FORTEGAVERSO: 2006 A.D.: LECTURAS

viernes, diciembre 29, 2006

2006 A.D.: LECTURAS


El orden es aleatorio. Ojo que muchos textos corresponden a reseñas que, de estos libros, me toco hacer durante el año, de ahí lo cambiante del tono. De más está decir que las recomendaciones vienen más de guata que de cerebro.
  • Años Luz, Varios Autores: Más allá de que quien escribe esto fue antologado en la colección y más allá de que muchos de los que aparecen son amigos también de quien escribe, este libro fue un trabajo necesario que alguien tenía (y debía) de hacer. Una recopilación histórica de la ciencia ficción chilena hecha con ganas, talento y mucho amor hacia el género. Marcelo Novoa inyecto una dosis más en el camino hacia el respeto de una “especie literaria”, que en el fin del mundo tienen mucho que decir. Baradit lleva el estandarte, los que vengan detrás de él tienen una tremenda misión por delante, conquistar tantos mundos les sea posible. Ojalá que una editorial grande atine y este no sea el único Año Luz. El horror y la fantasía, made in Chile, también necesitan su espacio.

  • DC Comics: The New Frontier. Darwin Cookie: La necesaria novela gráfica del año. Una reinterpretación “realista” a la llamada edad de plata, con todo lo social y político que ello implica. Nostálgico, maduro, potente, preciosista. The Last Frontier toma todo donde lo dejó James Robinson en The Golden Age. Son los años 50, el Senador McCarthy ha prohibido el actuar de superhéroes, a excepción de Superman y Wonder Woman que son prácticamente armas estratégicas del gobierno. Mientras eso sucede, un joven Hal Jordan conoce en la base Edwards a un piloto de pruebas llamado Chuck Yeager y decide convertirse en aviador. Diez años después Jordan tiene un extraño encuentro con un ser de otro planeta. Y mientras eso ocurre, en un laboratorio de Gotham City el último marciano decide pasar sus días finales viviendo en la Tierra, compartiendo y sintiendo como los humanos. En The Last Frontier no hay superhéroes, sino gente común y corriente que se convertirá en extraordinaria: por gusto o por accidente.

  • Coré, José Domingo Marinello: Un libro del cual no hay que decir mucho. No se necesita. De hecho salvo el prólogo no tiene palabras. Y no las necesita. Lo suyo es pura imagen, pura belleza. Coré es por mucho el libro MAS HERMOSO editado en Chile el 2006.


  • Cell, Stephen King: Cell trae de vuelta a King al horror más clásico, con una historia acerca de llamadas perdidas que vuelven locos a los usuarios de la telefonía celular, convirtiéndolos en asesinos seriales sedientos de sangre. Básicamente es la respuesta que el terror da a la pregunta de qué pasaría si alguien, una mente siniestra, usara los celulares para dominar y destruir a la humanidad. Tanto temor sintió de su propia imaginación, que al concluir la escritura, King decidió que el y su familia dejarían de usar celulares. Diversión asegurada, sustos y más de una duda en el aire, sobre qué plan y qué telefonía debemos escoger. Uno nunca sabe. Ok, no es lo mejor del maestro, pero putah que funciona. En todo caso lo mejor del libro es el adelanto de las primeras páginas de La Historia de Lisey, su próxima novela, que según algunos respetables –como Rodrigo Fresan- es una jodida OBRA MAESTRA

  • Máximo Carvajal: Maestro de la Aventura: Otro trabajo que alguien tenía que hacer. Una antología con lo mejor de la vida y obra de este titán de la literatura gráfica nacional. Claro, faltaron cosas, pero el libro gana puntos porque es un trabajo hecho con el corazón de un enamorado. Hay pasión y emoción en la antología y sobre todo la claridad de que el cómic tiene un importante papel dentro de la historia del patrimonio cultural chileno. Max Carvajal puede descansar tranquilo, los cabros de Ergocomics le hicieron justicia con toneladas de cariño.

  • Lunar Park, Bret Easton Ellis: Seis años después de Glamourama, el creador de Patrick Bateman retorna a los estantes con un extraño cruce entre autobiografía en código mockumental y novela de terror. Y lo interesante del postre es que no sólo funciona, sino que a ratos se hace derechamente delicioso. Mucho se ha dicho de que Lunar Park es la mejor novela de Easton Ellis, lo que no es tan así. Si bien el libro está muy bien escrito, es rápido y atrapa desde el primer párrafo, le falta esa perversidad casi infantil presente en Menos que Cero y –sobre todo- en American Psycho, en este sentido Lunar Park tiene un sospechoso aroma a oportunismo, del bueno claro. El libro parte con un Bret Easton Ellis desnudando su propia vida, de cómo la fama lo transformó y como fue sumando fantasmas con cada libro que publicaba. Nombres reales se van mezclando con otros, producto de la ficción. Entonces, cuando el moral de la novela parece alargarse en lo autobiográfico, se produce el quiebre y Easton Ellis nos traslada a una especie de El Resplandor de Stephen King reformateado y recargado, en la que los espectros del autor cobran vida para cobrar revancha. Recomendable.

  • Caja Negra, Alvaro Bisama: Bisama acaba de franquear la delicada barrera que separa al crítico literario del novelista, con una historia que no es historia en la que el pop y LO pop se convierten en marco para un delirio narrativo que arma una especie de historia nacional paralela. Más que escritor, Bisama juega a ser creador de un universo casi de cómics, donde roqueros, fantasmas, cineastas, políticos y terroristas conviven. El Santiago de Bisama está más cerca de Ciudad Gótica que de la ciudad que todos conocemos. Más que escribir, el autor de Portales Urbanas vomita estímulos narrados con los que teje un relato hecho de muchos relatos, pero que puede leerse como una narración coral en la que nos hablan una serie de personajes involucrados en mayor o menor forma con la imaginaria historia de una supuesta industria de cine de terror nacional. En este sentido, eventos como el Golpe Militar del 73 terminan convertidos en piezas de película de horror. Cómo definir Caja Negra, quizás con el subgénero que los gringos han llamado Science Non-Fiction, termino que no puede traducirse de modo literal.

  • Cuentos Completos II. Philip K. Dick: De todos los escritores norteamericanos del siglo XX, Philip K. Dick es por mucho el más paradigmático. Como ningún otro autor, este escritor se las arregló para usar la ciencia ficción para hablar acerca de los grandes debates estadounidenses de la segunda mitad de la centuria pasada: las drogas, la política de la guerra fría, el fascismo nacionalista, el horror a las etnias diferentes, el temor a Dios. Conocido masivamente como el creador de los relatos en que se han basado filmes como Blade Runner y Minority Report: Sentencia Previa, K. Dick ha sabido entrar a la primera plana de la letras como el equivalente en anticipación científica a Jack Kerouac, pero también como quien le quitó el estigma de freak al género y lo puso en los estantes de la gran literatura. Cuentos Completos II es la recopilación de sus mejores relatos cortos publicados en antologías y revistas entre 1952 y 1953. Ojo con el notable “Segunda Variedad” que abre el volumen. Más que un buen libro, un gran libro. Sólo una duda, por qué Planeta Minotauro trajo sólo el Volumen II. Queremos el I , ya.

  • Jonathan Strange y el Señor Norrell. Susanna Clarke: Un día las piedras y figuras pétreas de la catedral de York cobran vida y comienzan a hablar. Quien ocasionó el “milagro” es el señor Norrell del título, miembro de una sociedad de magos que luchan por el regreso de la magia a la Inglaterra de principios del siglo XIX. El hecho, como es de esperar, sacude al país y se extiende por el mundo, dándole fama a Norrell y regresando a los hechiceros a un estatus elitista dentro de la sociedad británica. Norrell no tardará en viajar a Londres, donde conocerá a Jonathan Strange, un impulsivo y joven mago con quien se embarcará en una aventura de tintes sociales, políticos y fantásticos, todo enmarcado en el posible regreso del Rey Cuervo, el mayor mago inglés de todos los tiempos. A medio camino entre Charles Dickens y J.K.Rowling, Susanna Clarke ganó los premios literarios más importantes de Inglaterra con este ambicioso libro, que muchos se han apresurado en definir como un Harry Potter para adultos. Lo cierto es que Jonathan Strange es harto más que eso, su historioa está plagada de inteligencia, de densidad argumental y de mucha oscuridad y –con perdón- “mala onda”, en ese sentido se ubica en una vereda similar a la de Neil Gaiman (Sandman, American Gods). Una tremenda novela, muestra latente de la buena salud del género fantástico.

  • Pigtopia. Kitty Fitzgerald: Orwell pasado por el colador de Salinger, con detalles de realismo mágico y del Middlesex de Jeffrey Eugenides. ¿Qué puede salir de tal milk shake? Pues una espléndida novela acerca de iniciación adolescente, con crítica política que sabe fundir en su poco más de doscientas páginas la novela realista con lo fantástico. El héroe de Pigtopia es Jack Plum, un muchacho introspectivo que sufre de una extraña deformidad física, razón por la cual vive encerrado en una granja de cerdos. El chico entabla una peculiar relación con estos animales creando con ellos no sólo un vínculo personal, sino que los usa para crear una especie de sociedad utópica en la que los cerdos se van vinculando con otros animales de la granja par crear un orden político que remite –confesado por la autora- a La Granja de los Animales de Orwell. Lo curioso es como un chico ajeno a la sociedad logra construir una versión fiel de este mundo que desconoce. Pero junto con este juego, Jack va creciendo preguntándose cual es su lugar en el mundo, porque está aparte de este y como su fealdad lo marcará hasta el día de su muerte, conflicto que se mezcla con el despertar sexual causado por la presencia de Holly, una hermosa chica que oculta en su belleza una deformidad distinta a la física, pero que puede resultar incluso más horrible que la de Plum.

  • La Séptima M. Francisca Solar: Puerto Fake es una localidad ficticia de la undécima región, un pueblo que recuerda curiosamente al Twin Peaks de David Lynch, una especie de Macondo pasado por el colador de los Expedientes Secretos X. Rodeado de montañas verdes, nieblas eternas y ríos caudalosos, Puerto Fake es un lugar que aparenta tranquilidad, pero que en el fondo vive rodeado de fantasmas, de los morales y los otros. Seis muertes de adolescentes, cada uno de los cuerpos encontrado con una M tatuada en el cuello. Para la gran mayoría un suicidio ritual, para la forense Sophier Deutiers, un caso que merece ser investigado, sobre todo porque si sus sospechas son ciertas, debería haber pronto una séptima víctima, una “Séptima M”. Junto a un detective y a un fotógrafo, Sophie parte hacia Puerto Fake, donde el recibimiento de los investigadores no será precisamente bienvenido. ¿Qué esconde el pueblo donde todas las casas son exactamente iguales y un serie de laberintos comunican con un mundo subterráneo? La séptima M juega con los tópicos del thriller, la novela de suspenso y las conspiraciones, pero sobre todo sabe nadar muy bien en la delicada piscina de la llamada ciencia no-ficción. El debut literario de Francisca Solar cumple con todas las expectativas prometidas, uno de los libros más oscuros de nuestra historia narrativa reciente

  • Fantasmas. Chuck Palahniuk: Confuso y brillante es la última novela del autor de El Club de la Pelea. Anticipada como el libro más espeluznante del año, lo cierto es que Palahniuk consigue asustar con su manejo del horror originado en las más pequeñas cosas, como el hambre o sentirse solo en un lugar desconocido. Arriesgada en su estructura narrativa, Fantasmas es en realidad una serie de cuentos que van armando una novela, o mejor dicho, colgando de un arco narrativo común. El plot es simple. Un grupo de escritores es convocado a una especie de taller y retiro donde se les promete la paz necesaria para crear su obra maestra. Lo importante es que por un par de meses se alejen completamente de la familia y todo lo mundano. Pero lo que parecía ser un paraíso para la actividad creativa se transforma en una pesadilla en la cual los participantes se ven obligados a escribir cuentos de terror originados en su propia experiencia. De este modo van surgiendo los fantasmas narrativos de cada autor, los cuales se entrelazan en la creación de un gran relato común, el del retrato del más perverso de los miedos. Sin ser abiertamente una novela de horror, Fantasmas horroriza desde el primer párrafo.

  • Examen de grado. Ernesto Ayala: Años después de su debut con Trescientos metros, una lúcida colección de cuentos urbanos, Ernesto Ayala regresa a librerías con una narración de largo aliento. Examen de Grado es su trampolín a la novela y sale más que airoso del salto. El libro es un relato de iniciación, pero también un fresco político de lo que se ha denominado generación de la transición. La aventura de Mateo Cortés, un estudiante de derecho, con Tamara, la atractiva agente bancaria, parece traducir a la idea narrativa esa sensación de desapego pero también de búsqueda del Chile post dictadura militar. Tamara es un riesgo que el protagonista duda en asumir y en tomar. Con un erotismo muy bien trabajado, Ayala nos sumerge en muchas obsesiones del imaginario masculino, como la amistad, la necesidad de ser exitoso y el conquistar a una mujer mayor que se convierta en maestra de las artes amatorias. Pero Examen de grado es también una historia acerca del Santiago de Chile de la última década del siglo pasado, una ciudad que como sus propios habitantes comenzaba el peligroso asenso a un exitismo que hasta el día de hoy nos preguntamos que tan real es.

  • Todo lo que te han contado es falso, Joel Levy: Bienvenido a leer uno de los libros más entretenidos del año. El escritor Joel Levy nos obliga a un tour a través de la historia secreta detrás de los grandes sucesos. Política, religión, economía, tecnología, nadie se salva del ojo del autor. Levy literalmente va desde el descubrimiento del fuego a las armas de destrucción masiva usadas secretamente en Irak. En la cocción no se salvan los Templarios, el Opus Dei ni misteriosas organizaciones como el grupo Bilderberg. La documentación es minuciosa, la prosa entretenida y lo mejor es que da cabida a hechos cuidadosamente históricos como los complot durante el Imperio Romano o el verdadero Caballo de Troya a temas que caben dentro de lo llamado seudociencia, como los Ovnis y el Pryecto Filadelfia. Una delicia, ideal para el verano.

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

A la/s 4:02 p. m., Anonymous LFKO dijo...

¿"The Last Frontier"? Jejeje.

The New Frontier para mí es una demostración de que hay ciertos pesonajes que están demasiado atados a ciertas épocas, y es ahí donde funcionan mejor. Hal Jordan nunca ha funcionado mejor como personaje que en The New Frontier; ni siquiera Geoff Johns ha logrado hacerlo funcionar (al menos para mí) en lo que he leído de la última serie de Green Lantern; y en la etapa de Green Lantern/Green Arrow no aparecía el Hal Jordan que realmente representa el espíritu de exploración del inicio de la era espacial.

Si de mí dependiera, echaría a Dan DiDio de DC, le pegaría un coscacho a Geoff Johns por Infinite Crisis (especialmente por los "continuity punches" de Superboy Prime), y tendría a Darwyn Cooke y James Robinson en puestos de alta jerarquía editorial.

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal