FORTEGAVERSO

lunes, agosto 08, 2005

NIP/TUCK

Mañana se estrena por canal Fox, lasegunda temporada de una de las mejores series de todos los tiempos. Esto es lo que escribí en Capital para el debut de esta dramedia protagonizada por el GRAN Dr. Troy.

Esta columna apareció originalmente en Agosto del 2004, en Revista Capital.


Cirugía plástica

Con dos capítulos al aire, “Nip/Tuck” se ha convertido en la nueva sensación de los cableadictos. ¿Por qué? Fácil, la serie es condenadamente buena y se atreve a llegar donde “Six Feet Under”, su referente más cercano, sólo ha coqueteado.



-¿Ortega?-, apareció una amiga hace exactamente quince días en mi lista de MSN (Messenger), -Te equivocaste en Capital. La nueva teleserie del 13 se llama Tentación, no Pasiones. Pasiones es el nombre del programa de TVN de Camiroaga con la Bárbara Rebolledo.
-…
Error, fe de erratas. Es humano reconocerlo. Pasa. Además que entre Tentación y Pasiones no hay mucha diferencia, ambos son nombres malos, que prometen mucho y dicen poco. Condenados a vérselas duras a la hora de cumplir con las expectativas. Si en Tentación no hay una real tentación de por medio, uno debería pedir que le devuelvan el dinero. Pido disculpas al 13. Y si algo en mi defensa puedo decir, es que el párrafo en cuestión se refería a los spots de ambas teleseries y no a éstas. La falla no es tan terrible, hay peores.
-¿Vas a ver Nip/Tuck, me preguntó después mi amiga?
-El próximo martes de mi agenda, esta tachado con Nip/Tuck, canal Fox. Cero vida social.
-Ortega, tu tienes cero vida social.
-Veo tele. Vida social y televisión no son compatibles.
Una semana después mi amiga volvió a aparecer en MSN: “¡Y viste Nip/Tuck!” fue su primer comentario, para de inmediato –antes de que le contestara- autodeclararse fan de la serie.
-¿Cómo puedes, sólo has visto un episodio?-, le dije.
-Me bastó-, fue su corta respuesta.
No fue la única a la que le bastó. De lunes a viernes trabajo editando una revista de TV Cable, mi equipo y yo vemos mucha televisión, de hecho tenemos una Panasonic de 25 pulgadas en el lugar más alto de la oficina prendida todo el día con la excusa de revisar la programación. Conozco de bastante cerca a gente pegada con series.
Nip/Tuck (Canal Fox, martes, 22:00) fue un tiro directo al corazón de los fanáticos, como no se veía desde el post primer capítulo de Six Feet Under, hace ya tres año. El mail de mi trabajo se llenó de cartas de incondicionales automáticos, con comentarios de todo tipo: amor y odio, pero cero indiferencia. Y es obvio que así pasara, Nip/Tuck es una serie morbosa, cruda, desagradable, sexy, dramáticamente notable y con par de protagonistas que saben robar cámara en cada aparición. Ojo con el personaje del Dr. Christian Troy (Julian McMahon, de Charmed), destinado a marcar pauta en lo que ha creación de personajes televisivos se refiere. El tipo es detestable, pero vaya que sabe caer bien.
Drama y comedia en la licuadora. El lado oscuro de la normalidad, misma cancha en que la nombrada Six Feet Under ha sabido dar clases, es superada por Nip/Tuck. Es que la serie de Fox se atreve a llegar donde la de HBO sólo coquetea. Acá hay mala onda de verdad, humor negrísimo y drama cebolla, casi a la usanza venezolana/brasileña, pero con ese ingrediente cool que los gringos saben darle a las buenas series.
Desde su estreno -hace un año en EE.UU-, Nip/Tuck se ha convertido en tema obligado de revistas y comentaristas de televisión. La serie es políticamente incorrecta por donde se le mire, no sólo en lo referente al uso y abuso de la cirugía plástica en nuestra cultura, sino por el modo en que enlaza este plot con temas tabúes de aquí a la quebrada del ají. Abuso infantil, sexo adolescente, superficialidad, el desorden de las familias, la banalidad hecha arte. En un mundo donde cada quince días nos proponen la serie (filme o libro o disco) más polémico de la temporada, Nip/Tuck corre con absoluta y merecida ventaja. Sencillamente porque no se queda en las palabras. Te golpea en lo visual, te molesta argumentalmente y no sólo gracias al cinismo de sus personajes y situaciones. Mostrar a un mafioso pedófilo coqueteando con una niña de 6 años es una cosa, reventar una liposucción escurriendo la pantalla de grasa humana es otra muy distinta. Y Nip/Tuck hace ambas. Te pega una patada llena de morbo y asco en el rostro. En Nip/Tuck la cirugía plástica es completa, un cambio total en la cara de nuestra continuidad televisiva. Un trabajo sucio que alguien tiene que ver.

4 Comentarios:

A la/s 7:59 p. m., Blogger Carolina Moro dijo...

Al fin te conozco Francisco Ortega. O no debía decirlo??

Lo de la serie, es cierto, amor u odio. Jamás indiferencia. Quizás allá haya que apuntar. A la frase de Madonna, no a las operaciones.

Eso. ¿De verdad no tienes vida social? No te creo, o sí. En realidad no te conozco.

saludos
C. Moro

 
A la/s 11:15 a. m., Blogger F. Ortega dijo...

en verdad si tengo vida social. Ahora. Antes, cuando escribi el articulo no. Ahora puedo decirq ue hay alguien especial e importante en mi vida. eso cambia muchas cosas.

 
A la/s 12:30 p. m., Blogger DonPepon dijo...

ay que romanticon
mira como postean cosas divertidas y hasta con monito. compañero pancho, le ofrezco customizacion de su sitio, con monitos y cosas para que tenga una marca pulenta. mal que mal, si usted me edita yo tambien le puedo ayudar
saludillos
pepe

 
A la/s 12:46 p. m., Blogger F. Ortega dijo...

don pepon
costumice no mas

 

Publicar un comentario

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal