FORTEGAVERSO: DIAS DEL PASADO PRESENTE

lunes, agosto 21, 2006

DIAS DEL PASADO PRESENTE


La semana pasada fue una semana de emociones fuertes. En todo ambito. Personal y laboral. Inicios y finales. En PLC algunas revistas se despidieron, pero llegaron otras. En mi familia, mi abuela, la mama Sarita, nos dejó, pero la risa de mi sobrino Amaro supo llevarse las penas. Así no más es la forma de la vida. Buscando que subitr al blog di con unas columnas que por algunos meses publiqué en AL DETALLE, la primera revista extinguida de PLC. Era una tontera divertida, un ejercicio sano de meterse en la mente de un viejo almacenero de barrio. Y aunque no tenía mucho que ver con lo que he hecho y hago, era un trabajo agradable, de esos que por una rara razón te hacen sentir buena persona. Como Don custodio no más.
Las Crónicas de Don Custodio fueron publicadas entre mayo y diciembre del 2005 en AL DETALLE

ESTA LECHE ESTA MUY BUENA...

Estimada señorita editora. Le escribo para contarle que la semana pasada tuvimos una visita famosa en el almacén Don Custidio. Quién, se preguntará usted, con su curiosidad de periodista. Pues le cuento. Nada más ni nada menos, que la señorita Lola Melnick (si escribo mal el apellido, le pido me lo corrija). Exacto, ella misma, la del Kike. Es muy linda, señorita. Rubiecita con un tremendo par de ojos azules y muy simpática. Como si no fuera de la tele, casi como si hubiera vivido toda la vida en el barrio. De hecho se ríe igual que la hija de la señora Ester, la de la otra esquina. Habla raro, igual que con el Kike, usted sabe, como ella es rusa.
Me saludó muy amable y me pidió dos cajas de leche descremada. Yo igual estaba nervioso. Ella es conocida y el resto de los clientes la miraban como uno mira a los famosos. En los treinta años que llevo en esta esquina nunca tuve a una mujer tan buenamoza cerca, que me perdone mi señora, pero es la pura verdad. Parece una muñeca. El Chico Fuentes, este cabro que trabaja conmigo, tiritaba entero mientras le buscaba la leche. Ella me dijo que era bonito el almacén, que le parecía pintorezco. Yo le pregunté que hacía por el sector. Ella me contó que había traído a sus perros donde un entrenador que les iba a enseñar como ser buenos guardianes. Yo me acordé que en la tele había visto que le habían robado, así que le pregunté como estaba. Lola me contó que más o menos, que tenía miedo de volver a su casa vieja y que lo de la plata no le importaba tanto, como que hubiesen entrado a su casa. Toda la razón. Me dijo que iba a cambiarse a un departamento, que eran mucho más seguros. Yo nunca viviría en un departamento. Le pregunté que iba a ser con sus perros en el departamento. No sabía, tal vez los iba a dejar con un amigo.
El Chico Fuentes le pasó sus cajas de leche descremada y yo pensaba, señorita editora, en cómo han cambiado los tiempos. Fíjese que ahora hay niñas rusas y rubias en la tele y antes nos conformábamos con Raquel Argandoña. Pero no sólo eso, también pensé en el negocio de la leche. Usted es muy joven, pero de seguro sus papás se acordarán. Cuando yo empecé en este negocio, no vendía leche, porque esta la repartían en carros y había que hervirla y sacar la nata. Después aparecieron las cajas y bolsas. Y uno como almacenero no se hacía mucho problema. Sólo un buen refrigerador y listo. A lo más teníamos sabor a Chocolate y Frutilla. Pero ahora. Casi hay que hacer un curso, para entender la cantidad enorme de leches que hay. Porque ya no sólo es descremada, sino también light y con vitaminas y con hierro y con chocolate suizo y con jugo de naranjas. Las alternativas lácteas me marean, sabe. Es que ahora no es cosa de vender o no vender leche, señorita. Ahora, en estos modernos tiempos actuales, hay que entender cual es el tipo de leche que el cliente nos va a pedir. Como la señorita Lola, que quería descremada, para mantener su estupenda figura. O al menos eso pensaba yo. Porque cuando le pagué, le comenté que con esa leche iba a seguir siendo tan linda. Ella se rió y me dijo que no era para ella, sino para sus perritos regalones que no soportaban la leche entera. “Yo sólo tomo de chocolate light”, me dijo antes de salir.
Esa leche está muy buena, me dijo el Chico Fuentes con picardía, apenas la señorita Lola se subió a su auto. Y mañana es navidad, le contesté acordándome de ese chiste viejo de las amigas sordas. Es bien fome, asi que no voy a contárselo. Como ve, estimada editora, tuve una visita famosa en el almacen. Y eso es algo que no pasa todos los días.

4 Comentarios:

A la/s 8:00 p. m., Blogger DonPepon dijo...

jiijijijij

 
A la/s 11:32 a. m., Blogger cienfuegos dijo...

Ta bueno el cambio de layout, refresca

 
A la/s 12:57 p. m., Blogger cienfuegos dijo...

disculpa mi ignorancia, pero que es PLC?

 
A la/s 2:47 p. m., Blogger F. Ortega dijo...

Publicaciones Lo Castillo, la editorial donde le laboro

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal