FORTEGAVERSO: COMFORTABLY NUMB... RADIO CONCIERTO

miércoles, septiembre 26, 2007

COMFORTABLY NUMB... RADIO CONCIERTO


El titan de titanes, Sergio Cancino habla y escribe como pocos, de la música y de la vida. Aquí resume su vida laboral y habla del pasado, presente y futuro de Radio Concierto. Nada es tan malo como parece. A mi casi me saca lágrimas. Cancino debería encerrarse y escribir la versión local de "Días de Radio". La sola imagen de un par de pendejos tocando Rush en una radio de provincia me saca lagrimas. Además la columna es una declaración de principios acerca de lo que en verdad es tener buen gusto para la música, crear ese lugar común donde perfectamente pueden convivir Travis, Beatles, Coldplay, Francisca Valenzuela, New Order y Genesis (con Phil Collins). Grande Cancino, por algo fue mi testigo de boda.

Hipopótamo Anoréxico

Una historia. Mi primer trabajo fue haciendo un programa llamado “El hipopótamo anoréxico” en radio AlfaOmega de Curicó. Iba el sábado y, pese a su nombre, era un show musical, inspirado en la estética de la Rock & Pop y, en particular, en “Placa sónica”, que por esos días animaba Alfredo Lewin en Concierto. Corría 1995, yo estaba en segundo año de periodismo, y conseguimos la oportunidad para tocar desde Metallica a Los Santos Dumont, pasando por Pavement y Def Leppard. En ese auténtico apostolado melómano gratuito me acompañó mi amigo Alejandro Lois. Aprender al aire es impagable. Aunque, siendo justos, recibimos unas botellas de sidra y un par de asados a cambio. Cada vez que voy a mi casa paterna, sintonizo AlfaOmega. Me conforta saber que sigue al aire y con buena salud, dando la pelea en tiempos de gigantes corporativos. Mi tío Juan es el programador y hace un gran trabajo, combinando de todo un poco y diseñando un mapa musical donde caben desde Gepe a Shakira. Después de la temporada inicial con Lois, seguí haciendo solo “El hipopótamo anoréxico” por dos temporadas más. Viajaba cada fin de semana a Curicó, ritmo que se hizo insostenible mientras más compromisos asumía en Santiago. Tuve que abandonar. Me concentré en terminar la universidad mientras escribía para la Zona de Contacto y luego para el Cuerpo de Reportajes de El Mercurio. Fue mi servicio militar en el periodismo político. Como mi rango era el de “ayudante periodístico” tenía que hacer de todo, desde rastrear fotos en Documentación (departamento entonces a cargo de un crítico de TV llamado Paulo Ramírez) hasta descasetear... Lee el resto en el blog de Cancino.

Etiquetas: , ,

1 Comentarios:

A la/s 6:11 p. m., Blogger F5! actualizate dijo...

puta que bonito por la cresta. que motivante. gracias.

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal