padre y así, en 1999, fue editado en Estados Unidos Casa Atreides, un volumen de 639 páginas que acaba de ser traducido al español por Plaza & Janés. A este libro le seguirán Casa Harkonnen y finalmente Jihad Butleriano, tal vez la historia más esperada por los fanáticos, ya que por fin se revelará el misterio de este proceso religioso y político que bajo mandato divino prohibió el funcionamiento de inteligencia artificial y de paso redactó la estrica Biblia Católica Naranja.

El Desierto Avanza

Libros: la saga completa de Frank Herbert (Dune, Mesías, Hijos, Dios Emperador, Herejes y Casa Capitular) se encuentra editada en español por Plaza & Janés y Ultramar. Casa Atreides, de Brian Herbert y Kevin J. Anderson, es Plaza & Janés y también esta disponible en Chile.
Comics: el único cómic basado en la novela de Herbert es la adaptación de la película de David Lynch, guionizada por Roy Thomas y dibujada por Bill Sienkewicz, editada por Marvel y traducida al español por Planeta/Forum.
Semejanzas: bastante descarados son los elementos de Dune presentes en la serie La Casta de los Metabarones, del propio Jodorowsky. Menos evidentes son las aproximaciones presentes en la serie de televisión Babylon 5 y en La Guerra de las Galaxias: imperio galácticos, planetas desiertos, escuelas iniciáticas, tecnología orgánica y elegidos mesiánicos.
Música: hay dos ediciones de la banda sonora del filme de Lynch, Dune, original motion soundtrack (1984), con dieciséis temas instrumentales del grupo Toto y uno de Brian Eno y Dune, the Score (1995), con treinta piezas de los mismos Toto. Letras basadas en Dune hay en la canciones To tame a land de Iron Maiden (Piece of mind a last track) y Traveler in time de Blind Guardian (Tales from the twilight world. Además, el músico electrónico Klaus Schulz editó un disco llamado Dune, inspirado en los conceptos de la saga.
Juegos: hay cuatro juegos de estrategia basados en Dune para PC y Macintosh.También un juego de cartas tipo Magic y un RPG (juego de rol). Pero las joyitas son las figuras de acción basadas en la película de David Lynch, los que dado el poco éxito del filme fueron sacados del mercado a las pocas semanas. Ojo, puedes encontrarlas en Franklin

1 Comentarios:

A la/s 11:35 p. m., Blogger Eclipse Nocturno dijo...

HOLA DUNE ES INCREIBLE ... la primera vez que tome contacto con la saga fue cuando tuve la oportunidad de jugar a un video juego para la consola playstation...llamado DUNE 2000, realmente me gusto mucho como estaba ambientado, la historia epica en un mundo fantastico de ciencia ficcion, pero jamas pense que detras de ese video juego existia una novela y todo un gran universo, originalmente habia pensado que la historia pertenecia solamente al video juego...hasta q desubri las peliculas..las series y demas..y realmente me gusto mucho....ahora me encantaria que lanzaaran un nuevo DUNE para PC..esos juegos son muyyy buenos....LONG LIVE THE FIGHTERS ! ! !

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal