FORTEGAVERSO

martes, enero 24, 2006

EL CODIGO BRUCKHEIMER

Hace poco volví a ver esta película, una hamburguesa perfecta de entretención para las masas. Un film al cual no hay que pedirle mucho, salvo acompañamiento con una buena bolsa con palomita, mantequilla y sal.

Publicada en Wiken el viernes 28 de enero del 2005

La Leyenda del Tesoro Perdido

De partida una certeza: "La leyenda del Tesoro Perdido" es la película más entretenida de la temporada. El best seller de moda, el videojuego top, la montaña rusa más excitante, el deportivo más potente, la chica más guapa todo en uno, cuidadosamente batido con el mejor de los jarabes, el de un Jerry Bruckheimer tan inspirado como en "Piratas del Caribe". Porque hay que ser honestos, este filme de aventuras, protagonizado por Nicholas Cage, no le pertenece a su director, Jon Turteltaub, ni siquiera a su sobreactuada estrella principal. "La leyenda..." es de títulos a créditos finales responsabilidad absoluta de su productor: Bruckheimer, quizás el arquitecto con mejor ojo a la hora de convertir una película en un proyecto comercial.
La fórmula Bruckheimer en "La leyenda..." es simple. Agarra un tema de moda: las conspiraciones ocultistas en las altas esferas del poder (léase "El Código da Vinci"), le mete héroes simpáticos, un montón de estereotipos, la rubia más linda de la clase y una banda de sonido a cargo de un héroe del rock épico: Trevor Rabin, guitarra de Yes. Después simplemente acelera. Porque claro, "La leyenda..." coquetea con el mito de las sociedades secretas, los templarios, los francmasones y toda esa leyenda acerca de los enigmas que los fundadores de Estados Unidos repartieron en los símbolos de esa nación, como la pirámide de los Iluminati en el billete de dólar. Pero el vuelo a través del tan en boga thriller intelectual se queda sólo en eso: un coqueteo raudo, un repaso de chulismo inteligente para atraer a la masa lectora de Umberto Eco, porque lo que realmente importa del filme es su corazón. Y en el de "El tesoro..." lo que prima es la moral de matiné.
Benjamín Franklin Gates (Nicholas Cage) es un aventurero que ha dedicado toda su vida a encontrar el tesoro perdido de los templarios, oculto en algún lugar de los Estados Unidos. Para ello contaba con un socio, Ian Howe (el gran Sean Bean), un acaudalado industrial inglés con un pasado turbio, quien no tarda en traicionarlo para encargarse de la búsqueda por su cuenta. Antes de separarse, descubrieron que el mapa del tesoro está oculto nada menos que en el reverso de la declaración de Independencia.
Es curioso: estructuralmente, "La leyenda..." no se acerca a ninguna de las películas Bruckheimer, sino a lo que el productor ha hecho para televisión. El pariente más cercano son las series de la franquicia "CSI", la más exitosa de la historia de la tv gringa. El modo de retratar a los personajes, de forzar las historias paralelas y de reconstruir el pasado es absolutamente televisivo y por ende uno de los detalles mejor logrados de la cinta. Como en un buen capítulo piloto, uno se encariña con los personajes, quiere más aventuras con ellos.
Si busca una película entretenida a mil para este verano, ya la encontró. "La leyenda del tesoro perdido", es un motor turbo acelerado con pericia.

2 Comentarios:

A la/s 8:24 p. m., Blogger Baradit dijo...

Tengo que admitir que si hay un tipo que aborrezco ese es Nicholas Cage. Sólo lo tragué cuando hizo de imbécil, limítrofe, retrasado, sobreactuado y cliché (es decir, hizo de sí mismo) en WILD AT HEART, esa película estilo David Lynch hecha por el mismísimo David Lynch adelantándose en unos años a tarantino.
AH!...la otra donde lo soporto es en una pelí donde actúa con la Ally McBeal y actúa como el más imbécil, retrasado y patético vampiro de la historia del cine. (La otra es Ladrón de Orquídeas, pero me niego a creer que era él. Lo hizo demasiado bien y eso no computa, seguramente era un clon o algo por el estilo).
Si alguna vez tuviera que hacer una peli sobre la triste vida del hombre detrás de Ronny McDonald, seguramente contrataría a Nick.

 
A la/s 11:14 a. m., Blogger F. Ortega dijo...

Si alguna vez tuviera que hacer una peli sobre la triste vida del hombre detrás de Ronny McDonald, seguramente contrataría a Nick.
jajajajajja
notable
Baradit

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal